Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Deportes |FUTBOLISTAS QUE HEREDARON LOS COLORES Y EL PUESTO
En el nombre del padre...

En Estudiantes y Gimnasia se han repetido estas curiosas historias a través del tiempo. Este diario habló con los protagonistas, quienes contaron en primera persona lo que significó heredar la gran pasión por el fútbol

En el nombre del padre...

carlos pachamé, un símbolo / el día

Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

1 de Agosto de 2020 | 03:47
Edición impresa

Los colores de un Club se pueden heredar de un padre a un hijo. Compartir un partido del equipo, gritar un gol o el abrazo por un festejo, pueden ser habituales. Ahora, cuando además de trasladarse ese amor de los colores, también se transmite la actividad de ser futbolista, resulta especial, y si lo que se hereda es hasta la misma posición en el campo de juego, puede resultar impagable para ese padre que ve cómo su hijo recorre el camino, tal vez muy similar al suyo.

Y muchos son los casos de jugadores que actuaron en un puesto y sus hijos también y defendieron la misma camiseta, y en nuestra Ciudad hay varios para mencionar. En esta oportunidad tomamos diez historias, cinco de Gimnasia y cinco de Estudiantes, que merecen ser contadas.

José Luis Brown, Carlos Pachamé, Leonardo Squadrone, Bernardo Romeo y Raúl Cascini en diferentes épocas defendieron la camiseta del Pincha, y años más tarde sería el turno de sus hijos.

Enzo Leonardo Noce, Darío Ortíz, Guillermo Sanguinetti, Avelino Verón y Sebastián Romero supieron dejar su huella en el Lobo sin saber que sus hijos también lo harían.

UN LEGADO EN ROJO Y BLANCO

Cada uno arribó al Pincha con un apellido que no pasó desapercibido, y empiezan contando sobre cómo se dio jugar en el mismo puesto que sus padres. Juan Ignacio Brown tenía la figura nada más y nada menos que del “Tata” detrás: “Creo que empecé jugando de defensor directamente por un poquito de portación de apellido. Si bien nunca nadie me dijo nada, cuando empecé a jugar en infantiles, por una cuestión de físico, me mandaron a atrás. Después cuando pasamos a cancha de once seguí ahí, y cuando me fui a probar a Estudiantes tuve la intención de probarme de volante central, pero ya me habían visto como defensor, así que nunca pude salir de ese puesto. Así que fue algo natural, por ahí se dio también un poquito por el apellido, pero por otro lado mi papá nunca influyó en qué posición tenía que jugar”.

Segundo Pachamé viene de actuar en Cuarta y Reserva, ha salido campeón con Quinta siendo capitán, y cuenta lo suyo. “Empecé jugando en Vradi, un Club de barrio en Tolosa y jugaba de nueve. Cuando pasé a Estudiantes arranqué de enganche y de extremo, y con el pasar del tiempo llegué a Novena con Ale Saggese. Un día le pregunté si podía probar algún entrenamiento de cinco, y cuando me puso un entrenamiento, no me fui más del medio, ya sea de cinco o de interior”.

Gaspar Romeo es categoría 2001 y otro producto del semillero que se viene. Delantero como Bernardo, afirma, “arranqué a los 6 años en Estudiantes y quería jugar de delantero. Después en Novena tuve una etapa jugando de ocho, de volante por derecha, lo hice todo un año y me gustaba mucho. En Octava con Ale Sagesse ya jugaba como un volante más ofensivo, como un extremo. Tras una lesión que tuve, en Séptima arranqué a jugar de nueve con Martín Gaimaro y el ´Tucu Krupoviesa´, que me decían que me veían para ese puesto por mis características, y desde allí arranqué otra vez hasta ahora. Mi ilusión siempre fue jugar de nueve, hacer goles. Me gusta estar cerca del área”.

Bautista Cascini por su lado dice, “arranqué muy de chico en inferiores de Estudiantes y no sé por qué, tal vez por instinto, por naturaleza, pero cuando me preguntaron de qué jugaba y de qué me iba a probar, me salió decir mediocampista. Era muy chico, pero en ese momento lo sentí así, porque cuando sos tan chico jugás por todos lados, corren todos atrás de la pelota. Después, cuando vas creciendo, vas encontrando el puesto en el que te sentís más cómodo y yo con el correr del tiempo me fui sintiendo cómodo en el medio”.

En cuanto a las similitudes con sus padres cada uno tiene su visión. “Juani” Brown señala: “Yo digo que pocas similitudes. Si tengo que nombrar alguna, te diría el juego aéreo, tanto defensivamente como ofensivamente. La personalidad, y el hecho de nunca bajar los brazos, algo que papá lo tuvo en el fútbol y en su vida. Después, en el juego, éramos distintos, papá era más tiempista, más veloz y jugó mucho en su carrera de líbero. Yo por ahí era más fuerte en la marca y me tocó jugar mucho de stopper y con línea de cuatro porque no se usaba tanto el líbero. Pero bueno, es difícil tal vez encontrar similitudes”.

A su turno, Segundo dice sobre el “Pacha”: “He visto por YouTube algunos partidos o jugadas y, por lo que me contaron, soy parecido en la parte defensiva, de luchar todas las pelotas, ser aguerrido. Pero técnicamente yo lo jodo porque le digo que soy mejor y él era un rústico. Hasta ´Cachito´ Malbernat me lo decía y nos reíamos mucho de eso”.

Y Gaspar no tiene dudas en su caso. “Yo veo similitudes con mi papá. El hecho de jugar para el equipo y no solo pensar en uno, sino que jugás pensando en los demás. Lo hacés apoyando, presionando, viendo lo que es mejor para el equipo y que sirva para ganar. Además obviamente como a mi ´Viejo´, me encanta estar ahí pendiente en el área para definir la jugada, pero también saber jugar de primera, pivotear en el área”.

Bautista dijo lo suyo sobre similitudes con el “Chucky” en el campo de juego. “La verdad no nos han dicho de parecernos en el juego. Y por más que jugamos en puestos similares, creo que somos bastante diferentes. No recuerdo mucho de haberlo visto en vivo porque era chico, pero por los videos que veo, él era más un cinco tapón, más agresivo en la marca, y yo soy un mediocampista más de pase y no soy muy agresivo en la marca, no tengo esa característica. Me cuesta más jugar de cinco solo y en cambio a él le gustaba jugar de cinco solo, si bien lo puedo hacer y lo he hecho. Yo me siento más cómodo jugando de doble cinco o un poco más adelante. Por eso creo que tenemos características diferentes”.

El amor por el Club y los colores fue otra cosa que pasó de una generación a otra y esto queda muy claro. Brown dice, “desde muy chiquito lo acompañé a papá siempre al Club, en ese momento él estaba en Estudiantes así que fueron 4 ó 5 años acompañándolo y eso obviamente me marcó mucho porque también para papá Estudiantes era un Club muy importante y eso nos marcó, e hizo que después siguiera a Estudiantes a todos lados y me quisiera ir a probar y tuve la suerte de quedar y poder llegar a Primera”.

Pachamé cuenta, “el amor al Club y ese sentido de pertenencia que tiene Estudiantes me lo transmitió mi ´Viejo´, pero también cada integrante del Club. A lo largo de los años que pasás ahí, todos aportan para que sea una gran familia, y sea por una de las cosas que más se destaca el Club”.

Romeo señala lo que significa Estudiantes. “Es un sentimiento que compartimos los dos, porque es un Club muy lindo para formarte, porque te forma como persona, como jugador, te da muchísimos valores que en otros lados capaz no tenés esa posibilidad. Por eso mi papá optó por llevarme a Estudiantes, porque él se formó en el Club, sabe que es un Club diferente, que tiene un sentido de pertenencia muy grande, y quiso que yo también tenga esa formación que él tuvo en su momento”.

Cascini hoy ya jugando en el exterior dice: “Mi ´Viejo´ siempre dijo que su paso por Estudiantes fue muy lindo, que tiene grandes recuerdos, que siempre la gente lo reconoció y vivió muy lindos momentos si bien no estuvo mucho tiempo. Yo nací en La Plata y jamás se me cruzó por la cabeza ir a otro Club, y desde que supe que quería jugar al fútbol supe que deseaba hacerlo en Estudiantes. El momento que debuté en Primera fue muy lindo, haberlo hecho en el mismo Club donde había jugado mi papá también es algo importante. La verdad que fue un momento muy lindo”.

UNA HERENCIA EN azul y blanco

Juan Pablo Noce sabe que su padre es un hombre récord defendiendo el arco de Gimnasia, pero sobre sus inicios dice, “yo iba a una Escuelita de Fútbol en San José. Jugaba de volante, pero como sucede a veces, faltaba un arquero y nadie quería atajar, y una vez me mandé yo al arco. Mi ´Viejo´ los fines de semana jugaba o concentraba y la que siempre iba era mi ´Vieja´, pero justo en ese partido fue mi papá. Y pasó que atajé bien y él me preguntó si me había gustado y me acuerdo que le dije que sí. Yo sabía que mi familia quería que juegue en otro puesto y no de arquero, pero ese fue como el principio de todo. Después mi tío Germán (ex jugador del Lobo también) me regaló una camiseta de arquero, guantes y seguí atajando. A los 11 años fui a La Plata Fútbol Club, me puse los guantes y no me los saqué más”.

Por su lado Nicolás Ortíz cuenta que “de chico jugaba en todos los puestos, pero cuando empecé a jugar en Andes Talleres, un Club de la Liga mendocina, me tiré de central. Mi ´Viejo´ me aconsejó que juegue ahí y a mí no me disgustaba, pero mi ´Vieja´ quería que juegue de nueve. Al final seguí jugando de central, me sentía cómodo, aparte no sé si me daba para jugar de nueve. Mi ´Viejo´ siempre me aconsejó bien, jamás con un reto, y yo atrás me sentía tranquilo y bien. Jugué algunos partidos de cinco, pero después volví a atrás”.

En el caso de Nicolás Sanguinetti comienza contando, “en Pre-Novena cuando me fui a probar a Gimnasia lo hice de ocho, al otro día cuando arman los equipos faltaba un central, me preguntaron si quería jugar ahí y dije que sí; y al tercer día pidieron que nos separemos en defensores, volantes y delanteros, y yo agarré y me paré como defensor. A partir de ahí quedé y empecé a jugar de central y luego de lateral por derecha como mi ´Viejo´”.

Tomás Romero cuenta que: “Yo empecé a jugar de nueve en realidad, pero eso cambió a medida que fui creciendo. El primer técnico en ponerme de volante fue Beto Banfi y me di cuenta que era mi posición, me gustaba mucho. A partir de ahí, mi ´Viejo´ obviamente me empezó a dar consejos, y también ante alguna duda que tengo, no tardo en planteársela. Pero sin dudas que de volante es la posición que más me gusta y más cómodo me siento hoy”.

Si bien las comparaciones suelen ser odiosas, a la hora de mirar a sus padres cada uno dice lo suyo. Juan sobre “Leo” Noce expresa, “ojalá fuera un arquero como él. Es mi ídolo, cumplió el sueño por el cual yo estoy luchando. Mi sueño es atajar un partido en la Primera de Gimnasia y mi ´Viejo´ es el arquero que más partidos jugó en el Club. Ojalá llegue a hacer un mínimo de lo que atajó y fue él. En lo personal atajé dos años en inferiores, jugué en Reserva y la pasé bárbaro porque tuve unos compañeros y unos técnicos tremendos. Creo que por eso y por la experiencia que tuve de poder trabajar en Primera es que estoy tan enamorado del Club. Mi ´Viejo´ creo que fue un gran arquero, y en mi caso uno es joven y sigue aprendiendo”.

