Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Séptimo Día |OTRA DE LAS RAZONES DEL “NO” A BORGES
La caprichosa cocina de los Nobel de Literatura

Desde 1901 sólo 16 mujeres lo recibieron, frente a 161 escritores varones. Polémicas y protestas con cada entrega. La última correspondió a Louise Glück, poeta estadounidense. Testimonios de dos autoras platenses

La caprichosa cocina de los Nobel de Literatura

Louise Glück, la reciente ganadora del Premio Nobel de Literatura

Por: MARCELO ORTALE
marhila2003@yahoo.com.ar

25 de Octubre de 2020 | 07:07
Edición impresa

Desde inicios del siglo pasado la historia de los otorgamientos del Nobel de Literatura refleja una sucesión de controversias políticas, de protestas, omisiones y de anécdotas complejas donde los intereses y presiones extraliterarias tienen mucho que ver. Sin embargo, el entregado este año –a la estadounidense Louise Glück- parece sumar un dato singular: que se eligió a una poeta por su obra, por su poesía, sin aditamento alguno. Una verdadera sorpresa.

Hace pocos días abonó esta tesis, el crítico Pablo Gianera que en un artículo titulado “Louise Glück: un Nobel en voz baja para tiempos que gritan”, publicado en La Nación, escribió que la decisión de otorgarle el Nobel “logró que, en lugar de toda la desgraciada mercadería política de la hora, hablemos hoy de la poesía de una poeta. Qué atrevimiento el de la Academia, que optó este año por la firma de un poema antes que por la firma de una solicitada. Glück escribe para lectores a los que no les gusta que le griten. Además de mejorar la economía de la poeta, el premio habrá logrado la extravagancia de que el objeto de un premio literario sea la literatura. No se puede pedir mucho más”.

Glück –la mujer número 16 en recibir el Nobel, entregado 161 escritores varones, en cifras que están dando que hablar- es una voz pura que dice cosas como ésta: “Miramos el mundo una sola vez en la infancia. El resto es memoria”.

Pero allá en las galerías altas, donde van los que dicen entender y catar la voz de los artistas, la distinción que le otorgaron a Glück cayó bien en pocos casos, mal en bastantes y muchos dijeron no conocerla. Lo de siempre cuando aparece el Nobel.

“Miramos el mundo una sola vez en la infancia. El resto es memoria”

 

El crítico español Jorge Carrión sostuvo que con el Nobel a Carrión “la Academia Sueca vuelve a perder la oportunidad de ser realmente global y postcolonial. De los últimos premiados, cinco escriben en inglés y dos son de los Estados Unidos: tan inexplicable como triste”. En realidad, Carrión vendría a proponer un reparto más equitativo basado en los idiomas y no en el talento.

Escritor, crítico, doctor en filolofía, Patricio Pron celebró el premio: “Muchos podemos creer que Louise Glück no necesitaba el Nobel. Pero es precisamente para los que no creen y para quienes todavía estén por descubrir su obra. El Premio es una noticia magnífica”. La ascendente periodista y escritora Pola Oloixarac, autora de Mona, adhirió a la distinción a favor de una autora, dijo, a la que descubrió en una lectura pública que dio en Stanford en 2014.

Lo de la ecuación “varones-mujeres” debió haber sido un tema para analizar hace ya muchas décadas por los académicos suecos, ya que los Nobel se vinieron entregando a razón de una mujer cada diez varones. Hay mucha tela para cortar y sobre este punto también opinarán dos escritoras platenses.

TESTIMONIOS

Poeta y gestora cultural, nacida en La Plata donde reside, Sandra Cornejo elogia a Louise Glück por su lirismo. Y no deja de ver que la escritora laureada forma parte de la reducida legión de mujeres ganadoras del Nobel, sin dejar de marcar que hubo gente que se opuso en los últimos días a esa distinción. “La criticaron también por ser mujer, por ser judía...Hay críticas que parten el corazón”.

Cornejo quiso aludir, asimismo, a las escritoras mujeres que no recibieron el Nobel: “En relación a este tema y haciendo la salvedad de que me sigue pareciendo inaudito que no lo obtuviera Borges, por supuesto que me habría encantado que se lo hubieran dado a Virginia Wolf, sin lugar a dudas... También me habría gustado que se lo otorgaran a la irlandesa Eavan Boland, a la austriaca Ingeborg Bachmann, a la belga Marguerite Yourcenar... De las que están entre nosotros, me encantaría la chilena Diamela Eltit...y tantas otras, por supuesto...” .

Recientemente distinguida en un concurso amadrinado por la española Rosa Montero, la escritora platense Valeria Villa expresó: “Cuando me enteré de que Louise Glück era la décimosexta mujer en ganar el Premio Nobel de Literatura desde 1901 –mientras que los hombres fueron 161- así como que Mariana Enríquez fue la sexta mujer en ganar el Premio de la Crítica sobre un total de sesenta y tres hombres premiados, sólo se me ocurrieron preguntas, que trato de contestarme sin tener una respuesta certera ¿La Academia Sueca cree que no hemos sido merecedoras? ¿Considera que es por falta de talento? ¿O directamente ni siquiera ha tomado en cuenta en tantos años a las mujeres escritoras?”

“Muchos podemos creer que Glück no necesitaba el Nobel. Pero el Premio es una noticia magnífica”

 

Villa añadió que “cuando comenzó a entregarse el Premio Nobel, a principios del siglo pasado, las mujeres no podían usar pantalones. Tampoco podían votar y mucho menos divorciarse. En el siglo XIX no podían administrar sus propios bienes. Demás está decir que tampoco podían escribir. Creo que las mujeres hemos tenido que luchar siempre por la igualdad, que vemos la lucha como algo natural cuando, en realidad, son nuestros derechos. Usar pantalones, votar o ganar un premio. Así como las puertas de la ciencia han estado cerradas para las mujeres y esa es la respuesta a la poca cantidad de premios a las mujeres, también hemos llegado tarde a la literatura”.

Finalizó diciendo que “formo parte de un colectivo de escritoras latinoamericanas, Mujeres que relatan. Todas coincidimos que nos hemos formado leyendo en su gran mayoría hombres. Ahora leemos mujeres. Hay grandes voces en la actualidad, tan merecedoras de premios como algunos hombres. Ignorar y despreciar a nuestro género también es una forma de violencia. Siempre tengo dos candidatos favoritos al premio Nobel, un hombre y una mujer, que aún no ganaron. Pero me sentí feliz de que el premio sea para Louise Glück, fundamentalmente, por esa maravillosa mirada de la vida que tienen las escritoras”.

COCIENDO HABAS

En todos lados hay trapisondas, agachadas y parcialismos. Tiene validez universal el aforismo que expresa Cervantes en su Quijote: “En todas las casas cuecen habas; y en la mía, a calderadas”. Y en torno al Premio Nobel sobran ejemplos.

Acá puede citarse a un platense que fue diplomático e integró la embajada argentina en Suecia en las décadas del 70 y 80, cuyo nombre debe quedar en reserva pues cuando contó la siguiente anécdota pidió la confidencialidad que aquí se respeta. Este hombre contó que todos los años, en Estocolmo, las embajadas de varios países interesados en que se les otorgara el Nobel de Literatura a escritores de sus países, meses antes hacían publicar sus obras traducidas al sueco, en las mejores editoriales de Suecia en muy costosas ediciones, con papel de máxima calidad.

El hombre hizo saber esta referencia a la Cancillería argentina y rogó que le enviaran fondos “para publicar las obras de Borges, para hacer lo mismo que hacían otros países que, poco después, lograban el propósito de que se laureara a los escritores que ellos impulsaban...La Cancillería no sólo no me envió esos recursos para que lo promoviéramos a Borges, sino que ni siquiera nos contestó nunca”.

Según el diplomático fue ésa la más pragmática razón por la cual Borges no ganó el Nobel: por no haber tributado el Fisco argentino una suerte de “mínima colaboración” a Odín, el dios de los nórdicos tan adictos en su historia a los bosques y a la ulterior y poderosa industria del papel.

La política internacional, la ideología estructurada en gobiernos, tuvieron mucho que ver con los premios de la Academia. Claro que hubo episodios mucho peores que el de Borges. Por ejemplo, en 1938, un parlamentario sueco alcanzó a nominar a Adolf Hitler como candidato al premio Nobel de la Paz, no sólo durante los espantosos genocidios que ya concretaba sino pocos años después de que hubiera prohibido a tres científicos alemanes que recibieran el premio por sus investigaciones.

“La criticaron también por ser mujer, por ser judía. Hay críticas que parten el corazón”

 

La Academia también tocó fondo –por decirlo de algún modo- en 1962, cuando eligió “por descarte” a ese tremendo novelista que fue John Steimbeck, autor de “Las uvas de la Ira” y “Al este del paraíso”, entre otras maravillas. Los académicos dijeron entre sí –según los archivos conocidos después- que no había otro claro favorito dentro de la lista y que por eso lo postularon a Steinbeck.

Existe otra singularidad: se han conformado varias veces las listas de escritores que no recibieron el Nobel habiéndolo merecido sobradamente...y la proporción entre varones y mujeres...es la misma: diez varones y una mujer. Acá van los diez escritores varones que debieron haber sido laureados, según sondeos realizados: Tolstoi, Kafka, Borges, Zolá, Joyce, Alfonso Reyes, Italo Calvino, Cortázar, César Vallejo, Witold Gombrowicz. La escritora mujer, omitida en los Nobel, Virginia Woolf. Diez varones y una mujer.

LAS PREMIADAS

Las 16 mujeres que ganaron el Nobel de Literatura son: Selma Lagerloff, sueca (ganado en 1909); Grazia Deledda, italiana (1926); Sigrid Undset, noruega (1928); Pearl Buck, estadounidense (1938); Gabriela Mistral, chilena (1945); Nelly Sachs, alemana (1966); Nadine Gordimer, sudafricana (1991); Toni Morrison, estadounidense (1993); Wislawa Szymborska, polaca (1996); [2004] Elfriede Jelinek, austríaca (2004); Doris Lessing, británica (2007); Herta Müller, rumano-alemana (2009); Alice Munro, canadiense (2013): 14. Svetlana Alexievich, ucraniana (2015); [2018] Olga Tokarczuk, polaca (2018) y Louise Glück, estadounidense (2020).

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Louise Glück, la reciente ganadora del Premio Nobel de Literatura

Nadine Gordimer

Herta Müller

Selma Ottilia Lovisa Lagerlöf

Wislawa Szymborska

Doris Lessing

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla