Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 19 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 72 %
24.2.2018
ARQUITECTURA

¿Cómo serán las casas del futuro?

La lucha por el espacio urbano

Una casa sobre ruedas: la mini-casa instalada en el Bauhaus Campus de Berlín - foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

Muchos especialistas creen que la mini-casa es la solución a la falta de espacio en las ciudades - foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

A la cama se llega por una escalera. Para ampliar las posibilidades, también se aprovecha la altura - foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

La “tiny house” puede convertirse en un sitio para dormir, para pasar tiempo libre o para trabajar. Sólo hay que saber aprovechar el espacio - foto: Alexander Heinl/dpa-tmn

“Tiene todo lo que uno necesita”, dice Jan Fritsche sobre su mini-casa

Jan Fritsche a la entrada de su mini-casa en el Bauhaus Campus de Berlín

¿Qué precio alcanzarán los alquileres en las ciudades del futuro? Hoy las construcciones son cada vez más pequeñas y la población urbana no para de crecer. Para lidiar con este problema, algunos proponen una solución bastante innovadora pero prohibida para claustrofóbicos: la “tiny house” o “mini-casa”.

La mini-casa tiene espacio para todo lo que solemos hacer en la vida diaria: dormir, cocinar, ducharnos y hasta recibir a dos personas que están de visita. ¿Todo normal? No. Consta de sólo 6,4 metros cuadrados de superficie.

Parece imposible, pero ya se ven los primeros ejemplos en Estados Unidos, donde se están imponiendo a paso seguro. La ventaja que ofrecen: gastar menos, por supuesto, porque tanto la construcción como el mantenimiento tienen un costo muy menor.

En otros países como Alemania las mini-casas aparecen como una posibilidad para personas de bajos recursos. La iniciativa Co-Being House asegura que estas construcciones, al tener apenas 2 veces 3,20 metros, podrían costar sólo 100 euros de alquiler por mes. Constan de un espacio con sofá, de una cocina, una zona para dormir y hasta un sitio para trabajar. Se plantean espacios multifuncionales y una altura de 3,60 metros que también permite pensar el aprovechamiento del espacio hacia arriba. La cama, por ejemplo, va colocada en una galería debajo del techo.

¿Pero cómo sería vivir en una mini-casa? Jan Fritsche, de Berlín, pasa mucho tiempo en una de estas casitas. “Aquí uno tiene todo lo que necesita”, asegura. Hasta sitio para recibir amigos en la “sala de estar”.

Un instituto alemán que estudia cuestiones vinculadas a las evoluciones futuras se planteó la pregunta de cuánto espacio necesita una persona como mínimo para vivir. Los especialistas llegaron a la conclusión de que hoy en día la superficie de una vivienda no es necesariamente sinónimo de calidad de vida.

“Lo decisivo para evaluar la calidad es el vecindario, el barrio, y la oferta de los espacios compartidos”, aseguran, apuntando a la relevancia de los salones compartidos como bibliotecas, jardines y centros de deporte para todos los habitantes de un mismo edificio.

Esa idea es la que retoma el proyecto Berliner Tiny House, que tiene previsto construir un edificio de apartamentos por 100 euros, a los que les sumará algunos de mayor superficie para gente de mejores ingresos. “La propuesta es que sea un edificio para todos, también para los que quieren vivir en el centro pero ahora no pueden pagarlo”, explica Fritsche.

La tendencia no sólo le resulta interesante a las constructoras. Los fabricantes de muebles también han visto las posibilidades que ofrece esta evolución de vivienda urbana y adaptan sus ofertas a los estilos de vida en sitios cada vez más reducidos.

La mayor feria mundial de proveedores de la industria del mueble, la Interzum, hizo especial hincapié en su exposición de 2017 en las propuestas para espacios habitacionales pequeños y móviles. Los expositores se esmeraron en presentar ideas de aprovechamiento del espacio.

Las esquinas o los recovecos de pronto dejaron de ser algo que los diseñadores pasaban por alto y se convirtieron en sitios muy útiles para estanterías. Y así, paso a paso, es cómo los 6,4 metros cuadrados se transforman en una superficie quizás más apta para ser una vivienda.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...