Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Séptimo Día |UN RETRATO DE TIEMPOS TURBULENTOS

“Uno no decide lo que ama”: la primera novela de Veliz

Los personajes de esta historia forman parte de una experiencia colectiva en el Conurbano bonaerense, y su “tránsito” a Capital en los años post crisis de 2001

“Uno no decide lo que ama”: la primera novela de Veliz

El novelista nacido en General Rodríguez / Télam

3 de Septiembre de 2023 | 05:44
Edición impresa

Con la política como espacio de cobijo, pero sobre todo habitada o descubierta desde la desintegración, los personajes de “Uno no decide lo que ama”, la primera novela de Ignacio Veliz, forman parte de una experiencia colectiva en el Conurbano bonaerense en los años post crisis de 2001, y sus vivencias, contradicciones y ambiciones conforman el proyecto del autor: “Pensar por dónde pasó un proyecto de poder en una generación”.

“Quería pensar el tránsito del Conurbano a Capital, la mudanza, el desplazamiento, cómo se reelaboran las imágenes. Hay algo de cierta exaltación romántica de la peculiaridad autóctona que siempre me hinchó las pelotas. Borges decía que la autoctonía es una moda europea que los nacionalistas deberían rechazar por foránea. Lo mismo pasa con el Conurbano, los conurbanistas me agotan, me generan rechazo”, destaca el autor.

Veliz (General Rodríguez, 1987) dice que la novela, publicada por Blatt&Ríos, “fue escrita contra esa pereza ontológica de creer que hay un cúmulo de virtudes en el Conurbano sólo por el hecho de ser Conurbano. O al revés, sólo hay policiales”. Le interesaba “lo que pasa cuando te vas de un lugar y eso se vuelve una especie de fantasmagoría”.

Entre sus lecturas clave aparece “Punctum”, de Martín Gambarotta, pero también “una constelación de lecturas que estuvieron rondando” durante la escritura como “Pensar sin estado”, de Ignacio Dukovich, que es un ensayo sobre 2001; “Los espantos”, de Silvia Schwarzbock; “Oración”, de María Moreno; “El beso de la mujer araña”, de Manuel Puig. Y además Perlongher, Lemebel, el poemario de Carlos Godoy; y algunos ensayos musicales del catálogo de Caja Negra en relación a la nocturnidad, como “La historia secreta del disco”, de Peter Shapiro.

“Son los años que siguieron al 2001 y el Conurbano es la misma tierra quemada y hostil que ahora, pero, como toda tierra quemada y hostil, era también la tierra prometida”, dice en las primeras páginas Valentín Molina, el narrador de esta historia situada en una localidad del tercer cordón donde se inicia este diario de duelo.

En cuanto a cuál fue el tiempo de escritura de la novela, el autor relató: “Fue entre 2019 y 2021. A partir de las charlas con María Moreno. Pero la escritura no es solo sentarse a escribir sino que sintetiza recorridos más lejanos. Quizás los hechos a los que remite, en términos más biográficos, tienen que ver con una experiencia del 2003, 2004 de la que me fui en 2015. Entre 2015, 2018 y 2019 estuve en un colectivo de filosofía que se llamaba El loco Rodríguez. Nos reuníamos en torno a un autor que era León Rozitchner, éramos estudiantes de psicología y de filosofía y se fue gestando una apuesta de pensamiento ligada a la pregunta por qué Macri. En ese tránsito descubrimos la música electrónica y ciertos líderes de la nocturnidad de Buenos Aires y en ese proceso se fueron exorcizando las experiencias de apuestas colectivas fracasadas que cada uno arrastraba”.

Por su parte, respecto a cómo fue la charla inspiradora con María Moreno, el novelista confesó: “Fue un acompañamiento de obra. Tenía claro que quería escribir pero no qué quería escribir ni cómo. Tenía una tesis de la facultad de la carrera de filosofía que estaba encarando y rondaba en torno a los procesos de masculinización en jóvenes militantes de organizaciones después de 2001. María me cacheteó y me dijo: la escritura académica no es una experiencia de escritura y no le regales eso a la UBA. Ahí me dio ‘El deseo homosexual’ de Hocquenghem y ‘El beso de la mujer araña’. Pero además me hizo una pregunta: ¿cómo la pasás bien? En ese momento, con mi colectivo teníamos una sola idea que era pasarla bien. A veces se vive como si fuera una planicie frívola la pregunta por el disfrute y en realidad sentíamos que hay un desafío generacional para pensar el disfrute como condición de una experiencia de pensamiento y por eso empezamos a ir a bailar. Cuando me preguntó María cómo la pasaba bien, me cayó una ficha. El disfrute empezó a ser una experiencia de vulnerabilidad. Lo de María fue un embrujo, fueron charlas que me despojaron de ciertos lastres, sentí un desplazamiento interno. Una vez, al volver de bailar, escribí de un tirón la primera parte. Cuando se lo llevé a María se cagó de risa y me dijo: es esto, es por acá”.

En la mayoría de las casas de los adolescentes jóvenes de la novela, son las madres las que sostienen a los hijos y a sus padres o madres también. Pero sin duda también entre ellas... En esa línea, sobre cómo se fue armando esa perspectiva, Veliz aportó: “Quería marcar tanto la presencia de lo materno como las complicidades femeninas como sostén de ese grupo, en contraste con cómo estuvieron cargados ciertos liderazgos viriles o masculinos en el proceso político de esos años. Había una apuesta por pensar la masculinidad de alguna manera. Muchas veces, las marcas de ausencias masculinas en esos años constitutivos o las ausencias paternas jugaron como compensación de ciertos liderazgos. Como desplazamientos sustitutos en algún punto”.

UNA AYUDA

La novela puede ayudar a pensar cómo se constituye una forma de organización, o de qué modo se habilita un colectivo. Con las contradicciones que pueden tener los liderazgos, la política es un lugar de encuentro, de cobijo. Sobre esta afirmación, Ignacio repuso: “Había marcas de desamparo muy grandes en el Conurbano en el 2001 y los años subsiguientes. Incluso para chicos de clases medias pauperizadas. La política organizada, y no desde un paradigma que se instaló sobre todo desde 2010 en adelante con estructuras más clásicas, fue un espacio de cobijo. Por eso me interesaba pensar el Conurbano desde antes del 2010, cuando se impuso una mirada de la militancia más clásica y con estructuras más ordenadas, se borran las experiencias que fueron gestándose desde la desintegración. A ciertos proyectos colectivos, ya sea armar un centro cultural, una cooperativa de bandas, un centro de estudiantes, esos imaginarios del peronismo les dieron cobijo a una situación complicada, incluso al post Cromañón, cuando ir a ver una banda a Capital no era una opción”.

 

Uno no decide lo que ama
IGNACIO VELIZ
Editorial: Blatt & Ríos
Páginas: 272
Precio: $ 5.990

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$135/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2590

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$190/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3970

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$135.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2590.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla