Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Hacia la integración a través de la comunicación y la formación laboral

En la Escuela Antonio Próvolo 80 chicos y jóvenes sordos son formados a través de un enfoque interdisciplinario

Hacia la integración a través de la comunicación y la formación laboral

Hacia la integración a través de la comunicación y la formación laboral

9 de Mayo de 2010 | 00:00
Lograr que los chicos y jóvenes sordos tengan igualdad de oportunidades, fortaleciendo en ellos la capacidad de comunicación y la formación para obtener una mejor inserción en la sociedad. Ese es uno de los principales objetivos que persiguen los docentes, profesionales y religiosos que trabajan en la Escuela Antonio Próvolo, una entidad que funciona en La Plata desde 1914 y donde actualmente estudian 80 chicos de la ciudad y sus alrededores.

Según indica el padre Juan Granuzzo, presidente de la Obra Antonio Próvolo que tienen a su cargo la administración del establecimiento: "nuestra tarea apunta a fortalecer la capacidad de comunicación y la formación laboral como única posibilidad de inclusión social y futuro. Trabajamos para que los chicos tengan igualdad de oportunidades".

Situada en 47 y 25, la escuela es una institución gratuita, reconocida y subvencionada por la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada (Dipregep).

Los avances tecnológicos (implantes cocleares, audífonos digitales, sistemas de FM) permiten que los niños sordos puedan ser abordados a través de la metodología "Auditiva-oral", que pone énfasis en lo auditivo para la decodificación del lenguaje.

El alma de la Escuela, coinciden sus autoridades, son sus maestros: profesores de sordos especializados en diferentes disciplinas, como la atención temprana, Inicial, Primaria, Nivel enriquecedor (equivale a un secundario), integración y apoyo.

El equipo de profesionales está integrado por fonoaudiólogos, especialistas en habilitación auditiva y articulación, psicopedagogos, asistentes sociales, terapistas ocupacionales y médicos. "Acompañan al alumno y a su familia, y estudian el perfil particular de cada chico", indicaron desde la Escuela.

ASISTENCIA SOCIAL

La Escuela atiende a alumnos que provienen de distintas zonas de la Ciudad y de localidades vecinas. Además del servicio de transporte, la institución tiene un comedor.

"Hoy tenemos alrededor de 80 alumnos, pero apuntamos a tener más", explicaron los directivos del establecimiento. Del total de estudiantes, calculan que sólo la mitad tiene obra social, pese a que por ser discapacitados, deberían contar con una pensión del Estado. "Hay chicos que llevan un año esperando la pensión", afirmaron desde la institución.

"La realidad de los chicos es particular, por las desigualdades que deben atravesar", señaló Daniela Martínez Rizzo, asistente social. "Muchas veces hay problemas vinculares, socioeconómicos o relacionales", agregó Rizzo.

Para paliar esa situación, la Escuela cuenta con un Banco de audífonos, indican los maestros de la Escuela quienes se muestran orgullosos porque dos ex alumnos que siguen conectados con la institución a través de un sistema de tutorías, cursan actualmente carreras universitarias.

TALLERES

Otro orgullo de la Escuela, según concuerdan los trabajadores, son "los talleres". Actualmente funciona el de Carpintería, Informática y artesanías.

Alejandro García, maestro de carpintería, explicó a este diario que si bien el taller está equipado con máquinas de gran calibre, "el objetivo es enseñarles a los chicos a trabajar con herramientas manuales, para que sean independientes y puedan autogestionarse".

"Acá aprenden distintos procesos, tiempos, cualidades de los materiales, un plan de trabajo, y en especial a ser creativos. Es una salida laboral. Esto los va a ayudar a insertarse", expresó el carpintero.

Mesas, sillas, bancos, y hasta juguetes, son sólo algunos de los objetos en madera que construyeron los alumnos del taller.

"Tenemos varios alumnos que consiguieron trabajo como "data-entry" (acceso de datos)", afirmaron desde la institución, y remarcaron que en la actualidad hay 29 alumnos integrados, a cargo de cinco profesores especiales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla