Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,43
Dólar Ahorro/Turista $164.06
Dólar Blue $151,00
Euro $116,58
Riesgo País 1580
Toda la semana |LEJOS DE LA EXTINCIÓN
Otra dimensión: el indispensable papel de la lectura

En todos los ámbitos, pandemia mediante, la virtualidad nos acompaña -a veces hasta el agobio- desde hace un año. Sin embargo, los libros en su formato clásico están más vigentes que nunca

Otra dimensión: el indispensable papel de la lectura

Las bibliotecas familiares tuvieron alguna adquisición en cuarentena

Cecilia Famá

Por: Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

18 de Abril de 2021 | 08:35
Edición impresa

Durante la cuarentena, la lectura creció más de un 45 por ciento entre los argentinos. La permanencia en casa, la suspensión de actividades, las agendas más holgadas, se tradujeron en un esperable reverdecimiento del acceso a la literatura en múltiples plataformas digitales. Pero, además, la crisis sanitaria propició un espaldarazo menos obvio a los editores en papel, un formato al que se le suele atribuir pronóstico reservado, pero parece estar muy lejos de extinguirse.

Además, el aislamiento desperezó el impuso creativo de muchos, y despertó el interés por escribir la propia historia. En un contexto de pesimismo para los principales sellos editoriales, los datos alentadores surgen desde lo social, según lo revela un estudio realizado por Ghostwriter Argentina durante el primer semestre de aislamiento obligatorio en el país, entre marzo y agosto del año pasado.

Motivada por el nuevo escenario cultural, la firma, dedicada a la investigación y la literatura escrita por encargo, hizo un sondeo estadístico nacional entre diferentes franjas sociales y etarias, con el fin de observar el comportamiento colectivo intelectual en tiempos de coronavirus. Fernando Iannace, periodista, escritor y director adjunto de la organización, detalló que “se realizó sobre un total de 7.834 casos efectivos, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires y otras ciudades importantes del Interior, a través de una investigación cuantitativa y en base a un cuestionario estructurado que se formuló por una encuesta telefónica (IVR) sobre ciudadanos residentes, hombres y mujeres de entre 18 y 65 años, en condiciones de leer pero sin actividades laborales ni profesionales inherentes a la lectoescritura”.

En el plano general, el informe arrojó que el 45,7 % de los consultados reconoció haber comenzado a leer mucho más que antes durante el confinamiento. Si de motivaciones se habla, sobre ese total, el 66,2 % afirmó haber “recobrado costumbres de lectura abandonadas por falta de tiempo”, el 21,4 % dijo que “el afán por distraer la mente y relajar temores” lo llevó a sumergirse por mucho más tiempo en el mundo de las letras, y, por último, el 12,4 % restante señaló que se inició en la lectura para “dar lucha al aburrimiento”.

Puntualmente, el 43,2 % expresó que retomó alguna obra literaria, el 28,6 % dijo haber accedido a nuevos títulos de autores nacionales e internacionales a través de compras online de libros físicos y, el 28,2 % indicó que se volcó mucho a la lectura a través de las distintas plataformas y formatos de libros digitales. En cuanto a las edades, el muestreo detalla que la suba fue de un 40,7 % entre personas de 18 y 35 años, mientras que en el segmento que va de los 36 a los 65 años, el interés se disparó un 59.3 %. En materia de género, los datos fueron muy parejos, con un 52,7 % de mujeres y un 47,3 % de hombres.

Facundo Abalo, director de Edulp

MÁS AISLAMIENTO… MÁS LIBROS

“Es indudable que, más allá de todas las complicaciones ya conocidas, el aislamiento significó para muchas personas una vuelta a cierta dimensión de lo íntimo que suele asociarse con las condiciones ideales para la lectura. En ese marco, las editoriales se enfrentaron al desafío de seguir produciendo en un contexto de pandemia, vehiculizar procesos y garantizar la circulación de los materiales frente a una creciente demanda de los lectores”, dice Facundo Abalo, director de la editorial de la UNLP (Edulp).

“Desde Edulp, lejos de paralizarnos, tuvimos que dar respuesta a una dinámica de virtualización de la educación, que requirió la producción de materiales de estudio para las 17 facultades y los 5 colegios preuniversitarios a los que nos toca editar. Durante el 2020 editamos 60 libros, varios de los cuales fueron en soporte digital, y alojados en el repositorio de descarga gratuita de la UNLP, que está en 4º lugar entre los repositorios más importantes a nivel mundial. Esto significó, que nuestros libros pudieron llegar a distintas latitudes, de manera gratuita, agilizando la difusión y garantizando la democratización del saber, que es una de nuestras misiones”, dice Abalo.

Algunos de los títulos de la editorial universitaria tuvieron cerca de 10 mil descargas, en países como Suecia, Filipinas, Alemania, China y toda Latinoamérica. “Al mismo tiempo, no detuvimos nuestra producción de libros en papel” aclara el editor, “publicando durante 2020 títulos de divulgación científica para niños, novelas e investigación en ciencias sociales y naturales (incluidas varias investigaciones de la UNLP sobre el tema COVID). La logística para llevar a las librerías fue compleja, pero lo resolvimos haciendo envíos a domicilio de nuestros títulos, y los de otras editoriales universitarias que ofrecen sus títulos en nuestra librería. Tener una librería propia sin duda ayudó a que los títulos puedan llegar a los lectores”.

El 45,7 % reconoció haber comenzado a leer mucho más que antes del confinamiento

 

Desde la librería Ocio, Leonel Arance, uno de sus responsables, confirma que “en los primeros días de la cuarentena del año pasado se vivió una especie de boom de compra en modo delivery, algo infrecuente en el modo de acceder a la lectura, ya que para quienes nos gusta leer, entrar a una librería es el verdadero comienzo de un libro. Creo que este incremento se da por varios factores: la posible ampliación del tiempo libre en una porción de la sociedad, más la compra de libros como proyección de futuras lecturas: ‘ahora no tengo tiempo, pero lo quiero tener para leerlo después’, y, por último, una creciente militancia de lectoras y lectores, que apoyan, acompañan con su compra las apuestas de las pequeñas editoriales, comúnmente con publicaciones de un precio más accesible que los grandes títulos”.

“Creemos que nuestra tarea, al igual que la de las editoriales independientes, es darle lugar a autores y temáticas emergentes que no encuentras espacios en las editoriales comerciales, que sólo apuestan a lo que saben que funciona económicamente. Si las editoriales universitarias no toman esa posta, los nuevos autores están condenados a desaparecer”, coincide Abalo.

“EN 2020 SE LEYÓ DE TODO”

Desde el ámbito privado, los hermanos María Paz y Germán Alegre se han rediseñado en pandemia como librería virtual, y también como comunidad cultural online; comparten lecturas, un ciclo de cine y otros contenidos y propuestas a través de Instagram y Zoom. Consideran que “2020 fue un año de redescubrir la potencia del libro y de los bienes culturales en general. Pudimos sentir cuánta falta nos hacen. Los abrazos, los encuentros, las aventuras o los viajes que nos faltaron durante los meses de encierro, los pudimos encontrar en los libros”.

Germán Alegre, uno de los ideólogos de Liberto

“En 2020 se leyó de todo, hubo una especie de voracidad lectora” define Germán: “uno pensaría primero en la ficción, tal vez como modo de evadirnos de una realidad que de a ratos se volvió opresiva, pero también hubo lugar para el ensayo porque son tiempos en que todos andamos con la necesidad de entender un poco más. En este sentido, nuestro catálogo se centra principalmente en la narrativa contemporánea, es un catálogo pequeño que seleccionamos libro a libro, de manera artesanal y con mucho cariño, prestando atención tanto a nuestro propio criterio como a las sugerencias y gustos de todos los que forman parte de nuestra comunidad de lectores y lectoras. Nuestros principales canales de venta hoy son @libertocitybell en IG, y nuestra tienda online www.libertocitybell.com, con envíos gratis a domicilio”.

Arance comenta que “el 14 de abril pasado, la Cámara Argentina del Libro presentó su informe sobre la producción editorial del año pasado, donde hay una baja en la cantidad de ejemplares impresos por título, pero una mayor cantidad de títulos publicados. Esto indica el momento de incertidumbre que se vive en la industria, donde se sigue apostando por nuevas y nuevos autoras y autores, y a su vez imprimen menos que antes, para no perder dinero con ejemplares de más. Existe, hoy en día, una ampliación en las temáticas, géneros y estilos que se publican, y a su vez la tecnología permite hace un enfoque más localizado del público interesado en esas distintas posibilidades editoriales”.

En cuento la modalidad de ventas, el librero asegura que “hoy en día el abanico se diversificó, funcionan cada vez más las redes sociales como primer contacto con las lectoras y los lectores. A partir de ahí, se selecciona el modo en que el libro llegará a sus manos: puede ser por delivery, por correo, si es necesario de acuerdo a las distancias, o reservando el ejemplar para que luego pasen por la librería. Pero son las redes la primera vidriera, la primera mesa de novedades. Esto se potencia porque las editoriales y las autoras y autores también comunican desde sus propias páginas, entonces ya no es necesario entrar a la librería para saber cuáles son las novedades de cada mes”.

E- BOOKS Y BIBLIOTECAS DIGITALES

Otro de los conceptos que apunta Arance es el de que “en cuanto a los e-books, aumentó la oferta de las editoriales, pero hoy en día funciona más como ‘gancho’ para la compra del libro en físico, que como una alternativa que realmente reemplace al objeto-libro”. Sobre esto último, el informe de Ghostwriter señala que la venta de e-books y la suscripción a bibliotecas digitales en Internet creció en Argentina un promedio de 44,3 % desde el inicio de la expansión de la COVID-19. Sin embargo, en estos segmentos, los números locales todavía están muy lejos de asemejarse a los del Viejo Continente: en los países europeos más afectados por la pandemia, el crecimiento casi triplica los indicativos nacionales. Como ejemplo, en España, durante el aislamiento obligatorio, la cantidad de usuarios en la plataforma eBiblio, el servicio de préstamos de libros electrónicos de bibliotecas públicas organizado por el gobierno de ese país, ascendió a un promedio sostenido de 120 % y casi se duplicó el número de visitas a su web.

El estudio observó que no sólo la lectura creció en el marco de la “nueva anormalidad” que padecen el país y el mundo, sino que, además, hay cada vez más gente que echa a rodar su imaginación, buscando escribir historias y decidiéndose a cumplir con el viejo anhelo del libro propio. Así como psicólogos y neurólogos reconocen por estos días que los sueños y el recuerdo de los mismos se profundizan durante el aislamiento, fundamentalmente por cuestiones de estrés o ansiedad, también florecen otros aspectos sensoriales que se manifiestan como inquietudes que disparan la necesidad de cumplir los otros sueños, si se quiere los más terrenales: aquellos que se pueden concretar.

“Al principio de la cuarentena del año pasado se vivió un boom de compra en modo delivery”

 

“Hemos recibido entre un 25 y un 30 por ciento más de consultas durante los últimos cuatro meses, por parte de personas que quieren editar sus propios contenidos” afirma Iannace, quien desde hace varios años forma parte de Ghostwriter Argentina, una institución acuñada por “escritores fantasmas” que brinda servicios de escritura, prescindiendo de los derechos de autor.

El redactor en las sombras también explica que “el libro propio es una herramienta que todos quieren tener porque da prestigio a su autor”, y reflexiona que “en tiempos en donde el miedo a la muerte subyace con crueldad, escribir un libro propio es como dejar una huella marcada en la eternidad. Al parecer, pandemia y cuarentena conformaron una simbiosis que logró resucitar el vuelo intelectual de quienes buscan ser navegantes de historias ajenas, pero también serán reconocidas por alumbrar un sinfín de nuevos autores, biológicos o adoptivos, de títulos e historias que nutrirán el ecosistema literario para siempre”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla