Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La mujer asesinada en Necochea recibió dos disparos, uno de ellos a quemarropa
La mujer asesinada en Necochea recibió dos disparos, uno de ellos a quemarropa
18 de Noviembre de 2019 | 18:55

La mujer asesinada ayer en su casa de la localidad bonaerense de Necochea por su ex pareja, que luego se atrincheró durante cuatro horas hasta que se entregó a la policía, recibió un balazo en la cabeza y otro en el abdomen, este último a corta distancia, y los investigadores determinaron que la víctima había denunciado al agresor días antes del crimen por violencia de género, informaron hoy fuentes judiciales.

El fiscal de la unidad de Delitos Especiales de Necochea, Eduardo Núñez, dijo que de acuerdo a los resultados preliminares de la autopsia, Natalia Bandiera (43) fue atacada por Guillermo Raúl Farías (44) con un arma calibre 38, con la que le efectuó dos disparos.

"Uno fue en el estómago, a quemarropa prácticamente, ya que fue a cortísima distancia, y otro en el cráneo, que le ingresó entre el pómulo y la sien", explicó el fiscal en diálogo con TN.

Nuñez detalló además a Télam que la operación de autopsia continuó esta tarde en la sede de Cuerpo Médico, para tratar de extraer los restos de uno de los proyectiles, y se investigaba también "si un impacto de bala hallado en un televisor en el lugar del crimen corresponde a un disparo con entrada y salida o a un tercer tiro".

El representante del Ministerio Público aún aguardaba la declaración de algunos vecinos para poder confirmar si, como se sospecha, el femicidio fue cometido frente a dos niñas que estaban en la casa, una de ellas de 12 años e hija de la víctima.

"De los primeros relatos de ellas, cuando son acogidas por un vecino, surge que Farías rompe el vidrio de la ventana de la cocina, que daba al frente de la casa, e ingresa al domicilio. No se descara que los disparos los haya hecho en presencia de una o ambas chicas. Luego les dice que salgan, ellas huyen y el vecino llama al 911", agregó Núñez.

La fiscalía pidió que se determine si las niñas estaban en condiciones de brindar declaración en cámara Gesell con la asistencia de psicólogos, para poder precisar a través de sus eventuales testimonios qué fue lo que alcanzaron a ver y cómo fue la secuencia de los hechos.

El fiscal dijo que el acusado, quien trabajaba en la construcción pero era principalmente conocido por su desempeño como personal de seguridad en boliches, "tenía la lucidez normal, atendiendo a las circunstancias", y recordó que incluso la secuencia se prolongó cuando se atrincheró en el domicilio y se negaba a entregarse.

"Ya estaba con Natalia fallecida adentro y realmente hubo una negociación que se inició con personal de policía local, que lentamente se fue acercando y, tras mucho tiempo, logró convencerlo de que se entregue. En varias oportunidades se arrodilló, se ponía el arma en la boca, en la sien", recordó.

Núñez informó que Farías disparó contra una agente de policía que iba como acompañante en el primer móvil que se acercó al lugar tras el crimen, y que el proyectil impactó en un parante del patrullero, a la altura del cuerpo, motivo por el cual además del femicidio le imputará la tentativa de homicidio del efectivo doblemente agravada.

Sobre la situación entre Farías y la víctima, el fiscal dijo que días antes del hecho Bandiera había radicado una denuncia por amenazas en su contra en la Comisaría de la Mujer, tras lo cual intervino la Justicia de Familia, y que había abandonado el domicilio para irse a lo de un familiar, aunque luego había regresado y él dejó la vivienda.

El crimen ocurrió cerca de las 16 de ayer en una casa situada en la calle 100 al 3600, del barrio Los Tilos 3, en el oeste de la ciudad.

"Si alguien se acerca, lo mato", advirtió Farías desde el porche de la casa cuando el personal policial llegó al domicilio alertado por vecinos.

Efectivos de la Policía Bonaerense, del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), y el titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1, José Luis Cipoletti, llegaron a la escena y trabajaron durante casi cuatro horas para tratar de convencer al hombre de que depusiera su actitud.

Según explicó a Télam Cipoletti, antes de iniciar una posible negociación "se constató a partir del testimonio de vecinos, que tanto la hija como la prima que estaba con ella hubieran escapado ya del lugar".

Cerca de las 21, ya con el fiscal especializado en el lugar, el hombre aceptó asomarse a la vereda, mientras amenazaba con suicidarse con un arma en la boca, hasta que finalmente se entregó.

Reducido el agresor, quien salió con el arma utilizada para el crimen en la mano, se constató que en la cocina de la vivienda yacía el cuerpo sin vida de Bandiera, quien según algunos allegados era cantante en shows y animaciones y tenía un emprendimiento de venta de ropa. 

Farías quedó alojado en la comisaría 1ra de Necochea tras su detención, imputado por el delito de "homicidio agravado por el vínculo y por femicidio y tentativa de homicidio doblemente agravada por ser cometida contra un funcionario policial y con arma de fuego".

El fiscal dispuso que tras la realización de una serie de análisis periciales y médicos, el hombre sea llevado a brindar declaración indagatoria en las próximas horas, acompañado por la defensora oficial, Laura Barbafina.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla