Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ESTHER DÍAZ

Ensayos en carne viva

“Filósofa Punk” es el último trabajo de la ensayista argentina. Un muestrario de vivencias actuales intercaladas con el pasado

Ensayos en carne viva

Esther Díaz / web

En su libro de memorias “Filósofa Punk”, la ensayista Esther Díaz repasa su vida a partir de retazos del pasado que intercala con el presente para dar lugar a una narración en carne viva, y apuesta por una escritura de “parresía” donde habla de su infancia, de abusos, violencias y sexualidad, así como de su formación académica y lo que tuvo que dejar por la avidez del estudio.

La parresía es una forma de hablar con franquezas y quien la utiliza, señala la definición, dice la verdad; en este libro, la filósofa de 79 años, reconocida por su tono contracultural, su crítica a la epistemología tradicional, sus clases de Pensamiento Científico en el CBC de la UBA y por sus más de treinta libros publicados, eleva un registro de lo que recuerda de su vida, sin edulcorados.

“Kant decía que la filosofía era siempre pensar el tiempo presente. En este libro hay un ir y venir en el tiempo que no es cronológico y es siempre presente. La memoria se va reconstruyendo y haciendo, sin mala fe...es el modo que tenemos de soportar los recuerdos”, reflexiona Díaz, quien en estas páginas reconstruye mucho de su infancia, marcada por su gran deseo de estudio en una época vetada para las mujeres.

“Filósofa Punk” (Ariel) es un proyecto que la ensayista y docente tenía hace más de 20 años pero al que se dedicó después de la muerte de sus dos hijos, en los últimos cuatro años: “’La Ilíada’ comienza diciendo: los dioses le mandan desgracias a los hombres para que los poetas tengan cosas que contar. Aquí cabría este libro, el número 36 que publico”, dice.

Hija de un diariero y criada en una familia conservadora que no la dejó estudiar -terminó la secundaria cuando se fue de su casa, se recibió a los 30, y a los 50 se doctoró con Michel Foucault, cuando el pensador aún no había explotado en las currículas locales-, mujer golpeada, madre soltera, sin prejuicios sexuales pero sumamente celosa, Díaz completa una ventana más a su experiencia biográfica, que ya protagonizó en el film “Mujer nómade” dirigido por Martin Farina.

Se identifica con el movimiento punk, dice que podría releer a Hegel y Kant cientos de veces; en un momento decidió limitar su biblioteca a 2.000 títulos a tono con su casa, minimalista, y está convencida de que ser mujer y hacerse lugar en la filosofía no fue fácil: “Tengo las marcas del poder académico en el cuerpo”, asegura sobre la gastritis crónica que la acompaña desde su formación.

Luego de escribir este libro, Díaz admite que experimentó un gran alivio. “Siento que recuperé el sufrimiento perdido -dice-: en los últimos años se murieron mis dos hijos, me jubilé de las universidades. El sufrimiento en sí mismo no tiene valor, el cristianismo le dio un valor para dominarnos mejor pero en sí no sirve para nada. Como diría Spinoza “es una pasión triste”. A mi me tocó sufrir muchísimo, un poco por mis elecciones, la culpa por no haber dedicado más tiempo a mis hijos por haberme abocado a la carrera. Ahora ya no es una carga para mí, recuperé ese sufrimiento. Yo ya tengo un fondo de vacío con la muerte de mis hijos pero te diría que siento una serenidad. Los que escribimos una memoria, consciente o inconscientemente, tenemos la fantasía de que de alguna manera permanecemos”.

 

Filosofa Punk
ESTHER DIAZ
Editorial: Ariel
Páginas: 160
Precio: $ 599

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla