Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Séptimo Día |LA DIADA, CARGADA DE SIMBOLISMO
Cataluña, un reclamo que late

Esta región autónoma de España celebra hoy su día nacional. Algunas claves de la historia y reivindicación independentista de una comunidad rica, con lengua y cultura propias

Cataluña, un reclamo que late

Una multitud manifestó en las calles de Barcelona en la diada del año pasado / Archivo efe

11 de Septiembre de 2022 | 00:48
Edición impresa

Cataluña, que hoy conmemora su día festivo, conocido como Diada, es una tierra de cultura eminentemente mediterránea que, aunque forjó su personalidad histórica en la Edad Media, cuando se promulgaron sus primeras leyes y se crearon sus propias instituciones de gobierno, remonta su origen y cultura a tiempos prehistóricos. Desde entonces hasta ahora ha seguido una constante e importante evolución, siendo en la actualidad una de las comunidades autónomas más dinámicas de España.

Su lengua propia, el catalán, se ha mantenido viva incluso en tiempos en que dominó la lengua castellana. Sin embargo eso no fue obstáculo para los visitantes que no conozcan dicha lengua, ya que todos sus habitantes hablan y entienden perfectamente el castellano. Pese a tener una cultura propia tan marcada, Cataluña es a la vez uno de los lugares más cosmopolitas de España. Precisamente por ser una comunidad abierta al Mediterráneo, siempre ha tenido una actividad comercial muy activa, lo que convirtió a sus ciudades en focos culturales y comerciales muy importantes y como fruto de esta circunstancia poseen un gran patrimonio histórico-artístico.

Con una población de 7,7 millones de habitantes, constituye un territorio densamente poblado y altamente desarrollado que lidera la economía española y es referencia, también, en el ámbito europeo.

Hablar Cataluña es hablar de hijos dilectos como Joan Manuel Serrat, Salvador Dalí, el gran arquitecto modernista Gaudí o el futbolista Gerard Piqué, solo por citar algunos nombres célebres.

La Diada, pese a que conmemora la capitulación de Barcelona ante las tropas borbónicas en 1714, se convirtió en una jornada de defensa de los derechos y las libertades del país, y en un acto de reafirmación del carácter propio e identidad de Cataluña.

Símbolo habitual del inicio del curso político, la festividad adquirió aún más protagonismo a partir de las multitudinarias movilizaciones independentistas que se suceden desde 2012.

La celebración de la Diada se remonta a 1886, año en el que diversas entidades del catalanismo cristiano organizaron una misa en recuerdo de los fallecidos en el sitio de 1714, defensores de la ciudad de Barcelona en la guerra de sucesión española. Sucede que el 11 de septiembre de 1714, los soldados de las tropas borbónicas de Felipe V asaltaron la capital catalana. Era el fin de la guerra de sucesión, en la que una parte significativa de Cataluña se puso del lado del arquiduque Carlos de Austria. La victoria de Felipe de Anjou llevó a la promulgación del Decreto de Nueva Planta en 1716, por el que se consumaba la destrucción de las instituciones catalanas.

El conflicto había empezado en 1700. Ese año, el testamento de Carlos II, que cedía el trono de la corona de Castilla a Felipe de Anjou, generó una fuerte controversia entre las grandes potencias occidentales europeas. Con la aparición de la Gran Alianza de La Haya, el imperio austríaco, Inglaterra, Holanda, algunos estados alemanes, Portugal y Saboya concretaron un bloque antiborbónico que pretendía imponer a un candidato alternativo: el archiduque Carlos de Austria. Comenzaba así en 1702 un conflicto bélico internacional en torno a la sucesión de la monarquía hispánica

A pesar de que Felipe V mantuvo inicialmente el estatus de Cataluña, las élites catalanas empatizaron con la causa de Carlos de Austria. En 1705, representantes de la oposición firmaron con las autoridades inglesas el pacto de Génova, que garantizaba que Cataluña mantendría su sistema de gobierno independientemente del resultado de la guerra en la que estaba a punto de participar. Ese mismo año, el archiduque fue proclamado monarca por los catalanes. Fue el punto de partida de una guerra civil en la Península.

 

La Diada tomó más protagonismo con las masivas marchas separatistas que se suceden desde 2012

 

Después de algunas batallas decisivas que se saldaron a favor de los Borbones, en 1713 las potencias aliadas firmaron el tratado de Utrecht con Felipe V, que se consolidó como rey de España a cambio de una serie de concesiones territoriales. Cataluña se había quedado sola ante el tremendo potencial bélico de las tropas del borbón.

CAÍDA DE BARCELONA

Barcelona y Cardona fueron las únicas plazas capaces de resistir la contundente ofensiva borbónica. Bajo las órdenes del Consell de Cent, la milicia urbana organizó la resistencia de la capital catalana, que soportó el asedio con estoicismo durante más de 13 meses.

En noviembre de 1713, Rafael Casanova fue elegido consejero en jefe de la ciudad. Durante el sitio, y a pesar de ser partidario de la negociación, mostró una gran determinación, organizando las milicias gremiales encargadas de la defensa de la ciudad.

Aquel 11 de septiembre de 1714, más de 20.000 soldados iniciaron el asalto definitivo de Barcelona. La resistencia de los defensores obligó al Ejército borbónico a utilizar incluso las tropas de reserva, que tuvieron que luchar calle por calle para someter a la ciudad. Finalmente, después de más de 4.000 víctimas, la capital catalana se rindió a las tropas invasoras.

Celebrada durante el período republicano, la Diada fue prohibida por la dictadura de Francisco Franco y la lengua catalana fue blanco de persecución, al punto que se aplicaban multas a quienes hablaran públicamente en catalán. La reivindicación de la Diada llegó tras la muerte del dictador.

El 11 de septiembre se estableció como Fiesta Nacional de Cataluña desde 1980. Fue, de hecho, la primera ley del restablecido Parlament. Y, en el Estatuto de Autonomía de 2006 figura como uno de los tres símbolos nacionales, junto a la bandera y el himno.

TIEMPOS ACTUALES

En este marco, el gobierno central español comandado actualmente por Pedro Sánchez, y el Ejecutivo independentista catalán, participan de una mesa de negociaciones que se estableció en febrero de 2020 para encontrar una solución a la crisis desatada en la región autónoma con el fallido intento de secesión de 2017. Sánchez -cuyo gobierno minoritario recibe el apoyo del partido independentista moderado de Pere Aragonés en el Parlamento español-, consideró la reanudación del diálogo con los separatistas catalanes como una de sus prioridades a su llegada al gobierno en 2018.

Dentro de esta política, el gobierno español indultó el año pasado a los nueve independentistas condenados a prisión por su participación en el intento de secesión unilateral de esta dinámica región del noreste español. Las posiciones de ambas administraciones son, sin embargo, radicalmente opuestas, ya que los separatistas exigen la celebración de un referéndum de autodeterminación que el gobierno central rechaza frontalmente.

Los partidarios de la independencia dicen que Cataluña, con lengua y cultura propias, es una “nación” y que como tal se les debe permitir tener su propio Estado. También sostienen que Cataluña, una de las regiones autónomas más ricas de España, está transfiriendo un exceso de su recaudación fiscal a las regiones más pobres y que sus ciudadanos disfrutarían de un mayor grado de prosperidad si hubiera un Estado independiente.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla