Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,14
Dólar Ahorro/Turista $214.73
Dólar Blue $239,00
Euro $135,24
Riesgo País 2434
Inundación: la Provincia sabe cómo pero no tiene con qué

Expertos holandeses dieron el visto bueno al viejo Plan Maestro para la Cuenca del Salado. Dicen que es la única solución. Pero las obras costarían 1.800 millones y el dinero no está

Inundación: la Provincia sabe cómo pero no tiene con qué
14 de Mayo de 2001 | 00:00
La Provincia tiene -según la opinión de reconocidos expertos de Holanda, un país con tradición centenaria en el manejo de los problemas hídricos- la solución integral para el problema de las inundaciones en el noroeste de su territorio. Pero no tiene el dinero para ejecutar las obras necesarias y el panorama económico indica que no lo tendrá -ni tampoco el Estado nacional-, al menos en el corto y mediano plazo.
Así se desprende de un diagnóstico que dejaron técnicos holandeses que visitaron las zonas inundadas de nuestra provincia y de las de Córdoba y Santa Fe, para estudiar el dramático y permanente problema que generan los desbordes de la laguna La Picaza inundando enormes áreas en los tres Estados provinciales.

Sorprendidos por la extensión de nuestra pampa y sobre todo por el tamaño de la conflictiva Cuenca del Salado -alrededor de 170.000 kilómetros cuadrados contra los 40.000 que tiene toda la superficie de Holanda-, los expertos sobrevolaron las zonas afectadas, en el marco del relevamiento y estudio que realizaron.
La opinión coincidente de los técnicos, encabezados por la viceministra de Obras Públicas del Reino de los Países Bajos, Monique de Vries, fue que las tres provincias deben ponerse de acuerdo para emprender obras comunes contra las inundaciones. Dicho de otra manera: de nada sirven los emprendimientos aislados y propios de las provincias, porque de ese modo no se podrá solucionar el problema de fondo.
El consejo no es nuevo pero hasta ahora ha sido desoído desde las tres provincias, donde se han ejecutado obras de emergencias que en muchos casos llevaron el agua de un distrito a otro, mientras el problema integral permanecía intocado.
En el caso de la provincia de Buenos Aires -donde se invirtieron en el 2000 unos 40 millones de pesos en obras de emergencia, meramente paliativas, para aliviar la situación de por lo menos 20 de los 36 municipios jaqueados por el agua- los holandeses consideraron "acertado" el llamado Master Plan para la Cuenca del Salado y las obras proyectadas aguas arriba.

El ministro de Obras Públicas bonaerense, Julián Domínguez, se reunió con la viceministra de Obras Públicas de Holanda, Monique De Vries, con la idea -según la versión oficial- de poner en marcha un plan de cooperación. En rigor, la visita de la funcionaria holandesa tuvo también carácter de misión comercial, ya que de su comitiva participaron empresarios de su país interesados en las futuras licitaciones de las obras.
Después de esa reunión, de la que participaron equipos técnicos holandeses y bonaerenses, los visitantes dejaron plantada, a manera de primario diagnóstico, la idea de que el llamado Plan Maestro del Salado es "un buen punto de partida" hacia la búsqueda de soluciones integrales al problemas de las inundaciones en la Provincia.
Vale recordar que los holandeses ya metieron mano en la problemática de las inundaciones bonaerenses, cuando durante los primeros años de los '90 con las obras realizadas en las Lagunas Encadenadas del sudoeste.
La primera parte del Plan Maestro ahora nuevamente recomendado prevé la ejecución de obras aguas arriba, en la zona de General Villegas, Trenque Lauquen, Junín y Chacabuco, entre otros distritos jaqueados por los desbordes de la laguna La Picaza, en los límites entre las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. En esa zona se planean obras de regulación de las lagunas Mar Chiquita y La Cañada y la canalización de Las Horquetas.

Esas obras, según se indicó, forman parte del Plan Federal de Infraestructura a cargo del gobierno nacional elaborado el año pasado. Pero, como se admite desde los despachos oficiales bonaerenses, "se viene postergando" por falta de fondos.
Aguas abajo en la cuenca del Salado, por su lado el gobierno provincial firmó contrato con consultoras para proyectar cinco obras que apuntan a triplicar la capacidad de drenaje de los canales Jauretche, Mercante y República de Italia a lo largo de 220 kilómetros. Y se proyecta otro canal troncal de 120 kilómetros al sur de la ruta 5, con una estación de bombeo a la altura del complejo Hinojo-Las Tunas, una obra que beneficiaría a los distritos de Trenque Lauquen, Tejedor, Pehuajó, Carlos Casares, Nueve de Julio, Bragado y Saladillo. Y otro canal desde Mones Cazón a lo largo de 250 kilómetros hasta el arroyo Saladillo, interesando a los distritos de Daireaux, Irigoyen, Pehaujó, Casares, Nueve de Julio y Bragado.
Mientras esas obras de fondo se definen y se esperan los recursos para hacerlas, la Provincia tiene 250 equipos viales e hidráulicos en las zonas de 25 de Mayo, Casares, Arenales, Chacabuco, Viamonte y Lincoln en el marco de acciones para asistir a los distritos afectados, que suman 36 según la última evaluación.
Para el ingeniero Angel Maidana, responsable provincial de Obras Públicas, el diagnóstico de los holandeses es certero, pero el problema pasa por "la financiación del Master Plan".

"Se necesitan entre 1.500 y 1.800 millones de dólares para invertir en un conjunto de obras que podrían demorar entre 15 y 18 años, es decir en un ritmo de inversión de 100 millones de pesos anuales", explica el funcionario.
El Master Plan fue incluido, como se dijo, en el Plan Federal de Infraestructura proyectado por el gobierno nacional mediante un fondo fiduciario. "Como en esas obras interviene la iniciativa privada, lo que posterga su inicio es el elevadísimo nivel alcanzado por las tasas crediticias debido al llamado riesgo país", se explicó, como forma de señalar que a corto y mediano plazo parece improbable que el dinero aparezca.
Se trata de un plan flexible que permite ir monitoreando el esquema de caudales hídricos y, de ese modo, mejorar, ampliar o reducir el proyecto general en función de sus resultados.
Iniciados los estudios en 1993, recién en 1997 se hizo el proyecto general del Master Plan, a un costo de tres millones de dólares que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pagó a una consultora inglesa.
Sobre los conflictos interprovinciales, se indicó que por estos días se esperan reuniones del comité formado entre Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, La Pampa y San Luis para tratar el manejo de las aguas del Río V y evitar la realización de obras inconsultas que puedan perjudicar a sus vecinos, como de hecho ha venido ocurriendo.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla