Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
“La moda des-generada es tendencia”

Diseñadora y vestuarista residente en La Plata, viene de presentar su colección de creaciones en el London Queer Fashion Show. “La moda es un sistema de poder y nuestra lucha es por la deconstrucción”, dispara

“La moda des-generada es tendencia”

Paula Herrera ultima los detalles del vestuario de Julieta, su modelo / Sebastián Casali

Por: YAEL LETOILE
vivirbien@eldia.com

9 de Febrero de 2020 | 08:54
Edición impresa

Paula Herrera saca telas rosas, amarillas y verdes fluo de una valija en las escalinatas del Museo de Ciencias Naturales como si fuera una bruja preparando su hechizo. Es un lunes de febrero a la tarde y algunos desafían la ola de calor, con atuendos estridentes y atléticos.

Ella lleva calzas negras, remerón negro, zapatillas negras. Como si se tratase de un juego de contrastes, viste a la modelo –Julieta, bailarina de tango y oriunda de Neuquén– a todo color: un vestido de nylon turquesa, algunos tules superpuestos aquí y allá, y el plástico de lo que alguna vez fue un cocodrilo inflable como capa. Los retazos de un lienzo a lunares tapándole el rostro son el toque final.

“Listo”, dice, tras media hora de trabajo. Modelo y creadora posan para la foto, mientras la temperatura amenaza con derretir hasta los incólumes tigres de la entrada.

***

Paula tiene 53 años, es diseñadora y vestuarista y durante 15 llevó adelante el proyecto de Calzón Chino, una feria de ropa y accesorios usados –primero en la zona de la terminal y después en diagonal 74 entre 8 y 9– que funcionó también como espacio artístico y circuito no convencional de circulación de arte.

Promotora de la moda de la calle o el street style, el nombre en inglés para las tendencias que están fuera de las revistas y de las pasarelas, Herrera viene de participar del London Queer Fashion Show, un lugar para los diseñadores LGBTQ + la comunidad Queer “para mostrar identidad y expresión en todas sus formas”, según la página oficial del evento.

Es que la moda consciente, sostiene Paula, será des-generada, sustentable y humanizante o no será. “La moda es un lenguaje hegemónico del poder a través del cual se legitiman micro marginalidades, se generan clanes, pertenencia, ostentación, esclavitud y hasta enfermedades como los trastornos alimentarios”, asegura, y por eso, dice que “la lucha de los nuevos diseñadores con perspectivas deconstructivas es por la descodificación de la indumentaria binaria, hegemónica, masiva y esclavizante”.

LA PACHAMAMA EN LA PASARELA

En septiembre del año pasado, Paula llevó su colección “Seres Mágicos” al Museo Victoria & Albert, que reúne a la cream del mundo fashion alternativo y sustentable, y por donde desfilaron 120 modelos y asistieron unas mil personas.

De nuevo, una silueta con géneros superpuestos, que recrea personajes de los pueblos originarios americanos, avanzó por la pasarela con música mapuche sonando de fondo. “Cada prenda de la colección es una pieza única, hecha a mano con materiales reutilizados que circulan por las calles, portando un mensaje y al mismo tiempo interpelando al público”, explica.

El asombro de los asistentes y la invitación para el Fashion Queer 2020 confirman la importancia de lo identitario en la escena de la moda alternativa mundial, pese a las distancias que separan a nuestras sociedades.

“La impresión que me dio Europa es que no hay registro de las problemáticas a la que nos enfrentamos en la supervivencia del cotidiano. No es que sean buenos o malos, simplemente no conocen de carencias, de ser pobres, de no tener solucionado lo básico y elemental”, reflexiona sobre aquella experiencia.

MI BARBIE FUE DINASTIA

Exponer su obra en Londres no fue un regalo del cielo. Paula lleva un largo recorrido en la producción artística y cultural, cuyos orígenes se remontan a su Lobos natal. “La caja con retazos de telas de las modistas de mi barrio la tuve siempre. Desde que tengo memoria fue un cofre maravilloso”, cuenta, “mi Barbie eran los personajes de Dinastía, o la Mirta Legrand en las pelis viejas de los `50. Fui una niña frente a la tele copiando los diseños de las estrellas de las películas”, recuerda.

A fines de los `90, la máquina de coser y la venta de la ropa que había acumulado durante su juventud, le sirvieron para alumbrar una segunda vida: tenía 3 hijos cuando decidió dejar atrás 16 años de matrimonio y se mudó a Buenos Aires a estudiar diseño de indumentaria y luego a La Plata, donde siguió en Bellas Artes.

“Con la máquina pude”, recordó hace unos años en otra nota, desde la vidriera de Calzón Chino en La Plata –donde se instaló y tuvo su cuarto hijo–. Allí, los maniquíes con caretas de ciervos y lobos se mezclaban con pantallas encendidas, radios y televisores en desuso e infinidad de objetos vintage usados.

Y aunque la crisis la obligó a cerrar el local a fines de 2015, Paula siguió creando. “Frente a las telas y las texturas sigue presente ese juego”, explica, “cuando trabajo con una modelo, no sé qué va a salir, la magia se va presentando a medida que aparece el traje y eso es lo maravilloso y lo que me permite soñar”, dice.

ACTIVISMO FASHIONISTA

Si a algo convocan las provocativas siluetas de Paula es a la rebeldía en el vestir. Es que desde su perspectiva, la deconstrucción de los géneros es “comunicacional y política”.

“Si antes el vestido debía ser obediente y conservar y reproducir las normas, ahora buscamos lo contrario. Si antes nos encerraba en un corset, ahora nos libera en cuerpos libres no clasificables”, dispara la diseñadora, quien sostiene que la movida des-género va de la mano del movimiento Fashion Revolution, y de la necesidad de concientizar sobre el impacto de la moda rápida.

“Es urgente divulgar las consecuencias de la moda que ata a los consumidores a comprar grandes cantidades de prendas textiles, una de las industrias más contaminantes del planeta. Saber quién hizo tu ropa, comprar menos, hacerlo durar, reparar, reutilizar y hacer circular es el camino”, invita.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla