Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Nueva revolución: hacia una vida más consciente

La irrupción global del coronavirus puso en el centro de la escena tendencias que vienen ganando terreno desde hace tiempo: introspección, meditación, disciplinas “slow” y alimentación más sana, son hábitos adoptados cada vez por más platenses

Nueva revolución: hacia una vida más consciente

Ezequiel Rudi y su equipo de Biodanza buscan una conexión esencial con el propio cuerpo y la armonía con quienes lo rodean

22 de Marzo de 2020 | 07:05
Edición impresa

Muchos aseguran que estamos frente a una “revolución consciente”. Que se va dando de a poco pero ya está entre nosotros, como cuando alguna vez la aparición de las primeras computadoras insinuó tibiamente la era digital. De acuerdo con la definición del diccionario, consciente (“que siente, piensa y actúa con conocimiento de lo que hace”) es la mayoría de los humanos. La acepción más contemporánea, empero, refiere a un pensar y sentir más “intenso”: tomando responsabilidad de nuestros actos, del daño que causan algunos de nuestros malos hábitos... El término alude a una era en la que son prioridades cuidarnos a nosotros mismos, a los demás y al planeta. El bienestar, la paz, la felicidad que se logran a partir de las prácticas, dicen, “comienza de adentro hacia afuera”.

“Mucha gente está en su búsqueda, en su salto de fe hacia una realidad más consciente”

 

“Creo que la ‘revolución’ se da desde hace mucho tiempo, con distinta intensidad, con distintos actores. Me parece que mucha gente en este presente está en su cambio, en su búsqueda, en su salto de fe hacia una realidad más consciente. En mi caso, la semilla dormida se despertó a inicios del año 2019, cuando luego de un trabajo intenso, con una entrega total, surgió la necesidad de expandir. De comunicar que se puede ser feliz en tiempos complejos. A mí y a mi grupo de trabajo nos motivó la necesidad imperiosa de transmitir una vibración amorosa, universal. Entendiendo que somos uno, y que expandirnos ayudaría a cada persona, a la ciudad, al mundo. Teniendo la posibilidad, ¿por qué no formar una red de consciencia, de amor, de empatía, de igualdad?”, sentencia Manu Ayr, meditador, chef e impulsor de un movimiento que lleva el nombre de “Revolución consciente” en nuestra ciudad (en Instagram @revolucionconcientearg).

“La alimentación consciente es la base para lograr un bienestar posible de llevar a cabo”

 

“Todo ámbito tiene protagonistas un tanto más conscientes que otros, y no tiene que ver con su profesión, religión, sexo, nada de eso. Tiene más que ver con cómo caminó su camino, qué aprendió, qué sanó, cuantos miedos atravesó, cuántos patrones disolvió en pos de su felicidad, equilibrio y plenitud. Hace falta llegar a los ámbitos que requieran acompañamiento, amor; donde existan el sufrimiento o infelicidad, o simplemente a ámbitos en que ya hay un equilibrio para participar y aportar. En los ámbitos en que se trabaja lo holístico suele haber más conciencia, ya que tanto los facilitadores como los que asisten logran, en los mejores de los casos, momentos de conexión con el ser, momentos de sanación y de auto superación”, afirma Manuel.

“En lo personal, para mí fue muy intenso el proceso, con una entrega total -y cuando digo total lo es-, con un cambio de realidad absoluta -trabajo, relaciones, alimentación-... Fue muy revelador, creo que todos nacemos sabiendo lo esencial y en nuestro camino vamos construyéndonos. Me deconstruí y me volví a armar, en congruencia con lo que deseaba, siendo coherente con mi sentir, con mi pensar y con mi acción. En resumen, liberador”, concluye Ayr: “sentí que debía transmitirlo a más personas de la comunidad cuando vi que con muy poco se puede vivir mejor, simplemente ‘mirando el mundo con otros ojos’, cambiando el enfoque de las cosas de una manera amorosa. Aceptando, comprendiendo, asimilando y a su vez sanando”.

El referente holístico transmite su enfoque sanador con meditaciones guiadas, jornadas de alimentación consciente (hay información en @manuayr.cocina.consciente, donde se van a estar brindando talleres on line en cuarentena), talleres, entrando en contacto con “gente que puede aportar su arte sanador”, con charlas, “y también en lo cotidiano, en la fila de un banco, por ejemplo... Lo transmito vibrando lo más alto que pueda, vibrando en amor, respeto y empatía”.

“El primer consejo que puedo dar es que se vuelva a cocinar en casa al menos una comida del día”

Teresa Rucci, cocinera

 

LA ALIMENTACIÓN Y LA COCINA SALUDABLE

Practicar y experimentar con actividades alternativas para complementar mejor la vida que llevamos es otro signo de los tiempos. La cocina no está exenta de esta necesidad y puede ayudar mucho a mejorar la calidad vital de las personas y de la comunidad en la que convivimos. “En mi opinión la alimentación consciente es la base para mejorar los hábitos alimenticios y lograr un bienestar posible de llevar a cabo. El hecho de interesarnos, informarnos y conocer nos da herramientas para tomar las mejores decisiones en nuestra cocina y nuestra mesa”, advierte Teresa Rucci, cocinera y productora de televisión de City Bell.

“El primer consejo que puedo dar es que se vuelva a cocinar, que se cocine en casa mínimo una comida al día. Siempre va a ser mejor el alimento que se prepare a que se llame al delivery, y el hecho de ponerse a cocinar va a hacer que uno se vincule distinto con el alimento”, dice Teresa, a quien algunos recordarán de los primeros años de Utilísima, cocinando en la tele.

“El segundo consejo que daría es que se disminuya lo más posible los productos procesados. Hay que tratar al menos de no elegir las harinas, almidones y el azúcar refinado. Siempre va a ser mejor opción comprar la versión de grano entero o integral (sea de trigo, centeno, arroz, etc.) y los endulzantes naturales como la miel, el azúcar mascabo, el azúcar de coco, que tendrán las mismas calorías pero que te aportarán nutrientes, vitaminas y minerales que los refinados perdieron por el proceso de elaboración. Sumá en tu dieta legumbres, son súper económicas y pueden aportar muchísimas proteínas combinadas con granos integrales y carbohidratos complejos” enumera Rucci (su Instagram es @teresarucci).

“Si te tentás con un producto ya elaborado, tratá de elegir los de las panaderías o almacenes naturales de tu barrio que tendrán menos conservantes y aditivos, menos grasas saturadas, azucares y sal que los envasados del supermercado” continúa la experta: “algo muy importante también es acercarse a las ferias y mercados pequeños a comprar las frutas y las verduras. Allí, por lo general, están el productor o un familiar de ellos, y se puede preguntar cómo producen, de dónde viene, quiénes trabajan en la quinta, qué producto está iniciando su temporada, etcétera. Así, no sólo aprendemos, sino que creamos un vínculo que se transformará en confianza y solidaridad”.

Finalmente, Teresa recomienda “incorporar una porción de grasa vegetal en cada comida: pueden ser semillas, palta, aceitunas, aceites como el de oliva, coco o chía”.

“Me deconstruí y me volví a armar con lo que deseaba. Con muy poco se puede vivir mejor”

Manu Ayr, chef y meditador

 

LA CADENCIA VITAL

En el orden de la actividad física, la biodanza está atrayendo cada vez más adeptos en busca de una conexión esencial con su propio cuerpo y la armonía con quienes lo rodean. Ezequiel Rudi, profesor de esa disciplina, explica que se basa en un “un sistema de integración humana en tres niveles; integración con uno mismo -lo que pienso, lo que siento y lo que hago-, integración con un ‘otro’ -desarrollar vínculos saludables y nutricios-; e integración con la naturaleza -sentir la trascendencia, la conexión con algo mayor-.

“Las personas que hacen biodanza son aquellas que buscan sentir y disfrutar más el día a día de la vida”

Ezequiel Rudi, profesor de biodanza

 

“La metodología”-precisa el instructor- “consiste en inducir vivencias integradoras por medio de la música, del movimiento y de situaciones de encuentro en grupo. Las personas que hacen biodanza son aquellas que buscan sentir y disfrutar más el día a día de la vida”.

“Creo que las personas estamos buscando posibilidades de ser en otros tipos de temporalidades” sostiene el profesor: “así, practicamos disciplinas que nos conecten con el presente sentido con intensidad, y le damos recreo al ‘dios Cronos’ que devora el tiempo sintiendo y disfrutando del hogar. Alimentándome rico y muy saludable. Haciendo ejercicio tanto desde la mente como en el cuerpo. Cuidar mis vínculos a través de mensajes, llamadas, para sentirnos más cerquita, y regalarme todo tipo de actividades de placer para mantener contento a mi sistema inmunológico”.

Cuerpo y espíritu alineados en un mismo sentir, pensar y actuar. Las claves para esta incipiente “revolución consciente”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Ezequiel Rudi y su equipo de Biodanza buscan una conexión esencial con el propio cuerpo y la armonía con quienes lo rodean

Manu Ayr, meditador, chef e impulsor de un movimiento que lleva el nombre de “Revolución consciente”

Teresa Rucci, cocinera y productora de televisión de City Bell

La meditación es otra de las prácticas que proponen quienes practican un modo de vida más consciente

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla