Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Toda la semana |PASTILLITAS PARA TODO
Vida medicalizada: consumo desmedido de remedios

Un estudio reciente indica que durante la cuarentena creció el consumo de medicamentos de venta libre y los especialistas de la salud encienden la alarma

Vida medicalizada: consumo desmedido de remedios
31 de Mayo de 2020 | 08:28
Edición impresa

Después de más de 60 días de cuarentena y en comparación con la primera semana de esta medida, un estudio indica que aumentó el consumo de alcohol y de medicamentos no recetados para lidiar con los malestares emocionales, así como también el riesgo de sufrir un trastorno mental en personas con síntomas preexistentes.

Los datos del informe elaborado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA), dependiente de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se basan en dos estudios. El primero fue realizado en los últimos días de marzo, a través de una encuesta online que reunió una muestra de 2631 casos, y el segundo, que cuenta con 2068 entrevistas se realizó entre el 8 y el 12 de mayo con la misma modalidad.

Los resultados de la comparación arrojaron que e ese lapso de tiempo, la cantidad de personas que no sufrieron ningún tipo de malestar disminuyó de 38,5 por ciento a sólo 31,58 por ciento. Pero para combatir el malestar psicológico, el consumo de alcohol creció de 8,1 a 11,5 por ciento y el uso de medicamentos sin receta subió de 10,53 por ciento a 13,54 por ciento.

“Se medicaliza el fracaso y los hechos normales de la vida. Nos convertirnos en pacientes crónicos”

 

En cuanto la medicación, aumentó de 54,38 a 72,3 por ciento el consumo vinculado al estado psicológico. Mientras que los tratamientos relacionados a condiciones médicas se redujeron de 73,89 a 66,91 por ciento. Las categorías que más se incrementaron son los medicamentos destinados a aliviar la ansiedad (18,47 a 23,03 por ciento) y a poder dormir (17,45 a 22,45 por ciento).

Bajo este panorama, se enciende la alarma de los especialistas que entiende que la sociedad está medicalizada y busca una solución rápida y mágica para sus problemas y dolencias.

“Se usan pastillas para dormir, afrontar un duelo, rendir un examen y viajar en avión. Se medicaliza el fracaso y los sucesos normales de la vida: la tristeza, el aburrimiento, las decepciones, la infelicidad, la resaca, la soledad, los sentimientos... y así nos convertirnos sistemáticamente en pacientes”, dice María Alejandra Rodríguez Zía, médica clínica y edocrinóloga (MN 70.787).

Según esta especialista, se entiende por medicalización “el proceso de convertir situaciones que han sido siempre normales en cuadros patológicos y pretender resolver, mediante la medicina, eventos que no son médicos, sino sociales, profesionales o de las relaciones interpersonales. Es un proceso continuo que se autoalimenta y crece de forma constante, facilitado por una situación en la que la sociedad va perdiendo toda capacidad de resolución y su nivel de tolerancia”.

“Esta forma de ver la salud y la enfermedad, esta teledirigido a que el paciente se mantenga enfermo crónicamente, no se muera y siga comprando medicamentos que son desde hipnóticos para dormir, ansiolíticos para estar bien durante el día y antidepresivos, anti hipertensivos, antiácidos y fundamentalmente todo tipo de sustancias que no solucionan ningún problema, pero si calman el síntoma”, subraya Rodríguez Zía.

CADENA DE ANTI TODO

Para la Organización Mundial de la Salud, el concepto de salud se entiende como el bienestar físico, psíquico, social y espiritual. Estas últimas dos palabras son a las que menos atención se les presta, aunque ahora con el aislamiento se siente cómo impacta el factor social.

“La medicina occidental tradicional enfoca siempre la enfermedad. Desde el primer año de la facultad de medicina, se enseña que son las enfermedades, como se rompe el cuerpo, desde la célula, los órganos, los sistemas o como queda luego de que se rompió. Así los médicos en occidente formamos nuestra mente desde la perspectiva del paciente enfermo, con síntomas y signos patológicos, con análisis anormales, con biopsias que ya nos dan el diagnostico de cáncer o de enfermedades avanzadas. Con esta mentalidad sabe muy bien colocar parches sobre cada síntoma. Finalmente, cuando vamos al médico solo nos llevamos una receta de un “anti”, del que nos podemos hacer dependientes por mucho tiempo y además acumular sus efectos adversos. Por ejemplo, me duele la espalda y me dan un antiinflamatorio, pero al tiempo tengo acidez, entonces me dan un antiácido. Luego por la acidez como mas, para calmar mi estomago y engordo. Entonces me sube el colesterol y me dan un anticolesterol. Luego pasa el tiempo y se me tapa una arteria y me operan con un By pass, me dejan con un anticoagulante mas un antihipertensivo, por si me subió la presión”, explica la médica.

Lo ideal sería poder hacer una pausa y buscar la causa del síntoma para poder tratarlo definitivamente y no taparlo crónicamente. Uno de los caminos suelen ser las terapias alternativas o psicológicas. Claro que para esto hay que estar atentos a nosotros mismos, tener paciencia y buscar ayuda a especialistas de confianza.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla