Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
HISTORICO ASCENSO

Villa San Carlos quiso y pudo: ya está en la B

Necesitaba un solo punto y lo consiguió frente a CambaceresPor ANIBAL GUIDI

Villa San Carlos quiso y pudo: ya está en la B

Con el trofeo en mano los jugadores de San Carlos dan la ansiada vuelta olímpica

Misión cumplida. Hazaña concretada. Villa San Carlos, en una jornada con emociones a raudales, y que paralizó a todo Berisso, el club pródigo de la ciudad, ese que fue fundado el 25 de abril de 1925 se clasificó ayer campeón de la Primera C a dos fechas del cierre del torneo y, por ende, ascendió a la Primera B Metropolitana. Histórico.

Necesitaba un solo punto el equipo "celeste" para alcanzar ese objetivo, y lo terminó sumando ayer en el estadio del Bosque, ante Defensores de Cambaceres, a la postre un digno rival, con quien construyó un clásico lugareño repleto de empuje y vibración.

Fue un justo 1 a 1, con goles que llegaron en el primer tiempo. Abrió la cuenta Rodrigo Salinas para la Villa a los 12' del primer tiempo, y a los 27', con un golazo, empató Miguel López para Cambaceres.

El encuentro cerró la disputa de la 36ta fecha de la Primera C, que tiene a Villa San Carlos como líder con 72 puntos. Defensores de Cambaceres suma 46 y todavía tiene chance, aunque está complicada, de meterse en el torneo reducido.

Unos 14 mil hinchas "villeros" coparon la tribuna que da espaldas al Bosque platense y, desde temprano, dieron suelta a su alegría, tanta confianza tenían depositada en las posibilidades del equipo que dirige la dupla Besada-Mali.

Y el equipo, en el arranque, no defraudó tanto expectativa porque en la primera jugada ofensiva bien elaborada pudo abrir el marcador. Todo lo trabajó Miranda por la izquierda y la resolvió Salinas con una entrada punzante al área para derrotar al golero Lacerre con un tiro bajo y cruzado.

Daba la sensación que el partido iba a tener a un protagonista excluyente pero, de a poco, Cambaceres fue recuperando la línea, se amigó con la pelota y, llevado de la mano del habilidoso López, logró equilibrar el duelo en el medio.

Por momentos los nervios pasaron a jugar un rol fundamental, y por eso merodearon los roces y las infracciones que el árbitro Velarde no consiguió controlar correctamente.

Pero, de pronto, tras un saque lateral sobre la izquierda, Miguel López se proyectó libre y, desde unos 25 metros despidió un remate alto y al medio del arco que dejó sin respuesta a Javier Lavallén. La pelota se le metió arriba. Un golazo.

El empate tranquilizó las aguas pero, también, el juego se equilibró hacia abajo, aunque en el cierre un cabezazo de Córdoba, que salvó con otro Benavente, sobre la línea del arco, pudo haberle permitido al local irse al descanso en ventaja.

En el complemento ese equilibrio se mantuvo. Hubo pocas llegadas por ambos lados. Existieron algunas jugadas dudosas en las dos áreas que quedaron sin sanción por parte de Velarde, y se llegó a un cierre con Cambaceres atacando y la Villa aguantando.

El pitazo final trajo el alivio pero también el desahogo después de 90 minutos intensos y emotivos. San Carlos, a dos fechas del final, ya es campeón de la C y será uno de los protagonistas de la Primera B. Todo lo consiguió por mérito propio, como lo remarcó el técnico Besada que, en pleno festejo admitió que "este es el triunfo del amor por la camiseta, y del trabajo y el sacrificio".

La fiesta que se desató en la cancha y la tribuna del Bosque se repitió luego en las calles de Berisso. Anoche la ciudad no durmió festejando la conquista de su hijo pródigo, el equipo "celeste".


Debe iniciar sesión para continuar

cargando...