Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Me voy de vacaciones pero…: ¿quién me cuida al gato?

A las guarderías en veterinarias se suman nuevas alternativas: cuidado de perros sin caniles ni jaulas y visitas domiciliarias para atender en “sus” hogares a los pequeños felinos domésticos

Me voy de vacaciones pero…: ¿quién me cuida al gato?

arriba: Julieta Argüello y Nahuel Carrillo, de la guardería canina Olivia izquierda: MARIA MESON de VITOCATSITTTERS realiza visita y monitoreo de los felinos a domicilio

5 de Enero de 2020 | 06:06
Edición impresa

Para quienes tienen mascotas, planificar una escapada o varios días de vacaciones suele ser un motivo más de estrés, que impide el tan ansiado descanso. Encontrar a alguien predispuesto no solo a alimentar, sino también a darles cariño, jugar y estar atento a las necesidades de nuestros perros y gatos, no siempre resulta fácil. Y el reto no es menor porque para muchos, las mascotas son, ni más ni menos, que un integrante más de la familia.

Los que no cuentan con la posibilidad de dejarlas a cargo de un familiar o amigo, o bien quienes prefieren recurrir a personas especialmente entrenadas en el cuidado animal, existen diferentes opciones a precios accesibles que permiten disfrutar de los viajes con la tranquilidad de saber que nuestros queridos amigos de cuatro patas están bien cuidados.

Una de las particularidades de los gatos radica en que trasladarlos a un espacio que desconocen supone un gran riesgo de estrés y escape. Por eso, en La Plata, ya funcionan dos emprendimientos que ofrecen como servicio el cuidado gatuno por hora y a domicilio: se trata de Vito Catsitters y Diario de Gatitos. El primero está a cargo de María Meson y Julia Castiglioni, amantes de los felinos y conocedoras de todos sus secretos. Lo que comenzó como una estrategia de cuidado mutuo entre amigas se convirtió, desde hace un año y medio, en un emprendimiento exitoso, al que ya acudieron más de 30 familias. La visita y el monitoreo diario tiene un costo de 250 pesos por hora, aunque si se requieren varias horas continuadas hay convenientes promociones.

“Siempre aclaramos que somos un grupo de cuidado recreativo, no veterinario, pensado para las personas que tienen que viajar y necesitan que alguien se ocupe de su gato que, como bien se sabe, es un animalito rutinario y muy sensible a los cambios, por lo tanto es ideal mantenerlo en su espacio habitual”, cuenta María Meson.

El servicio comienza con una entrevista sobre los hábitos de la mascota: qué come, en qué horarios, si se autorregula o no la comida, si sale o no, con qué le gusta jugar, a qué lugares de la casa tiene acceso, si se le deja una luz o una radio encendida, porque la idea es que el gatito extrañe lo menos posible a sus convivientes.

“Hasta ahora cuidamos gatos y gatas de más de 30 familias dentro del casco urbano de La Plata que es nuestra área de trabajo”, cuenta Meson y señala que “es frecuente que nos llamen para que pasemos un par de horas al día con el gatito o bien que hagamos dos visitas diarias”, cuenta Meson. Para sumar tranquilidad a las familias, las cuidadoras les envían fotos y videos cortos por WhatsApp e información sobre cualquier inconveniente que surja durante el tiempo de cuidado.

“Los gatos son muy rutinarios y nosotros intentamos mantener esa rutina cuando sus convivientes no están para que ese periodo sea lo menos estresante posible”, cuenta Meson.

Las expertas gatunas de Vito Catsitters se formaron en cursos de la cátedra de Bienestar Animal de la facultad de Veterinaria de la UBA y en capacitaciones particulares a cargo de etólogos, que son los especialistas en el comportamiento animal. La mayoría de sus clientes las conocen por la recomendación de boca en boca, pero también a través de las redes sociales, donde se las puede encontrar como @vitocatsitters en Instagram o @vitocats en Facebook.

Vida de perros

La clásica guardería canina sigue siendo una opción disponible en varias veterinarias de la Ciudad. Sin embargo, hoy muchos prefieren alternativas consideradas “más amigables”, sin caniles ni jaulas y con un servicio que contemple la recreación, el espacio abierto y el cariño que ellos tanto necesitan.

Un perro vive por y para su “dueño”. Ellos se perciben parte de una manada humano-canina y lo que más les gusta es jugar y complacer a quien identifica como el “líder”. Por eso, en ausencia de su familia/manada, la falta de contención y cariño puede entristecerlos al punto de que dejen de comer o busquen escaparse.

Para contrarrestar esos riesgos, en las redes sociales se ofrecen varias opciones, entre ellas la guardería canina Olivia, de calle 125 y 62, un emprendimiento que está a cargo de la pareja que conforman Julieta Argüello y Nahuel Carrillo desde hace un año.

“La guardería es en nuestra casa y nuestra idea principal es que los perritos se puedan sentir como en su propio hogar”, explica Julieta y aclara que si bien no son veterinarios trabajan en colaboración con una veterinaria del mismo barrio. “Nosotros mantenemos sus hábitos, por eso no tenemos ni jaulas ni caniles, tenemos un amplio parque, donde pueden jugar o descansar a la sombra”. Incluso, si el perro está acostumbrado a dormir adentro, Julieta y Nahuel les permiten hacerlo en su living, donde hay varias colchonetas para que puedan retozar.

En temporada alta, suelen tener ayuda de otros cuidadores y conforman grupos de no más de 15 perros y perras, seleccionados por tamaño y compatibilidad. El “dueño” deberá llevar al animalito a una primera entrevista para que Julieta y Nahuel lo conozcan. Y para la estadía (cobran entre 500 y 600 pesos por noche, según el tamaño), deberán dejarles el alimento y sus “juguetes” preferidos.

Julieta cuenta que los perritos están supervisados y acompañados las 24 horas: “Somos una guardería interactiva porque estamos en contacto con los dueños en forma diaria y les mandamos videítos y fotos por Whats App, es decir que ellos tienen una participación activa durante toda la estadía de su mascota”.

En La Plata ya hay emprendimientos que ofrecen cuidado gatuno a domicilio por hora

“La guardería es en nuestra casa para que los perritos se puedan sentir como en su propio hogar”

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

arriba: Julieta Argüello y Nahuel Carrillo, de la guardería canina Olivia izquierda: MARIA MESON de VITOCATSITTTERS realiza visita y monitoreo de los felinos a domicilio

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla