Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA CRISIS CAMBIARIA

Por la liquidación de exportaciones ingresarían casi U$S 12.000 millones

Se acortó el plazo para ingresar divisas, Las medidas de control cambiario apuntan a engrosar el stock de reservas del Banco Central para contener al dólar. El billete norteamericano tuvo una semana sin sobresaltos

Por la liquidación de exportaciones ingresarían casi U$S 12.000 millones

Por ESTEBAN PÉREZ FERNÁNDEZ

eperezfernandez@eldia.com

Entre las medidas de control cambiario que anunció hace una semana el gobierno de Mauricio Macri una está vinculada a la liquidación de divisas provenientes de las exportaciones, con el objetivo de refrescar el ingreso de dólares al país. El sector exportador podría generar por esta vía unos 10.000 millones de dólares -según estimaciones de industriales- que provendrían fundamentalmente de las cerealeras y frigoríficos, además de ventas al exterior de otros integrantes del conglomerado industrial nacional.

Según se informó, los exportadores en general deberán liquidar las divisas dentro de un máximo de cinco días hábiles después del cobro o 180 días después del permiso de embarque.

Antes de la entrada en vigencia del nuevo esquema las empresas podían dejar las divisas indefinidamente en el exterior. Pero ahora, de la mano de la necesidad imperiosa del Gobierno y el Banco Central para contener la escalada del dólar y la sangría de reservas, quienes exporten tendrán un plazo sustancialmente más breve.

Según datos del Indec, uno de cada cuatro dólares exportados durante el primer semestre del año, cuando se vendieron productos por algo más de U$S30.750 millones, fueron originados por la venta al exterior de la soja y sus derivados.

Tras las PASO, la oferta del mercado cambiario dependía casi al 100% de las ventas del Banco Central, lo que originó una aceleración en las intervenciones de la entidad que conduce Guido Sandleris y una crecida en la venta de reservas.

Por eso, y con la idea de estabilizar el tipo de cambio en el corto plazo, los especialistas creen que la oferta de los exportadores sería suficiente.

Desde Carbap, Matías De Velazco le explicó a EL DÍA que “esta nueva disposición viene a poner un control al dólar. Nosotros estamos en contra de todo tipo de intervencionismo del Estado, pero a veces la situación imperante hace que sean necesarias algunas medidas. En el caso de nuestro país, está ávido de dólares, siendo este un recurso tan escaso, y por eso es necesario que los exportadores ingresen los dólares en un plazo más corto. Cuando asumió Macri les dio un plazo excesivamente largo para el ingreso de los dólares, de 10 años”.

Con respecto al sector que representa, el dirigente sostuvo que “al productor no le cambia porque siempre cobra en pesos y si el exportador lo ingresa un tiempo antes o después le es igual. El que produce va a seguir vendiendo y trabajando como siempre y al que le quedan granos los va a ir vendiendo a medida que lo necesita. Pero los exportadores no estaban cumpliendo con la resolución que fija que deben pagarle al productor con el tipo de cambio del día previo al momento del pago, entonces como los exportadores son pocos, se cartelizan y tienen una posición de abuso de poder. Por eso querían introducir una cláusula por la que ambas partes desoían esas resoluciones. En un contexto como este de excesiva volatilidad el pagar con un dólar de 10 días antes, como quieren hacer los exportadores, nos puede perjudicar en forma severa. Nosotros los productores tenemos todos los insumos dolarizados y cuando tenemos que pagarlos hay que hacerlo con el tipo de cambio del día, ni siquiera del día anterior”.

Para Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), entidad que nuclea a las poderosas empresas cerealeras, le explicó a este diario que “la medida no genera dificultades en términos generales dado que las divisas de exportación para granos y derivados de soja y girasol se ingresan con varias semanas de anticipación para comprar la cosecha y financiar a los productores. Ahora el objetivo es lograr estabilizar el tipo de cambio para que los productores se animen a vender su cosecha de soja, maíz y trigo, que se calcula en unos 10 mil millones de dólares”.

El dirigente planteó que “tenemos muchos contratos abiertos con compradores en el mundo, más de 120 barcos nominados que van a venir a los puertos argentinos y hay que cargarlos. Esto es bueno para todos pero particularmente para el Gobierno, porque van a ingresar divisas”.

Los exportadores ingresaron en agosto pasado divisas por USS2.250 millones. “El cierre de agosto fue muy bueno. Si se lo compara con agosto de 2018 es un crecimiento del 38 por ciento”, señaló Idígoras.

En tanto, Gustavo López, economista de la consultora Agritrend especializado en el sector agropecuario, le contó a este diario que “a los exportadores no les afecta demasiado esta reglamentación. Ellos les pagan a los productores volúmenes muy grandes, y lo que hacen es anticipar con el ingreso de las divisas, el pago al productor y que hayan acortado el plazo es casi lo mismo que lo que sucedía cuando tenían plazo de 10 años para liquidar. Este año ya ingresaron 16 mil millones de dólares de exportaciones agropecuarias, y lo que estimamos es que este ciclo estará en U$S28.500, con lo cual estarían faltando liquidar entre U$S10.000 millones y U$S12.000, aunque no es exacto el año calendario con el año de cada cosecha”.

Para el economista, en la soja hay un dato muy concluyente. “Esta campaña son 56 millones de toneladas de producción y lo que dice el Ministerio de Agricultura es que hay 34 millones compradas, pero efectivamente con precio son cerca de 27 millones de toneladas, con lo cual hay 29 millones de toneladas sin precio que van a tener que liquidarse. Con una tonelada de soja a un valor de U$S240, quedarían por liquidar en el complejo sojero unos U$S8.500 a U$S9.000 millones hasta marzo del año que viene”.

El especialista explicó a este diario que “a los productores les cuesta mucho hacerse de los dólares si no entran en el ‘contado con liqui’ o entrar en el blue, con lo cual el productor va a estar muy expectante al tipo de cambio y cuál es el momento más oportuno para vender de acá a octubre, atento a las variables económicas”.

“Me parece bien, era una locura que no hubiera plazos y lo dijimos en su momento”, señaló residente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa.

En tanto, para el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, las medidas están orientadas a la búsqueda de dólares, pero “se tendrían que haber tomado hace tiempo atrás; con la imprevisibilidad tienen un efecto tardío”, dijo y añadió: “Frente a esto los productores estamos sorprendidos por la inestabilidad. Lo que necesitamos que haya un consenso y una unidad urgente, sobre todo de los dos candidatos, para ver cómo se estabiliza este barco cambiario que se está tambaleando”. Para el presidente de Coninagro, “es increíble que el Gobierno no lo haya programado y consensuado antes. Suenan a lógico las medidas, pero son una contradicción con lo que se venía sosteniendo antes y esto muestra una debilidad porque ahora hay una necesidad imperiosa”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla