Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
De acuerdo a un estudio de la Universidad católica

Aumenta la pobreza a nivel nacional y se dispara en el Conurbano bonaerense

El 31,3 por ciento de los habitantes padece el flagelo, que trepa al 41,1 por ciento en la región más desigual de la Provincia

Aumenta la pobreza a nivel nacional y se dispara en el Conurbano bonaerense

Por: Mariano Spezzapria

@mspezzapria

Los indicadores de pobreza aumentaron tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires. Un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA) precisó que el 31,3% de la población del país se ve afectada por este flagelo, que se extiende al 41,1% de los habitantes del Conurbano bonaerense. Los números sociales en rojo reflejaron el impacto de la crisis económica en 2018.

Según informaron los especialistas a cargo de la medición, dada a conocer ayer antes de que el Indec divulgue la propia el jueves, entre 2017 y 2018 más de 1,9 millones de personas cayeron en la pobreza, puesto que el indicador subió desde el 26,6% al 31,1%. La corrida cambiaria, la mega-devaluación y la espiral inflacionaria aceleraron el deterioro social en la segunda mitad del año.

De acuerdo al estudio de la UCA, que fue enviado a EL DIA, seis de cada 10 hogares urbanos del país padecen una “inseguridad alimentaria severa”, lo que se traduce en “experiencias frecuentes de hambre”. Justamente el lugar de residencia es uno de los factores que la medición tomó para registrar la “pobreza multidimensional”, que agrega variables a la tradicional de los ingresos.

Así, el trabajo académico sumó requerimientos de alimentación y salud; servicios básicos (cloacas, agua corriente, luz y gas); vivienda; medio ambiente; acceso educativo; empleo y seguridad social. El director del estudio, Agustín Salvia, explicó que se considera “pobreza multidimensional” cuando a la estimación por ingresos se agrega al menos uno de esos derechos vulnerados.

Seis de cada 10 hogares urbanos del país padecen una “inseguridad alimentaria severa”

 

“La pobreza es mucho más amplia que la sola falta de ingresos y tanto la pobreza como las condiciones de vida que experimentan las personas y los hogares no pueden ser medidas por un sólo indicador”, se indicó entre las conclusiones del estudio, que estuvo a cargo de Juan Ignacio Bonfiglio. Salvia sostuvo a su vez que se midió la pobreza “a través de indicadores no monetarios”.

La UCA mide la pobreza desde 2010. En la serie hasta 2018, el año pasado fue el que más alto registro tuvo, en niveles similares crisis de 2009. De hecho, en el trabajo difundido ayer consta que el 7,9% de la población que vive en hogares donde se pasa hambre resulta una proporción que “se asemeja” a lo sucedió en el país tras la crisis de las hipotecas y la “guerra con el campo”.

El estudio determinó además que 1,7 de cada 10 hogares “no logra cubrir sus necesidades básicas de salud”, una situación que “ha empeorado con la crisis” y que afecta al 22% de la población urbana. En tanto que 14 de cada 100 núcleos familiares habita en viviendas precarias y al menos ocho de cada 100 no cuentan siquiera con un baño y convive en una situación de hacinamiento.

El trabajo, que ganó prestigio cuando el INDEC discontinuó las mediciones en épocas del kirchnerismo en el poder, también reveló que “tres de cada 10 hogares urbanos no cuenta con red de cloacas; y que uno de cada 10 no cuenta con servicio de red de agua potable”. Si bien se aclaró que este cuadro mejoró en los últimos años, se advirtió que “el déficit sigue siendo estructural”.

La medición, realizada sobre poblaciones de más de 80.000 habitantes mayores de 18 años en todas las regiones del país, también detectó que “casi 2 de cada 10 hogares se asientan en espacios medio ambientales no adecuados, ya sea porque no cuenta con servicios de recolección de basura, porque vive cerca de industrias insalubres o de espejos con agua contaminada”.

En el plano educativo, en tanto, se advierte que tres de cada 10 hogares registran alguno de estos problemas: 3% de los niños de entre 4-17 años no asiste a la escuela; 23% de los jóvenes no terminó el secundario y 10% de los adultos no concluyó el primario. A nivel laboral, el 30% se encuentra marginado de derechos y el 28% no tiene vínculo con el sistema de seguridad social.

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...