Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $141,50
Dólar Turista $247,63
Dólar Blue $295,00
Euro $143,32
Riesgo País 2467
VIDEO. Pedro Benoit, la "mente brillante" que creó La Plata: buscan mantener vivo su legado

7 de Octubre de 2021 | 12:34

Pedro Benoit fue “una mente brillante”. Así lo describe Alejandro Zuccarelli Benoit, sexta generación por parte de madre, es decir, chozno. El abogado platense fue el encargado de mantener el legado de su antepasado, por lo que muy pronto podrá presentar el primer busto en honor al que se conoce como uno de los creadores de la ciudad de La Plata.

Pedro Simón del Corazón de Jesús Benoit Leyes nació en 1836, en San Telmo, Buenos Aires. Su madre argentina, su padre Pierre, francés, transitó una vida envuelta en las brumas de la duda, ¿era acaso el hijo de los reyes de Francia, Luis XVI y Maria Antonieta, cuyas cabezas rodaron por la guillotina en la revolución francesa?. “Fue uno de los constructores más adelantados de la época, a quien le debemos nuestra ciudad y que entró en la administración pública con dinero pero se fue con deudas”, expresa Zuccarelli.

Para él, Benoit dejó un legado que hoy parece estar perdiéndose entre las nuevas generaciones que no están tan empapadas en la historia platense. Zuccarelli publicó un libro hace dos años llamado “Pedro Benoit, El Prócer olvidado” editorial Paraclitus, donde sintió la necesidad de volver a darle un papel central a quien fue el constructor de las calles.

Uno de los indicios que le demostraron que era el momento de publicarlo fue la aparición de historiadores que negaban a Benoit el reconocimiento que se ganó a base de trabajo. “No hay duda alguna que fue quien hizo los planos, el trazado y la construcción de La Ciudad y muchas más obras que se desconocen. Él prácticamente no firmó la gran mayoría de sus planos”, relata.

Respecto al nombre, agregó: “Benoit es un ejemplo de honradez, aunque su nombre no se encuentra entre los grandes próceres nacionales, toda vez que su valía, prestigio y mérito individual no configuran el estereotipo que la historia solo reserva para aquellos héroes de proezas bélicas. Se le deben las ciudades más pujantes de Buenos Aires, pero sin embargo se encuentra deambulando en el ostracismo revisionista”.

Para sorpresa de muchos, los restos de Pedro Benoit no están en La Plata, sino en el cementerio de la Recoleta. Esto se debe a qué, si bien él fue el que construyó nuestro cementerio, en 1904 se inauguró su tumba en la necrópolis porteña.

A lo largo de la historia hubo dos pedidos concretos para trasladar los restos. Uno de ellos fue en la década del ‘40 por medio de un grupo de dirigentes contemporáneos que se lo solicitaron a sus familiares, pero estos no lo apoyaron. Más acá, Zuccarelli hace un pedido concreto al municipio pero aún no hay avances. Lo ideal, admite, sería que descansen en La Catedral “al lado de su amigo Dardo Rocha”.

La Plata es conocida como la ciudad de las diagonales, en las manos de Benoit estuvieron los primeros planos para darle la impronta que hoy genera orgullo. Sin embargo, en la vía pública actualmente no hay un busto o reconocimiento en su honor. Por distintas cuestiones, los que había fueron desapareciendo o simplemente removidos con pretextos que no convencieron a la familia.

El hijo de su tataranieto revela el misterio: “El primer busto fue en la plazoleta de la Iglesia San Ponciano”. En un principio sería un gran homenaje a cargo del artista Atilio Boveri pero por cuestiones de presupuesto se limitó a realizar un busto. Originalmente, estaría ubicado frente a la Catedral, donde hoy está el busto de Eva Perón o en el jardín de la iglesia. “Por cuestiones dudosas, en el ‘51 el municipio decide sacarlo por considerar que no formaba parte del paseo de los monumentos. Se sacó de noche, algo extraño, descansó en un depósito municipal y no se sabe qué pasó”, cuenta.

20 años después se contrata a Máximo Maldonado para realizar un busto que se emplazó en 12 y 64. Lamentablemente fue atacado y se retiró para restaurarlo pero no volvió. Lo único que hay por estos días es el monumento del Obelisco en Plaza San Martín junto a una placa con su nombre pero “está dedicado a todos los que intervinieron en la ciudad”. En los espacios privados de la gestión pública sí está presente. Su busto se puede visitar en la Catedral, en el Museo Rocha y en el despacho privado del Intendente.

Casa de Pedro Benoit en San Telmo

El abogado Zuccarelli buscó darle visibilidad a la persona que formó, pensó y diseñó la ciudad para que fuera única, como lo es. Es así que un día nació la idea de encargarse él de hacer un busto. Así llegó al escultor Pablo Raimondi: “quería que fuera platense, alguien que entendiera de lo que se trataba”. El siguiente paso fue contactar a las autoridades locales para comenzar los trámites de la donación. 

Parece ilógico que una figura tan importante para los platenses no tenga un reconocimiento entre las calles que él se encargó de trazar. “El busto es un reconocimiento póstumo para perpetuar la memoria de sus nobles cualidades”, considera su familiar. Por lo mismo fue que se pensó muy bien dónde estará ubicado: “Va a estar en el jardín de la Municipalidad, sobre la avenida”. La obra se inaugurará a finales de octubre y el lugar fue estratégicamente pensado ya que es el punto donde todos los turistas visitan cuando llegan. “El plano de La Plata fue obra exclusivamente suya, y si bien fue su momento de mayor exposición, no debe pasarse por alto que antes de ellos ya había trazado varias ciudades, construido iglesias, puentes, colegios, y varias obras más”, declara su familiar.

La Plata fue el último proyecto de Pedro Benoit pero antes ya tenía 10 ciudades construidas y por lo menos 12 iglesias.

Él nunca especuló con el dinero que podría llegar a conseguir, por el contrario, murió con una deuda de 50 mil pesos en ese momento. Esta deuda fue condonada tras un proyecto de la Cámara de Diputados presentado una vez abierta su sucesión, en honor a su obra. Un dato que pocos conocen es que le regaló una casa a dos de sus empleados -en ese momento se le llamaban criados- que se iban a casar. 

Alejandro considera que la falta de reconocimiento al arquitecto, ingeniero y topógrafo se debe a que en Argentina no se asocia la idea de prócer con alguien que no sea militar. Lo que buscan es que sea reconocido no solo por un círculo mínimo de familiares. “En las escuelas debería enseñarse nuestra historia”, reflexiona.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla