Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Uno fue el que le disparó al médico pero los 2 recibieron perpetua: un juez explicó el porqué

El día de la lectura del veredicto de la causa por el crimen del joven médico entrerriano Francisco Guerrero, ocurrido en 2015 en el barrio El Mondongo, una pariente de uno de los acusados estalló de furia. Por las actitudes que demostró tener en la sala en la que se estaba llevando adelante la audiencia debió ser retirada de la sala. En el camino, pateó sillas y rompió a patadas los vidrios de un portón del pasillo de Tribunales.

La mujer, que más tarde se supo que era la hermana de Ezequiel Jones uno de los condenados, reclamaba por la pena que había recaído sobre su hermano a quien no lo considera culpable ya que no fue quien efectuó el disparo que le puso fin a la vida de Guerrero. 

Al momento del asalto perpetrado el 3 de abril de 2015 en 66, entre 115 y 116, efectivamente Jones estaba al volante de la Honda Wave a la que se subió Pereda Gamboa para escapar de la escena a toda prisa tras disparar casi a quemarropa contra la humanidad del joven médico. 

"Se trató de lo que en doctrina se llama 'coautoría funcional'". Así lo explicó el juez Emir Alfredo Caputo Tártara al referirse al fallo que se conoció la semana pasada por el crimen del Guerrero con el que se dictó prisión perpetua para los dos acusados: Ezequiel Jones y Milton Santiago Perea Gamboa.

LEA TAMBIÉN:  Contratos nupciales: cómo funciona el mecanismo que regula el patrimonio de una pareja

LEA TAMBIÉN:  Explicado en 3': El crimen de Francisco, el joven que soñaba con unirse a Médicos Sin Fronteras

De este modo Caputo Tártara, que junto a los jueces Juan Carlos Bruni y Ramiro Fernández Lorenzo integra el Tribunal Oral y Criminal IV, explicó por qué ambos acusados recibieron la misma condena pese a que fue Pereda Gamboa el autor material del asesinato. 

Según indicó el magistrado, "toda vez que el rol que se desempeña uno y otro (refiriéndose a los delincuentes) tiene su relevancia. Hay una suerte de acuerdo que, no necesariamente, tiene que pasar por un acta o una suerte de contrato, sino simplemente como se llevan a cabo estos hechos delictivos. 'Vamos a robar'. De repente se reparten los roles, ambos confluyen en un mismo sentido y desempeñan tareas distintas".

El juez explicó que al principio la causa llegó con una carátula que después mutó debido a los datos que se fueron conociendo respecto al hecho. "En este caso hay una tentativa de robo previa que se frustra como consecuencia de la negativa del joven Guerrero. A raíz de esta circunstancia por no haber podido concretar el ilícito es que se produce el disparo a muy corta distancia y a un sitio muy elocuente para que el joven perdiera la vida. Podría haber disparado a los pies o al aire para amedrentar a la víctima del robo. Por no haber podido concretar el robo es que lo mata con un total desprecio a la vida". 

Añadió que fue en ese momento que se produjo el cambio de carátula y que la pena que recayó sobre los dos acusados se dictó luego de que el Tribunal entendiera que se incurrió en un homicidio agravado, una figura que entre otras cosas prevé "esta actitud de matar por el sólo hecho de matar que en este caso tiene que ver con que se vio frustrado el delito anterior". 

En cuanto a los agravantes, entre los que se encuentran la pluralidad interviniente, la nocturnidad y los frondosos antecedentes, indicó que por el historial delictivo se los declaró reincidentes por segunda vez. Al referirse a la moto y al rol del conductor, indicó precisó que "se decía que quien manejaba la moto desconocía la existencia del arma cuando se sabe en general que cuando se va a encarar a dos personas es muy difícil que se vaya con algo que pudiere aumentar el poder vulnerante de una persona común". 

Y remarcó que aún en la hipótesis de que el Jones hubiera desconocido que Pereda Gamboa llevaba un arma entre sus pertenencias, "bien cuando escuchó el disparo como lo escucharon cinco testigos, el que conducía podría haberse ido directamente diciendo 'señores yo con esto no quiero participar, no quiero saber nada'. Sin embargo se fueron y las cámaras detectaron la motocicleta a muy alta velocidad transitando incluso por veredas y en contramano que pusieron de manifiesto el deseo de sacarlo (al que disparó) con una coparticipación de estas características". 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...