Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,17
Dólar Ahorro/Turista $175.18
Dólar Blue $201,00
Euro $119,82
Riesgo País 1872
Espectáculos |CINE POR TV
Michelle Pfeiffer, Israel y lo gay

8 de Diciembre de 2013 | 00:00
ESCENA DEL FILME “CHÉRI” QUE ESTA NOCHE A LAS 20,40 SE VERÁ POR LA PANTALLA DE I-SAT
ESCENA DEL FILME “CHÉRI” QUE ESTA NOCHE A LAS 20,40 SE VERÁ POR LA PANTALLA DE I-SAT

Por Amilcar Moretti

La delicada y etérea Michelle Pfeiffer, ya en su madurez (el filme está fechado en el 2009), siempre rinde buenos frutos entre sus admiradores masculinos y, quizás, o sobre todo, entre sus admiradoras silenciosas que ven en ella una belleza sin siliconas, muy sensual en su atracción opuesta a la de una chica “botinera” o una fabricada supermodelo internacional. Pfeiffer da bien como mujer o chica común que, sin embargo, maneja una belleza excepcional basada no solo en un equilibrio físico general no ampuloso sino en especial en las líneas armoniosas y hermosas, suaves y no redondeadas, de su rostro, de sus labios y su sonrisa, de sus ojos, y en el manejo del cabello, cuidadosamente desordenado y lacio.

Es que Michelle Pfeiffer salva a “Chéri” por su sola presencia y por su entrenamiento y desarrollo actoral, con antecedentes como “Las relaciones peligrosas” y “La edad de la inocencia”, esta última de Martin Scorsese. “Las relaciones peligrosas”, ya un clásico moderno del cine esteticista-historicista, tuvo como autor al británico Stephen Frears, creador de la mencionada obra considerada como una de las más cuidadas y preciosistas de las últimas décadas. Frears, muy dado también a las películas de contenido y denuncia social y política por el lado del progresismo socialista o laborista en su momento más combativo, es un director versátil entrenado también en Hollywood. En los últimos años, a Frears se lo menciona sobre todo por “La reina”, que gustó a tantos como los que no conformó.

“Chéri” es también de Stephen Frears, solo que se ubica en París del 1900, y Pfeiffer es una cortesana retirada que acepta, a pedido de su amiga (Kathy Bates), seducir y formar en el arte amatorio a su joven hijo, llamado justamente Chéri (Rupert Friend, su intérprete). La cuestión es previsible, entre Pfeiffer y Friend pasan de a poco a otro plano, el de un vínculo más entrañable, amoroso de nuevo nivel, más duradero, si así es como se define el amor, por su extensión en el tiempo. Todo es “perfecto” en “Chéri”, la película, desde la ambientación y el vestuario hasta la puesta en escena y los decorados, los movimientos de cámara, los encuadres, los gestos y detalles. Nada falta. Además de Pfeiffer, está esa actriz mayor ya citada: Kathy Bates, capaz de dar cátedra en cualquier papel (basta recordar su desnudo completo y frontal frente a Jack Nicholson en “Las confesiones del señor Schmidt”, solo equiparable al de Charlotte Rampling en “La piscina” de Francois Ozon). Pero algo falla es esta película que igual merece ser vista porque no resulta una pérdida de tiempo: hay una liviandad que hace que no pueda ser tomada del todo muy en serio y de modo profundo.

I-Sat a las 20,40.

Mas alla del amor gay

“Out in the Dark” es la otra película de la jornada, que ya recomendé (ver edición EL DIA, miércoles pasado). No es solo una obra sobre la relación de amor homosexual entre dos jóvenes, uno palestino y estudiante que desea probar mejores horizontes, y otro israelí de profesión arquitecto. En “Out in the Dark”, que permanece casi desconocida y es del 2012, el planteo enseguida va más allá del amor gay y prende en dilemas profundos que hacen a lo humano universal y que también desbordan lo político, lo económico estratégico o lo religioso-étnico.

Película seria sobre una cuestión que está rodeada de graves circunstancias pero que aquí, al verse, no apesadumbra. Tiene el tacto e inteligencia de no esconder la verdad, la cruel realidad, y también de no engañar con resoluciones artificiales alejadas de un conflicto bélico muy peculiar que persiste desde hace décadas. Es casi una película de introspección sin caer en la oscuridad del monólogo sin salida y a la vez es un registro de la crueldad de los dos lados, los dos contendientes: la sociedad israelita que hace racismo con un palestino y los palestinos fanáticos musulmanes que crucifican homosexuales. En el medio, el deseo de completar el destino que se siente como propio y en simultáneo ejercitar y experimentar la libertad y el deseo de vida.

I-Sat a las 22,30.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla