Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La atacaron en barrio norte

“Tengo miedo de salir a la calle sola”, aseguró una víctima de motochorros

El miércoles a la mañana, después de pasar Navidad con su familia, Valentina (19) tenía un turno con el médico.

Salió de su casa y emprendió el traslado a pie, algo que solía hacer sin problemas.

A las 10.30 llegó a la esquina de 6 y 35, a media cuadra de donde se emplaza el edificio del Servicio Penitenciario Bonaerense.

No obstante la hora y lo transitado que suele ser ese sector de Barrio Norte, ese día la calle estaba semi vacía.

Ensimismada en sus cosas, Valentina no vio cuando dos sujetos en moto se fueron acercando a ella con la intención de interceptarla.

Uno se bajó de la moto -“a cara descubierta y de frente”, le diría la joven a EL DIA- y la abordó.

Primero intentó manotear el bolso que llevaba consigo. Pero se encontró con la resistencia de la víctima, que comenzó a forcejear con el delincuente.

“Dame todo y no grites porque te pego”, le dijo. Y cumplió. Según constatarían luego en la guardia de un hospital cercano, Valentina presentaba golpes en los brazos y en la cabeza.

Sin embargo, el ladrón terminó desistiendo y se subió al rodado, en el que aguardaba su cómplice, para escapar del lugar.

Los gritos de la chica habían “despertado” al barrio, que después de unos minutos comenzó a salir a ver qué ocurría.

“Algo no funciona en el sistema”

Quien la asaltó “era muy chico, no me sorprendería que fuera menor de edad”, aseveró la damnificada a este medio.

Un peatón observó todo desde la cuadra de enfrente, pero no se animó a intervenir.

La primera en asistirla fue una mujer que circulaba en moto por 35. Al ver que Valentina lloraba sin consuelo, paró y la socorrió.

Policías de la Local que se acercaron en respuesta al llamado al 911, le pidieron disculpas por la demora y confesaron que “les habían dado mal” la dirección, contó Virginia, la madre de la joven.

Los uniformados pasaron por radio la descripción de los asaltantes por si algún patrullero de la zona lograba dar con ellos.

Pero el traumático episodio “no terminó ahí”, según confesaron.

“Hacer la denuncia en la Comisaría también fue un problema. Tuvimos que ir a una guardia, después esperar junto a un preso el turno con la médica de la dependencia, hasta que nos dijeron ‘por ahí es mejor que vuelvan más tarde o mañana”, refirió Virginia.

En ese sentido, la mujer remarcó que “algo no está funcionando en el sistema. Yo sé que nadie va a encontrar a quien intentó robarle a mi hija, pero igual considero que se tiene que hacer la denuncia para que, al menos, quede un registro de que estas cosas suceden en la Ciudad”

“Uno forma parte de las estadísticas y solamente está esperando que le toque”, añadió.

En tanto, a Valentina el hecho la marcó al punto de, por el momento, tener que cambiar sus hábitos.

“Tengo miedo de salir a la calle sola ahora. No quiero salir sin compañía”, señaló.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla