Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Séptimo Día |NOVEDAD

María Teresa Andruetto: el arte de pulir las voces

La escritora cordobesa reconstruye la vida de una militante política desde los setenta a la actualidad y, con ella, la de un linaje de mujeres

María Teresa Andruetto: el arte de pulir las voces

María Teresa Andruetto / Web

12 de Marzo de 2023 | 06:46
Edición impresa

En “Aldao”, María Teresa Andruetto construye una ficción que trabaja con la memoria, ese material de la experiencia vivida que la autora reivindica en su literatura y que aquí configura en un relato sobre los vínculos y el tiempo, donde se cruza la clandestinidad, la traición, la militancia, las instituciones psiquiátricas, la relación madre e hija, la vida en la marginalidad, la potencia de la solidaridad y la pandemia.

Como una composición de miradas, “Aldao” (Random House) pone en escena perspectivas que hacen puntadas intergeneracionales. Para Andruetto lo que llegan son las formas, voces a las que luego pule y escucha cuando están en ese momento donde sus vidas toman una dirección distinta, ese instante donde hay una desviación. Mientras escribe entra y sale de esas voces “como un actor que ensayara un personaje”, según dice.

La literatura de Andruetto opera en la oralidad. “Es lo que más me interesa y es también lo más difícil de apresar, de volverlo verosímil, que en el habla el personaje se diga completo y siempre suene a él mismo, siempre suene como que estamos escuchando la voz de alguien. Por empezar la voz de alguien verdadero y, luego, la misma voz a lo largo de todo el relato”.

Hay en “Aldao”, título de la novela pero también territorio ficcional de otros libros como “Lengua madre”, un linaje de tres mujeres: la abuela Ilaria, la madre, la hija Diana. A la mayor, la tristeza de su infancia la marcó a fuego y aunque tuvo su oportunidad de mirar al futuro el dolor quedó estacado; la que habla en primera persona es estudiante y militante política de los 70, en la clandestinidad, dañada por la traición, que pare a su hija un día de calor imposible en una piecita de chapa; y la otra es Diana, pronta a ser madre ella también mientras se pregunta sobre su identidad y como una voz psíquica que le habla va narrando el lazo que une su historia familiar, la relación con su mamá o la ausencia del padre.

Sobre las formas en que surgió la novela, la propia autora detalla: “Percibo una frase que es verdadera, la siento dicha por una mujer. ¿Quién es esa mujer? ¿Qué edad tiene o en qué circunstancias vive? Empiezo a fabular en torno a eso y a tirar de esa voz para que cuente. Por supuesto que hay un alimento de cosas vistas, vividas, escuchadas, todo ese capital que tenemos los que escribimos. Cuando dejo unos días de escribir retomo lo que ya tengo diciéndolo en voz alta para ver si esa voz renace y la puedo sostener. Y luego después sucede que, de pronto, aparece la necesidad de decir algo que no lo puede decir ella, claro. Entonces ¿qué dice la hija? Y aparece otro modo de contar la hija acerca de sí, como si fuera la psiquis que habla consigo en una forma narrativa en tercera que la sigue y de pronto aparecen muchas voces, pero una se impone porque suena verdadera, no se por qué. Como dice Montale, no hay experiencia que capture el rayo pero quien vio la luz nunca lo olvida. Siempre hay algo de lo que los teatristas llaman el accidente: uno va en un sentido y de pronto aparece algo que hace que uno se desvíe hacia esa zona. Bueno aquí enseguida eso se emparenta con una mirada poética de Diana y quizá eso permite un contrapeso con la dureza de lo que se está contando. Se va armando algo que no estaba decidido en el principio pero sí responde un poco a mi manera que es ir buscando un equilibrio, compensaciones”.

María Teresa Andruetto es cordobesa y estuvo de visita en Buenos Aires para presentar esta novela que escribió en pandemia. Promete que volverá pronto para la Feria del Libro, cuando espera presentar dos lanzamientos: una reedición de “La durmiente”, libro para infancias, y una autobiografía lectora en la colección Lectores de Ampersand. Pero en el año la esperan más novedades y proyectos entre cuentos, crónicas, ensayos, columnas en radio.

Este 2023 se cumplen tres décadas de la publicación de su primera novela “Tama”, que significó su inserción en el campo literario cuando ella estaba pronta a los 40 años, aunque escribía de muy joven. “Encuentro una diferencia entre escribir y ser escritor: ser escritor es poner la palabra privada en el espacio público, someterse a la observación y devolución de los otros y sostener esa palabra. Escribí mucho tiempo sin sentir esa necesidad y después, cuando la sentí, no logré publicar por muchos años. Todo eso me llevó los primeros 40 años de mi vida”, cuenta en un bar de hotel del microcentro porteño.

Después empezaron las publicaciones y no paró, cuenta, pero “a la vez mi relación más íntima con la escritura no cambió. Y la literatura me trajo muchas cosas: primero, la alegría de publicar, algo impensable y luego, no enseguida, pero al cabo de unos años, el crecimiento cada vez mayor de lectores, del tipo de lector del que siento orgullo, lectores consistentes, verdaderos”.

En “Aldao” el clima de época, el paradigma social, la mirada de género, la marginalidad, el silencio, las formas de vidas posibles, la soledad y la identidad social y colectiva se entretejen como capas que no se alinean en una cronología ni en un estilo sino que se superponen y se desvían, como un caleidoscopio. La novela puede ir de los ritmos de una pensión de una ciudad a partir de la mirada de la militante escondida en una de esas habitaciones gracias a la solidaridad y entrega del dueño del hotel, como también por el fluir de la psiquis de una mujer que revisa su historia.

“Me gusta la mirada polifacética de los acontecimientos porque no estoy tan segura de los acontecimientos -dice Andruetto-, no tengo una mirada monolítica. Cómo se ve esto si yo soy hija, si soy madre, si soy abuela, si soy pobre, si soy amiga. Cómo se ve esto en una época, una condición social, un sector de la clase media baja, o de la marginalidad. Eso me interesa porque me saca de la certeza, del fundamentalismo, de la escritura militante, me saca de todos esos lugares donde no quiero estar. He sido militante de muchas causas pero a la hora de la escritura me interesa ponerme en cuestión, discutir conmigo misma los lugares comunes y ver qué pasa con esas fisuras”.

 

Aldao
MARÍA TERESA ANDRUETTO
Editorial: RANDOM HOUSE
PAginas: 224
Precio: $3.999

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$120/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2250

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$160/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3450

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$120.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2250.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla