Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LAS CONSULTORAS COINCIDEN EN QUE TERMINARÁ EL AÑO POR ENCIMA DEL 40% ANUAL

La inflación es alta, pero retrocede

Por primera vez en el año el valor del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de abril fue inferior al del mes anterior. Así se espera que paulatinamente el acumulado interanual retroceda del actual 55,8%

Según los datos del Indec, los precios a lo largo del m es de abril a nivel nacional aumentaron un 3,4%, mostrando por primera vez en 2019 una disminución respecto al mes anterior. La cifra acumulada alcanzó el 15,6% en el primer cuatrimestre y la variación de los precios llegó a un nuevo máximo interanual de 55,8%, sin embargo muestran una tendencia decreciente, destaca un informe del Instituto Argentino de Análisis fiscal (Iaraf).

Abril fue un período de cambio en la política económica donde las autoridades incorporaron varias modificaciones de política para atacar a la inflación.

El Banco Central recalibró la política monetaria y cambiaria una vez más, lo que marcó el cuarto cambio en seis semanas. En primer lugar, se decidió congelar el límite superior de la zona de no intervención cambiaria que ajustaba diariamente y se comprometió a no defender más el límite inferior, este fue el fin de “las bandas”.

El siguiente cambio fue el anuncio que posibilita al Banco Central a intervenir en el mercado cambiario aún dentro de la zona de no intervención, que ahora pasó a ser una “zona de referencia cambiaria”.

Las autoridades incorporaron varias modificaciones de política para atacar a la inflación

 

El 22 de abril, el Ministerio de Hacienda inició el programa Productos Esenciales que congeló por seis meses el valor de 64 artículos de primera necesidad. La medida dispuesta no tuvo gran impacto en la medición de abril y no tendrá efectos significativos en frenar la inflación. El programa apunta a favorecer el consumo de ciertos productos, pero el alcance de la medida como política antiinflacionaria es relativamente bajo, por no decir nulo. Los productos incluidos en los programas Precios Cuidados y Productos Esenciales son menos del 2% de la composición del Índice de Precios al Consumidor.

En la suba del 3,4% de abril incidieron principalmente el aumento de Indumentaria y Calzado por el cambio de temporada, el rubro de equipamiento y mantenimiento del hogar, y el Transporte afectado por las subas de naftas y tarifas del transporte público. Los bienes y servicios que mostraron menores variaciones son aquellos que habían aumentadoen mayor medida en marzo, como Educación y Alimentos y Bebidas. En contexto de caída de salario real, ciertos bienes secundarios dejaron de ser consumidos y estos productos, como las bebidas alcohólicas y el tabaco, muestran subas menores al promedio para incentivar su demanda.

EL CUATRIMESTRE

Las tasas de inflación de los últimos cuatro meses han sido superiores a todos los pronósticos oficiales y se desviaron considerablemente del sendero esperado que impone la contractiva política monetaria que lleva a cabo el Banco Central.

Una explicación podría ser la alta volatilidad del tipo de cambio.

A partir de febrero, la volatilidad del dólar generó suba de precios como medida de defensa o anticipo de posibles subas de costos. En los casos que el tipo de cambio cayó, los precios internos usualmente se mostraron como inflexibles a la baja, ya sea porque la baja es percibida como transitoria o porque se espera que la inflación erosione rápidamente la recomposición real de la suba de precios inicial.

El resultado es una remarcación constante y generalizada de precios que luego se propaga por mlos distintos sectores económicos. Todo el conjunto de precios se posiciona en un nivel superior y trae consigo recurrentes aumentos de la nominalidad de las variables económicas. Dentro de los capítulos que componen al IPC se observa que en el primer cuatrimestre los sectores que más aumentaron sus precios fueron Educación, Alimentos y Bebidas y Comunicaciones.

Varios de estos sectores estaban “atrasados” respecto a las subas que tenían los demás capítulos del IPC, y sus aumentos buscan nivelar los precios relativos.

Del otro lado, los que mostraron las menores subas de precios fueron Recreación y Cultura, Bebidas Alcohólicas y Tabaco y Otros Bienes y Servicios. Todos estos bienes y servicios se encuentran sufriendo una gran merma en su demanda.

En el primer cuatrimestre se acumuló una suba de precios del 15,6%, más de 6 puntos porcentuales que la inflación del mismo periodo de los últimos dos años.

La aceleración de los precios en 2019 aún tiene efectos de la crisis monetaria y cambiaria de 2018, pero mientras estos efectos se disipan es clave ir anclando las variables para que el sendero de inflación comience a someterse a la política monetaria del Banco Central.

En este contexto Iaraf destaca que poco a poco los efectos rezagados de la devaluación de 2018 se irán diluyendo y la recesión económica, la dura política monetaria, y una posible estabilidad cambiaria colaborarán para calmar el alza de los precios de cara a las elecciones.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...