Nico tuvo la chance de debutar en Primera y hacer un gol, y al hablar del “Indio” confiesa, “mucho no lo vi jugar, solo resúmenes que vi en televisión. Pero similitudes puede haber en la marca, el ser aguerrido, en el temperamento, en el juego aéreo. Creo que él era más de hacer marca personal y yo no tanto; tal vez al no ser centrales rápidos los dos tratamos de mantener una buena ubicación y ser ordenados. Después somos parecidos en la forma de correr, de trotar y bueno, alguna ´murrita´ que otra pego y se me escapa como a él”, dice sonriendo.

Sobre el “Topo”, Nico, que supo integrar el plantel de Primera en un momento, agrega, “mi ´Viejo´ me daba muchos consejos. Cuando podía ir a verme, iba, y después del partido volvíamos hablando siempre de lo que había pasado en el partido. Yo tuve la posibilidad de verlo jugar bastante y creo que teníamos características distintas”.

Ahora es a “Tomi” a quien le toca hablar sobre su padre, “Chirola”, en este caso sobre similitudes. “Lo vi jugar varios años y también he visto muchos videos y sus goles. Varias personas nos han dicho que nos parecemos, en mi opinión creo que en algunos aspectos sí, como en el pase, la manera de ver el juego, de interpretarlo. Pero después cada uno tiene sus cosas y creo que es muy difícil que un jugador se parezca del todo a otro, sino que cada uno tiene su característica”.

Todos por una cosa u otra llevan al Lobo en su corazón, algo que recibieron de herencia. Noce dice rápidamente, “obviamente mi ´Viejo´ me hizo hincha de Gimnasia, pero después yo al poder vivirlo como jugador en inferiores y en Primera, eso creo que fue lo que me terminó de volver loco con el Club”.

En cuanto al sentimiento por Gimnasia, Sanguinetti cuenta, “el Club siempre fue mi casa. Arranqué jugando al básquet a los 6 años y yendo a ver los partidos cuando jugaba mi papá. Después llegó la etapa también de pasar por todas las inferiores y yo también de poder defender la camiseta del Lobo, algo que fue muy especial”.

En tanto, Ortíz señala, “para mí y para mi familia, Gimnasia significa mucho. Fue el Club por el cual vinimos a vivir a La Plata. Donde jugó y trabajó mi ´Viejo´. Donde fuimos con mis dos hermanos a jugar al fútbol o mi hermana juega al hockey. Significa mucho para nosotros y le tenemos un amor gigante al Club. Mi ´Viejo´ nos inculcó ese sentido de pertenencia y yo a medida que iba pasando en infantiles y juveniles me iba formando y encariñando con el Club. Yo amo a Gimnasia y ahora desde lejos trato de seguirlo todo lo que puedo y mirando los partidos por internet al estar en otro lado. Pero para toda la familia Gimnasia es gran parte de nuestra vida. Haber vivido mi debut en Primera con mi ´Viejo´ en el banco y hacer un gol en el Bosque fue inolvidable. Gimnasia está en varios momentos lindos de mi vida y toda nuestra familia le tiene un gran amor al Club, sin dudas tenemos un gran sentido de pertenencia”.

A su turno, Romero comenta, “tanto mi ´Viejo´ como yo empezamos a jugar de muy chiquitos en Gimnasia, no pasamos por ningún otro Club, ni siquiera de barrio por ejemplo, los dos siempre elegimos al Lobo. Y la verdad que toda la familia está muy identificada con el Club desde siempre”.

El sentido de pertenencia por el Club fue algo que destacaron todos en las charlas

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

carlos pachamé, un símbolo / el día

segundo pachamé, en reserva/web

sanguinetti y nico, de chico / el dia

nico sanguinetti en juveniles / web

chucky cascini en el country/el dia

bautista en el pincha / archivo

chirola romero en el bosque /el día

tomás festeja con chirola/todo Juv.

bernardo romeo en 1 y 57 / el dia

gaspar romeo en el country / ip

Darío ortiz en el lobo / archivo

nico ortíz grita su gol / archivo

leo noce en el arco tripero / el dia

juan pablo noce / prensa gelp

el tata, con la cinta de capitán / web

juani, en pleno festejo / web

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla