Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
“Acá si no jugás, no cobrás”

El DT cuenta cómo es seguir con el fútbol en plena pandemia. Pero no olvida a la ciudad y su querido Estudiantes

“Acá si no jugás, no cobrás”

Martino con Verón y Alayes, en una visita el año pasado cuando era Dt de la selección juvenil / Archivo

Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

31 de Marzo de 2020 | 04:37
Edición impresa

En un mundo conmocionado por el Coronavirus y prácticamente paralizado, solamente dos países actualmente siguen adelante con sus torneos de fútbol. Una es Bielorrusia, en Europa, donde incluso este fin de semana se jugó con público, a pesar de empezar a registrarse los primeros casos. El otro sitio en el mundo que sigue jugando es Nicaragua, en América Central, transformándose en el único país americano donde la pelota no ha parado e incluso el Gobierno decidió jugar el fin de semana a puertas cerradas. Por estas horas en el país cuentan 4 casos confirmados (1 fallecido, 1 de alta y los 2 restantes están estables).

A pesar de la distancia, la voz de Carlos Javier Martino, desde Managua (capital de Nicaragua), suena cercana. Amistosa. De barrio. Y así es, por que este platense que arribó allá por el 2005 se enamoró de ese país, no olvida su barrio de la zona del Parque Castelli en 67 y 23. Futbolista retirado, hoy es el técnico de la Reserva del Juventus Managua, y tiempo atrás incluso supo integrar cuerpos técnicos en la Selección Mayor y también Juveniles nicaragüenses. “Hola, que alegría hablar con gente de La Plata”, dice Carlos, quien supo arrancar jugando a los 6 años en el fútbol infantil de Fletes El Platense, para luego pasar por inferiores de Estudiantes hasta llegar a Reserva. Fue integrante de la categoría ´75, “algunos compañeros que tuve por ejemplo la Brujita Verón, el Ruso Da Ponte, Facu Massa, Pablito Casado, Mazzucco”, recuerda este ex delantero de 44 años.

Enseguida la voz cambia y Carlos comienza a contar lo que está viviendo hoy mientras en el mundo no hay actividad por la pandemia. “Acá se sigue jugando, ahora sin público. Los futbolistas ya han dicho que quieren que el torneo se pare y yo opino lo mismo. Lo que pasa es que si acá no jugás, no cobrás. Y se genera cierta ambigüedad a la hora de decidir parar o no”, dice Martino, que desde hace 15 años vive en el país centroamericano, y enseguida agrega, “hay preocupación pero no hay histeria, tomamos todos los recaudos y sabemos que hay una pandemia. En mi caso tengo una beba que acaba de cumplir un mes, así que cuando salgo tomo las precauciones del caso”.

Y el técnico platense agrega, “estamos a la espera de lo que decidan los dueños de los clubes, pero los jugadores no quieren seguir jugando y muchos lo han dicho por sus redes sociales. El béisbol es otro deporte que se sigue jugando”. Como DT de un grupo cuenta sobre los cuidados, “no todos tienen la posibilidad de un vehículo propio y deben venir en transporte público. Por eso los padres están tratando de llevar a los chicos a entrenamiento y luego los van a buscar, y así evitan estar con mucha gente. Desde el Club tratamos de tomar las mayores medidas necesarias también”, le dice Carlos a este medio en la tarde de ayer luego de haber jugado el fin de semana y haber entrenado en la víspera, y remata, “sinceramente veo difícil que acá se suspenda el fútbol”.

Martino está acompañado por su esposa Mayela Cruz, hija y sobrina de reconocidos futbolistas nicaragüenses, con quien tiene una hija que nació hace poco más de un mes, Maya Emilia, y Thiago de 6 años, de una relación anterior de su esposa (“un hijo del corazón”, afirma). “Hablo también todo lo que puedo con mis hijos de mi primer matrimonio que están en Argentina, en Córdoba, Thiago de 5 años y Camila de 8, que los extraño mucho”, afirma.

Resalta la tranquilidad para vivir y lo hermoso que es el país: “Es mi segunda casa”, dice y cuenta que con su mujer tienen un restaurante llamado “Costumbres Argentinas”, y enseguida agrega, “es el único en todo el país con comida argentina, así que suelen pasar muchos argentinos por acá. Habitualmente hay milanesas, asado, choripan, pero ahora lo cerramos y solo hacemos empanadas para vender. Esa entrada de dinero ayuda para vivir el día a día”.

Entre los momentos entrañables vividos, guarda como un tesoro una foto con Diego Maradona. “En el 2014 estuvo de visita 4 días en Nicaragua. Un verdadero grande, nos recibió, se quedó un rato hablando de fútbol, nos sacamos fotos, nos firmó camisetas. Un fenómeno, sin dudas es el más grande”.

LA PELOTA, LA FAMILIA Y LOS SUEÑOS

A la hora de hacer un repaso de su vida en La Plata, tuvo cosas lindas, como poder jugar junto a su padre Juan Carlos, en la primera del equipo de El Fortín en la Liga Amateur Platense. “Eso fue un verdadero orgullo, también jugaba de delantero. Una vez Juan Ramón, el padre de la Brujita, me dijo ´nunca vi un delantero como tu papá´. Y sí, realmente era muy bueno”, dice.

El “Tata” (obviamente al llevar el apellido Martino tuvo que aceptar ese apodo impuesto en inferiores) defendió la camiseta de su amado Pincha desde los 12 años hasta Reserva, aunque el hecho de no haber llegado a debutar en Primera lo hizo pensar en dejar todo, y de hecho por un tiempo colgó los botines. “No era una buena época del Club, fue antes del descenso del ´94 y a muchos chicos de inferiores se nos complicó y me fui... ¿Sabés? Me acuerdo que me llamaron de Gimnasia, era el año ´93 más o menos, fui a dos práctica a la auxiliar del Bosque y no fui más... En ese momento me faltó profesionalidad tal vez, y pesó que soy hincha de Estudiantes. Si hubiera seguido, por ahí mi carrera hubiese sido otra, no lo sé”, agrega hoy a la distancia.

Volvió a la actividad para jugar en Ferro de Tandil, luego pasó por Independiente de Neuquén, y allí comenzó la experiencia fuera de Argentina. Tras jugar un par de años en El Salvador en el FAS, en 2005 comenzó su relación con Nicaragua defendiendo la camiseta de los equipos Ferretti, Scorpión, Diriangen FC, Masatepe, Real Madriz Somoto y San Marcos, donde se retiró a los 38 años. Después comenzaría su etapa como entrenador, iniciándose en juveniles hasta llegar a Primera e incluso trabajar en la Selección.

“Acá se sigue jugando, ahora sin público. Los jugadores quieren parar y yo coincido”

 

Cuenta que habla permanentemente con su madre, Alicia Zubiri; con su hermana María Laura; y su padre Juan Carlos Martino; todos viviendo en Los Hornos. “Tengo toda la familia allá. Primos, sobrinos, tíos, amigos, se los extraña mucho a todos. Se extrañan las calles, el olor a tilo, las plazas. El año pasado fui para mayo a verlos y los visité. También nos juntamos con varios de la categoría ´75, jugamos un partido y todo”, afirma, pero no fue lo único. “Yo en ese momento dirigía Selecciones Juveniles y hablé con Sebastián (Verón) para hacer un convenio, también con Agustín (Alayes). Me abrieron las puertas para ir con los juveniles, fueron muy atentos realmente”.

Cuando dejó de jugar, hizo el curso de técnico en nuestra Ciudad y eso le posibilitó trabajar en 2011 y 2012 en la Escuela de Fútbol de Estudiantes. “Una linda experiencia, fueron 2 años, pero luego me volví a Nicaragua y empece a trabajar acá”, expresa. Más allá del presente y lo ya recorrido, Martino tiene sus metas. “Quiero poder volver a trabajar en Selecciones y llegar a la Mayor de Nicaragua. Después, porqué no volver a la Argentina”, dice. Del otro lado de la línea se escucha su sonrisa y la confesión de un sueño íntimamente guardado: “Me gustaría poder dirigir alguna vez en Argentina, tener la chance de trabajar allá... Pero obviamente mi gran sueño sería dirigir a Estudiantes, después de eso bueno... ya está, no pido más nada”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Martino con Verón y Alayes, en una visita el año pasado cuando era Dt de la selección juvenil / Archivo

Junto a su beba Maya Emilia y su esposa / EL DÍA

Con sus hijos que viven en el país, thiago y camila

Aquí al mando de una práctica

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla