Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Volvió la rutina familiar ¿Marzo te pasó por encima?

Los chicos comenzaron las clases, la oficina retomó su ritmo habitual y más de uno arrancó algún deporte o taller extra. Cómo administrar la energía para no desear que sea diciembre otra vez

Volvió la rutina familiar ¿Marzo te pasó por encima?

Una de las principales causas del síndrome postvacacional es el desajuste del reloj biológico interno

15 de Marzo de 2020 | 08:44
Edición impresa

Reinsertarse en la rutina no es fácil para nadie. El “síndrome postvacacional”, un trastorno que se define como la incapacidad de adaptarse eficientemente al trabajo o las actividades cotidianas después de las vacaciones, lo sufren muchos por estos días con la vuelta al colegio de los chicos y el armado del cronograma semanal para llegar a tiempo a todos lados y cumplir.

Una de las principales causas de este trastorno es el desajuste del reloj biológico interno, que regula los ciclos de sueño y vigilia. Si durante las vacaciones se dormía sin límites, escuchar de nuevo el despertador perturba y requiere unos días para reacomodarse. Se puede sentir cansancio, lentitud y hasta angustia.

Es por eso que se necesita un tiempo de acomodación y readaptación a la empresa o el trabajo, que puede durar hasta semanas. Volver al trabajo tiene lo suyo: hay que ponerse al tanto de lo que sucedió, lo que está sucediendo y lo que demanda cada cargo en especial. Los expertos coinciden en que estos síntomas suelen ser pasajeros, pero si persisten se debe consultar a algún especialista.

Pero no sólo los adultos se estresan en este momento del año. Los chicos también pueden sufrir del síndrome posvacacional. Después de tres meses de relax, juegos, viajes y chapuzones, el hecho de volver a madrugar, las clases y los deberes es un cambio muy brusco que les puede afectar anímicamente y provocarles estrés. Prepararlos mentalmente e ir incorporando las nuevas rutinas de forma gradual ayudará a evitar posibles problemas en su ánimo y su rendimiento. El papel de los padres es fundamental en esta etapa. Es importante que ellos también intenten no estresarse demasiado para no contagiar a los niños. Es conveniente dejar las cosas preparadas para evitar las prisas y los problemas de última hora. Una vuelta abrupta a la escuela sin adaptación a los horarios escolares puede generar desmotivación, bajo rendimiento y desconcentración. También síntomas físicos como dolores de cabeza, alteraciones digestivas o insomnio.

Si al estrés de los padres se les suma el de los niños, la familia explota y se comienza el año deseando que lleguen las vacaciones de invierno.

Por eso, para que a tres semanas del comienzo de las clases no se esté pensando en el próximo receso, los especialistas indican armarse que la paciencia y organizarse sin pretender ser superhéroes, es lo mejor.

Una de las primeras recomendaciones tiene que ver con el proceso de adaptación. Comenzar el trabajo poco a poco y, a ser posible, por la actividad más gratificante. Empezar el primer día a medio ritmo permitirá que la mente vaya adaptándose sin estresarse. Lo mismo vale para los chicos. Si empiezan la escuela y todas sus actividades extra escolares en la misma semana, es posible que haya el mejor rendimiento, más allá de que disfruten de ellas.

Dejar tiempo libre para realizar eso que da placer es importante para evitar el estrés

 

Quizás sea válido tomarse una semana o dos para integra bien la rutina escolar y laboral y luego sumar deportes, talleres y otras actividades. Porque dejar tiempo libre para realizar eso que da placer es importante para evitar el estrés.

La organización en el trabajo y en casa es fundamental para no incorporar otro factor estresante al día. Establecer horarios ayudará a no sufrir continuos sobresaltos por olvidos, a despreocuparse y a poder descansar la mente. Los primeros días es recomendable no llenar la agenda de muchas actividades para evitar la sensación de no llegar a todo.

Otro factor importante para habituarse a la vuelta es el descanso. Dormir lo suficiente (en torno a ocho horas) es esencial para que el cuerpo y la mente afronten la nueva rutina con energía.

Pensar que queda todo un año para volver a disfrutar de un descanso físico y mental puede desmotivar a cualquiera, por ello planificar actividades de ocio, como excursiones o pequeñas escapadas de fin de semana puede hacer más llevadera esta fase de adaptación.

Reforzar las conductas y pensamientos positivos es fundamental para evitar la ansiedad. Para ello se recomienda no analizar continuamente los problemas, aprender a decir no, practicar la relajación de manera regular y dedicarse algún tiempo a uno mismo cada día.

En cuanto al día a día, dejar todo listo la noche anterior evitará que se haga todo apresurado la mañana siguiente o que se llegue tarde. Desde el atuendo hasta los papeles que se van a necesitar durante la jornada.

Llevar una alimentación sana y hábitos saludables es clave para recuperar energías y sentirse bien. Una dieta equilibrada de verduras, frutas, legumbres y carnes brindan los nutrientes necesarios para volver con todo a la rutina. Si se reducen los consumos de azúcares y alcohol, el organismo funcionará mejor.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Una de las principales causas del síndrome postvacacional es el desajuste del reloj biológico interno

Después de tres meses de relax, volver a madrugar, las clases y los deberes pueden estresar a los chicos

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla