Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

"No veo respuestas"

Pedro Troglio dejó de ser el DT de Gimnasia. ¿Muerto el Rey, viva el Rey?¿Muerto el perro, ya no hay rabia? Lo cierto es que más allá de una campaña de descenso que no es tal porque los rivales son peores, es un buen momento para analizar más allá de Soso, Sava y Troglio, las cabezas rodadas en esta revolución de billetera flaca y promedio aniquilado. 

"No veo respuestas"

Allá por diciembre de 2016, Gabriel Pellegrino asumió la presidencia de Gimnasia. Frases new age como "Gimnasia va a estar bárbaro" o "El club va a estar buenísimo" suenan a dos años vista como una mera expresión de deseos sin sustento, al menos desde lo estrictamente futbolístico. Hoy, a 26 meses de esas frases, el promedio está desnutrido,y el plantel desjerarquizado, producto de una evidente falta de inversión. Pero más allá de las subjetividades, en los números está la verdad. Esos no mienten y explican mejor que nadie estos dos años y monedas  que tienen al Lobo con un futuro oscuro hoy y (de salvarse ahora) negro azabache en la temporada que se avecina.

Allá por principios de 2017 el entrenador heredado de la anterior gestión era Gustavo Alfaro. Y en el primer envión, Pellegrino acercó a Mauro Matos y Brahian Alemán, el mejor refuerzo de la gestión. se fueron Federico Rasic, el peruano Ramos y el arquero Manuel García, nada que reprochar.  El equipo empezó bien, con 5 ganados y uno empatado, más allá de que a Gabriel Pellegrino no le gustaba el juego y lo expresó, públicamente y al propio DT. La eliminación de la Copa Sudamericana tras dos empates con Ponte Preta y derrotas consecutivas ante Rosario Central, San Lorenzo y Racing fueron el preámbulo de la renuncia vía WhatsApp antes del clásico con derrota. La era Alfaro con Pellegrino tuvo 5 victorias, 3 empates y 4 derrotas. El interinato de Leandro Martini y Mariano Messera fue digno, con tres triunfos y tres derrotas, con la mancha de la eliminación de la Copa Argentina contra Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.

A mitad de 2017 comenzaron las decisiones fuertes de Gabriel Pellegrino en el área fútbol, tras la decisión de llevar a la institución a un Concurso Preventivo de Acreedores. Apostó por un entrenador de su gusto, de juego ofensivo y vistoso. Mariano Soso hizo su primera experiencia en el fútbol argentino dirigiendo a Gimnasia. La apuesta fue más fuerte porque apenas le trajeron tres refuerzos: Nicolás Colazo, Nicolás Dibble y Omar Alderete. Pocos, si tenemos en cuenta que se habían ido Sebastián Gorga, Ramiro Carrera, Daniel Imperaiale, Mauro Matos, Mauricio Romero, Darío Bottinelli, Jorge Valdez, Kevin Ceceri. Más allá de la calidad, el punto era la cantidad. En realidad, ambas. Poco, seguro. Y además, se tomaron decisiones dolorosas con las salidas de Lucas Lobos y Chirola Romero (esa mañana, no renovaba Rinaudo y Chirola seguía; a la noche pasó lo contrario). Discutible desde lo futbolístico, indiscutible desde lo intangible y la valoración por gente del club, con la que siempre las cosas salen mejor. Al fin y al cabo, la apuesta doble  no salió bien. Cuatro ganados, uno empatado, siete perdidos. Soso pidió refuerzos, le dijeron NO y la renuncia fue el camino lógico. Proyecto trunco.

Fueron a buscar a Facundo Sava, admirado por sus goles, querido por el triperío que eligió creer a pesar de que los antecedentes no ayudaban. Se fueron Nicolás Ibáñez (se manejó mal, hubo que venderlo porque no iba a renovar) y Nicolás Mazzola. No ayudaron las llegadas de Facundo Pereyra y Jerónimo Barrales (que le costó el cargo al Coordinador Robereto Depietri). El proceso de desvalorización sigió pronunciándose y con él, los (malos) resultados: 2 ganados, 3 empatados, 7 perdidos (los últimos 6 al hilo). Y chau Sava. El interinato del Indio Ortíz trajo resultados, empates con Independiente y Boca más triunfo sobre Newell's.

Así, llegó Pedro Troglio. Tiempo antes no era su hora, había que traerlo cuando se pudiese armarle un equipo acorde. Palabras más o menos, eso dijo el Presidente. Gabriel Pellegrino nunca lo quiso. Esa es la realidad. Aceptó el pedido mayoritario, pero él prefiere otro tipo de entrenador y hasta hubiese querido una continuidad de Darío Ortíz, pero Troglio era espaldas anchas y paraguas protector y adentro. Una semana antes de empezar, Gimnasia vendió a Brahian Alemán por una oferta imposible de resistir. Entre los más conocidos se fueron además Franco Niell, Nicolás Dibble y Nicolás Colazo. Y llegaron muchos, aunque Víctor Ayala debe ser la única primera opción que firmó. Santiago Silva, Santiago Rosales(¿será tenido en cuenta ahora?), Alejandro Melo (volvió a Chicago), Mauro Guevgeozián (un puñado de partidos, un gol y vuelta a Temperley), Jan Hurtado, Maximiliano Comba, Sebastián Moyano, Kevin Gutiérrez (parte del combo Piovi, minutos en la final de la Copa y adiós) y apuestas como Lucas Calderón, Hernán Tifner, Jonathan Chacón y José Paradela. Apuesta que no fue el arquero Bruera por la oposición de los hinchas. Apuestas que siguen como Gianluca Simeone (contrato por dos años y medio) o Lucas Míguez, un 4 libre de Arsenal. El Día de los Inocentes vendieron a Fito Rinaudo (con una relación de hielo con el Presidente) y el buraco del medio no lo solucionó esta versión al 50% de Franco Mussis. Alexi Gómez y Brian Mansilla son una incógnita y el venezolano Jesús Vargas ni hablar, si ni siquiera debutó.

La campaña en la Superliga es pianta-técnicos, sin dudas. Cinco ganados, tres empatados, once perdidos. Pocos goles a favor. Una sola victoria fuera de casa. Todo maquillado por esa Copa Argentina que se perdió por penales en Mendoza ante Rosario Central. Si Gimnasia hubiese sido campeón ¿hoy lo hubieran echado igual?¿si con Defensa mereció más y mejoró, la decisión de cortar estaba tomada?¿Por qué no lo hicieron en Lanús? Los números no mienten, es el peor ciclo de Troglio en Gimnasia: 8 ganados, 6 empatados, 11 perdidos en total. Troglio culpable. Troglio responsable. también Troglio víctima del peor plantel que tuvo en Gimnasia, sin inversión y con divisiones juveniles que no tienen casi nada para aportar, con Matías Melluso como casi única medalla made in Bosquecito/Estancia.Como Sava. Como Soso...Troglio -con números nefastos, insisto- hace dos meses pudo ser campeón. Lloró, roto, en el aeropuerto. Hoy le dijeron "Andate". ¿Todos?¿Varios?¿Uno? ¿Importa?

¿Y ahora? ¿Darío Ortíz otra vez, entre el deber y el ego de demostrar que puede? ¿que desembarque un Bragarnik y que prometa jugadores para un gerenciamiento estilo MéxVarela? Pellegrino había hablado con Bragarnik, casualidad o no eje de los medios porteños tras el insulto de Troglio en exclusivo para el mic de la TV ("¿qué pasa con Bragarnik la c...de mi madre"). En Gimnasia no hay lugar para las SAD, los pseudo gerenciamientos ni nadie que los avale. Será el Indio entonces. Otra vez hasta el fin. Hoy el plantel no entrena con DT, lo hará con el profe Marcelo Montero...

Más allá de los DTs, con Gabriel Pellegrino los números son negativos. 23 ganados, 15 empatados y 33 perdidos. El ajuste llegó, hace rato. Cuesta caro, ya lo ven. Y llegaron ¿cuántos? ¿26? ¿falta alguno? Y hay que seguir trayendo, porque como el neoliberalismo enseña, lo que no se fabrica en casa por desidia hay que comprarlo vía Taiwan. Lo barato sale caro. Pijotear pensando que que todo es lo mismo, puede llevar a una crisis peor. Un concurso pago con la venta del Salvador Hurtado y una crisis económica más grande jugando una triste B Nacional que paga dos mangos por derecho de televisación.

Es muy fácil decirle andate a un ídolo en Gimnasia. Lobos, Romero, Rinaudo y Troglio pueden atestiguarlo.

Todo está guardado en la memoria.

Más allá del buen trabajo con Socios, del ordenamiento administrativo, de que dicen que el Concurso se pagará (¿hay o no deuda postconcursal?), de que las subcomisiones caminan, de que la Integración es un ejemplo, de que el básquet va por un proyecto serio y lógico, el NO-Proyecto fútbol es un fracaso.

No está buenísimo Gimnasia.

Sin identidad-con compromiso(s)- ¿respeto?

Cuando se reúne la Comisión Directiva, cuando Gabriel Pellegrino habla con gente de su extremísima confianza (dos o tres), cuando miran hacia adentro ¿ven respuestas?

¿El problema es Soso, Sava, Troglio, Depietri, Barrales o el gol en contra de Guanini? Cuando todos los otros son el problema, el problema está a mano, a una mirada al espejo. Difícil es aceptarlo.

Gimnasia por encima de los nombres. Sin dudas. Pero por encima de todos los nombres.

 

 

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...