Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Opinan los lectores
11 de Julio de 2019 | 03:44
Edición impresa

El grado cero de la política


Andrés Salinero expresa: “El patriota argentino Santiago Cúneo tiene razón: Felipe Solá no sabe qué cosa es un pobre, jamás ha estado ni cerca de la pobreza, ni lo va a estar. Más bien es un ‘bienudo’ de raigambre patricia devenido peronista, una pirueta que dejaría estupefactos tanto a Perón como a Borges. No debería sorprenderle a Cúneo que Solá tenga el mismo discurso que Macri, ya que en definitiva son lo mismo. La única diferencia es la matriz de cada uno: la de Solá, la aristocracia terrateniente del Siglo XIX que gracias a sus miles de hectáreas en el interior del país, vivía una vida ociosa de lujos y placeres en sus mansiones de Buenos Aires (leer ‘Casa tomada’ de Julio Cortázar). La de Macri, en cambio, es la historia del ascenso social de un tano inmigrante que llegó a Argentina huyendo de la guerra, el hambre y la peste, y que aquí encontró su tierra de promisión (leer ‘Oscuramente fuerte es la vida’, del gran Antonio Dal Masetto). Y todo este fútil revuelo causado por una foto de Cúneo abrazado con Máximo Kirchner. Para mediar, el semiólogo kirchnerista, o tal vez peronista, Alberto Fernández, puso paños fríos tras leer ‘La Cámara Lúcida’, el clásico de Roland Barthes. Posdata: buscar ‘Felipe Solá’ en Google Maps... ¡sorpresa!”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla