Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Hogar |DESCANSO Y DECORACIÓN
Una cama como la de las revistas

Cuáles son las mejores formas para acomodar las almohadas, almohadones y mantas. Detalles extra para que la habitación se vea bonita

Una cama como la de las revistas

Tres almohadones grandes, dos medianos y uno pequeño, con un pie de cama sencillo

20 de Abril de 2020 | 05:21
Edición impresa

Hoy más que nunca, la habitación es uno de los ambientes en el que más tiempo pasamos y puede ser que verla siempre igual ya nos resulte aburrido.

Seguramente el cambio de estación hizo que cambiáramos la ropa de cama por algo más abrigado y eso modificara un poco la decoración de la habitación. Pero para quienes quieren darle una renovación a este espacio, les pasamos algunos consejos de expertos que cuentan cómo colocar los almohadones y las mantas en la cama.

Parece que parte del secreto para acertar está en combinar varios tamaños, colocarlos de más a menos grandes y jugar con el color en las mantas y el almohadón más pequeño.

Una de las fórmulas es combinar cuatro almohadas y un almohadón lumbar extra largo.

Se trata de una forma sencilla pero muy efectiva para que la cama de sensación de unidad. Para eso, lo de tener en la cama cuatro almohadas está más que justificado: se necesita una para dormir y la otra para sentarse cómodamente a leer apoyado en el respaldo o cabecero. Además, cuatro almohadas simplemente se ven mucho más atractivas y equilibran mejor la longitud y el ancho de la cama.

También se aconseja que los juegos de almohadas sean distintos: dos colores o patrones diferentes. A veces es un contraste sutil y a veces más intenso.

Otro modo de decorar la cama es poner cuatro almohadas, un almohadón lumbar y algún almohadón decorativo. Se trata, básicamente, de darle una capa más a los almohadones y eso significa añadirle también otro color o matiz. Puede mantenerse la almohada lumbar y añadir una almohada cuadrada, circular o rectangular más pequeña.

Sin dejar nunca de tener las cuatro almohadas básicas, se pueden sumar dos o tres almohadones de distintos tamaños y formas más otro que haga la diferencia con algún detalle único.

Esta es la fórmula que más se asemeja a las camas que se presentan en las revistas de decoración. Para que la cama tenga más movimiento, se pueden sumar almohadones de distintas formas y tamaños. Basta con añadir un almohadón grande, uno mediano y otro pequeño. Eso sí, todos pueden ser de diferentes colores, patrones y texturas. Se puede apostar en poner las notas más intensas en el cabecero y las mantas a pie de cama y que las sábanas y la funda nórdica sean de un tono más claro y neutro.

Ya hablamos de almohadones. Ahora es el turno de ver cómo acomodamos los elementos al pie de la cama. Una de las fórmulas que no fallan es poner un elemento plano y otro esponjoso.

Mantas y plaids a pie de cama dan a la misma un aspecto mucho más acogedor y gustoso. Por eso se recomienda combinar un elemento más plano en la base, con otro más mullido encima. De este modo la zona inferior de la cama compensa todo el volumen que ya tiene la zona de los almohadones.

Es súper importante que ambos elementos tenga el ancho suficiente como para sobresalir por ambos lados de la cama sin llegar a tocar el suelo.

Otra opción es poner un elemento plano, uno esponjoso y algún detalle extra. Esta fórmula es perfecta para los amantes de las camas con muchas capas, porque basta con añadir a la anterior una manta adicional a pie de cama. Este elemento ayudará a dar color, estilo y textura.

TRUCOS EXTRA

Si se tiene una cama king size, hay que tener almohadas también grandes. Un tamaño estándar se verá demasiado pequeño. Así que ya se sabe, se deben tener cuadrantes y almohadas en proporción a la cama y el cabecero.

Los almohadones redondos rompen con todos los cuadrados y rectángulos que están presentes en una cama.

No hay que complicarse en hacer la cama. Si tienes una funda nórdica lavable no se necesita poner una sábana entre esta y la de abajo.

Al hacer la cama es crucial doblar la funda o la sabana lo suficiente como para despejar las cuatro almohadas traseras. Esto agrega profundidad y textura, además, si la sábana es de un color más llamativo la hará destacar más.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla