Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DEPORTES

Estudiantes, con el pie izquierdo

Estudiantes tuvo un muy flojo debut. Arrancó ganando con un golazo (de Gelabert) sobre el inicio del partido. Pero después se desmoronó y Tigre se impuso con comodidad por 3 a 1. Los albirrojos tuvieron un rendimiento muy flojo y fracasaron en todas las líneas. Fue un comienzo para olvidar e impulsar una revisión integral

EL COLOMBIANO ZAPATA INTENTA ESCAPAR AL CONTROL DE ORBAN. TIGRE LE DIO UNA LECCION DE FUTBOL Y PRACTICIDAD A ESTUDIANTES
EL COLOMBIANO ZAPATA INTENTA ESCAPAR AL CONTROL DE ORBAN. TIGRE LE DIO UNA LECCION DE FUTBOL Y PRACTICIDAD A ESTUDIANTES



COMENTARIO
Por ANIBAL GUIDI

Clic para ampliarEstudiantes tuvo su cuarto de hora de ayer. Fue en el inicio del partido, en donde llegó al gol (un golazo) y estuvo muy cerca de hacerle un desastre a Tigre, pero...De pronto se fue del partido, ¡y cómo! Aquellos problemas que arrastraba la visita se los transfirió en su totalidad y el local se transformó en una sombra. Tan a pique se vino el equipo de Cagna, que extravió todos aquellos conceptos de los que debe hacer gala un equipo que se precie como tal. Y el conjunto de Victoria, que había estado para el cachetazo, fue el que terminó haciéndole un desastre a Estudiantes, a quien además le hizo un buen precio.

Marcos Gelabert, de tiro libre, puso arriba a Estudiantes en el arranque del partido. Rubén Botta -que anda derecho- y Alejandro Donatti, de cabeza, posibilitaron que Tigre se fuera al descanso ganando por dos a uno. Y Gabriel Peñalba, en complicidad de Silva, estampó el definitivo 3-1 en el complemento, pero previamente el golero albirrojo le había contenido un penal a Gastón Díaz.

El Matador, que pudo dar vuelta el marcador en el Estadio Ciudad de La Plata, sumaba dos partidos sin ganar, con un empate y una derrota, mientras que con esta victoria en calidad de visitante cortó una serie de nueve partidos sin ganar (5 empates y 4 contrastes).

Mientras que Estudiantes, que redondeó el peor partido desde que asumió Cagna, sumó ahora dos caídas en serie, al tiempo que de local tenía tres triunfos al hilo.

Cuando a Estudiantes la noche se le vino en pleno día, afloraron, y hasta potenciados, los mismos inconvenientes que ya habían encendido una alarma, la semana pasada, en la caída amistosa frente a San Lorenzo.

Clic para ampliarEstá claro que la semana no resultó tranquila en el Country, con la decisión del técnico de excluir a Román Martínez de la titularidad, y esto, en cierta forma, se trasladó al juego de ayer.

Si bien el equipo albirrojo había arrancado muy metido, presionando y atacando, con lo que le desnudó muchos problemas en el fondo a su rival, todo lo cual redondeó con el golazo de tiro libre de Marcos Gelabert (de derecha, puso el balón en el ángulo superior derecho, imposible para García), de pronto, cuando incluso seguía merodeando el área visitante en procura del segundo, se quedó sin aire, piernas y, lo más preocupante, sin ideas. Tigre, que no había ganado de visitante en todo el Inicial, dio un decidido paso adelante. Y lo hizo exponiendo claridad en el manejo del balón, solidez como equipo e inventiva, algo que con el correr de los minutos fue perdiendo el once local.

Así, el equipo de Gorosito llegó al empate. Con un tiro libre que llegó desde la derecha, medió una mala salida de Silva (chocó con Orbán) y Botta, con remate cruzado desde ángulo cerrado puso el 1 a 1. Allí el partido sufrió un vuelco impensado. Los de Victoria se decidieron, se amigaron con la pelota y terminaron acorralando a su rival y finalmente, llegaron al segundo tras un cabezazo violento y perfecto de Donatti a los 44’, tras otro tiro libre (fueron una pesadilla para Estudiantes) que llegó desde la derecha. En el complemento, Tigre persistió en esa actitud, marcó clarísimas diferencias con un Estudiantes errático y sin actitud, como lo afirmó luego el propio Cagna. Tuvo opciones concretas para marcar el tercero (palo de Leguizamón y el penal que Silva le atajó a Díaz) e infinidad de contras desperdiciadas, porque el fondo era un tembladeral. Estudiantes nunca reaccionó y terminó con la guardia baja. Peñalba, a los 30’, desde afuera y ante otra floja reacción de Silva, sentenció la historia. El sueño albirrojo, terminó en pesadilla.


Notas relacionadas

Las claves del partido

Los DT bajo la lupa

Así, será difícil el protagonismo

Y ahora le tocó el turno a la Gata

El Colorado está Re justo para ir a River

Agustín, Agustín, Agustín...

Diego Cagna: "Un equipo sin actitud y sin ganas dentro de la cancha"

"Fue el partido más flojo del equipo y mío"

"Preocupa y da bronca"

"Lo pagamos muy caro"

La gente siempre está

Un festejo que se hizo esperar

Al toque


Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...