Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Contra la justicia patriarcal

Con prólogo de Margaret Atwood, la periodista aborda el caso de la joven tucumana que fue condenada a 8 años de prisión tras sufrir un aborto espontáneo

Contra la justicia patriarcal

Correa pone el foco en el caso de la joven que fue condenada por tener un aborto espontáneo / Télam

1 de Diciembre de 2019 | 04:59
Edición impresa

En el libro “Somos Belén” la periodista argentina Ana Correa narra la historia de la joven tucumana que fue condenada a prisión luego de tener un aborto espontáneo en un hospital público, y el entramado patriarcal que se halla enquistado a la hora de impartir justicia.

Con prólogo de Margaret Atwood, Correa aborda así un caso que estremeció al país en su momento y cuya presentación estuvo acompañada días atrás por el presidente electo Alberto Fernández.

“Para ponerme en el lugar de Belén tenía que recorrer los lugares y las situaciones por las que atravesó -detalla la autora-. Fui al hospital a la misma hora que ella había ido cuando fue a atenderse por un dolor abdominal que tanto ella como los médicos que la atendieron asociaron con un problema digestivo y no con un embarazo. Me llamó mucho la atención algo que no había leído en ninguna nota: el hospital queda frente a la cárcel más grande de varones de Tucumán. Llegar de noche a ese hospital te quita el aire. Tal vez por esa circunstancia quienes te reciben en el hospital son policías. Hay más policías que enfermeras o enfermeros. Nadie puede imaginar cuando llega ahí que una mujer quiera ir a provocarse un aborto en un sitio rodeado de policías y frente a una cárcel inmensa”

A través de un relato muy bien documentado, pero a la vez fresco y emotivo, Correa narra el padecimiento de la joven y de su familia, la deplorable actuación de la Justicia, y la solidaridad que generó el caso a nivel mundial, la intervención de Amnesty Internacional y las Naciones Unidas.

“Para ponerme en el lugar de Belén tenía que recorrer los lugares y las situaciones por las que atravesó”

Detalló la autora del libro

 

El libro rescata así el testimonio de Belén -nombre ficticio elegido para preservar su identidad- y el rol de la abogada Soledad Deza, que logró que el caso sea revisado y la joven recupere su libertad luego de dos años y cinco meses de prisión.

“Belén estuvo presa por un delito que no cometió -dice Correa-. El abogado que primero contrató la familia había cometido un delito grave y fue condenado pero nunca pisó ni pisará la cárcel. La primera abogada defensora oficial mintió para culpabilizar a su defendida. Los jueces no chequearon que ni una sola persona que conocía a Belén estaba al tanto de que estaba embarazada. Como dijo Belén en una de sus notas: todos ellos siguen en sus despachos tomando café. Belén perdió tres años de su vida, tuvo que irse de la provincia y hoy le cuesta conseguir un trabajo que no sea informal. Está todo dado vuelta, pero no debería ser así”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla