Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UNA DE CADA TRES PERSONAS SUFRE AL VIAJAR EN AVION

Reconocen que la tragedia de Medellín reavivó el miedo de muchos a volar

Psiquiatras y expertos en aerofobia observan un aumento de casos tras el episodio y aseguran que es un temor más común de lo que se suele creer

En el umbral de las vacaciones, cuando muchos ya tienen comprados sus pasajes aéreos para viajar, la tragedia aérea ocurrida el lunes en Medellín disparó el miedo que ya de por sí genera en algunos subirse a un avión. La intensa cobertura mediática que tuvo el incidente en el que perdieron la vida 71 personas (entre integrantes del Club Chapecoense, periodistas y miembros del a tripulación) produjo en los últimos días un notable aumento en las consultas por aerofobia, según reconocen psiquiatras y expertos en el tema, quienes aseguran que se trata de una fobia mucho más frecuente de lo que se suele creer.

Pese a que las probabilidades de perder la vida en un accidente aéreo son 86 veces más altas que hacerlo en uno vial, el miedo a que se caiga el avión en que viajamos resulta mucho mayor. Distintos estudios, tanto a nivel local como internacional, han observado que al menos 1 de cada 3 pasajeros sufre miedo o ansiedad al tomar un vuelo y 1 de cada 5 directamente evita tener que volar.

Así de frecuente, el miedo a volar también resulta hoy muy invalidante. Lejos de afectar sólo las vacaciones o viajes de placer resulta también un fuerte obstáculo para quienes deben viajar por cuestiones de trabajo o tienen un familiar cercano viviendo fuera del país. En un tiempo en que el avión se ha vuelto el medio de transporte casi excluyente para las distancias largas, sufrir aerofobia significa postergar el encuentro con un ser querido, perder una buena oportunidad de trabajo o incluso privarse de conocer destinos a los que siempre soñamos ir.

¿Cómo se explica este temor? Aunque los aerófobos sueles justificarse diciendo que su actitud es razonable dado que el hombre no fue hecho para volar, quienes se dedican a tratar la aerofobia explican que responde a una combinación de factores tanto individuales como externos que no tienen una base racional.

“El miedo a volar es un collage que se va armando a partir de alguna mala experiencia de vuelo pero que en la mayoría de los casos incluye también el estrés y la ansiedad coyuntural del viajero, su contexto familiar (’padres temerosos engendran hijos temeroso”) y hasta ciertas vivencias recientes, desde el nacimiento de un hijo hasta episodios traumáticos como un asalto o un problema de salud”, explica el psiquiatra Claudio Pla, director del programa de ayuda para aerófobos Poder Volar, quien señala también la fuerte incidencia que tienen los medios de comunicación.

La enorme atención mediática que reciben lo accidentes aéreos y un manejo muchas veces imprudente de la información en torno a ellos suelen generar la idea de que el riesgo de morir en un avión es mayor al de otras situaciones que son en realidad más riesgosas, como viajar en auto por la ruta, andar en bicicleta por la calle o incluso meterse al mar, explica el psiquiatra al contar que la cobertura periodística de la tragedia de Medellín disparó el miedo en la población. “En los últimos días tuvimos un aumento tanto de consultas nuevas como de recaídas”, asegura Pla.

“Cada vez que ocurre una tragedia aérea como la que sufrió el avión que transportaba al equipo de fútbol brasileño Chapeocoense, lo primero que se cruza por la cabeza de la mayoría de las personas que tienen miedo a volar es `no me subo más a un avión’. La cobertura periodística, especialmente de los medios más amarillistas, no ayuda a pensar otra cosa”, coincide en señalar Carola Sixto, creadora del sitio web Miedo a los Aviones, una iniciativa de periodistas, publicistas, diseñadores y expertos en marketing que aman los viajes pero que sufren en carne propia el miedo a volar.

“Ver el video de un accidente aéreo no es el problema, el problema son las interpretaciones que las personas hacen sobre el accidente una y otra vez”, explica Carola citando a la psicóloga norteamericana Julie Pike, para quien “el mayor peligro es interpretar que un evento triste y desafortunado que ocurre con muy poca frecuencia es algo que puede pasar todos los días”.

Aunque no es psiquiatra ni terapeuta, sino periodista, Carola sabe mucho del miedo a volar. De hecho pasó quince años de su vida sin atreverse a subir un avión. “Fueron años de poner excusas: no tengo dinero, el médico no me deja viajar, estoy con mucho trabajo; lo peor es que yo misma me creía todo lo que decía con tal de no subirme a un avión”, confiesa.

La fobia de Carola tocó fondo cuando hace unos años su esposo consiguió un pasaje gratis a Nueva York y ella tuvo que tomar una decisión. Entonces buscó información de cursos y de expertos, y tras asistir a varias sesiones -que incluyeron un simulador de vuelo- logró animarse a volar. Fruto de ese triunfo personal, que la llevó a relacionarse con personas que sufren la misma ansiedad que ella y a interesarse por el mundo de la aviación, es Miedo a los Aviones, un sitio que ofrece información y consejos para superar la aerofobia.

CURSOS BREVES

Aunque el miedo a volar lleva a que muchas persona pasen, como Carola, muchos años de su vida sin animarse a subir a un avión y otras no lleguen a hacerlo jamás, una intervención muy breve alcanza en la gran mayoría de los casos para controlar la fobia. “Nosotros no decimos que resolvemos el problema porque puede resurgir; lo que ofrecemos es mejorar la calidad de la experiencia de vuelo, algo que se logra en el 90 por ciento de los casos con un curso de cuatro hora y material para leer”, cuenta el psiquiatra Claudio Pla, quien hace ya dos décadas que se dedica a esta actividad.

Como “el miedo y la ansiedad afectan el proceso cognitivo alterando la percepción”, la terapia que ofrece el programa Poder Volar dirigido por Pla -al igual que la mayoría de los cursos de su tipo- se basa en brindar información para dimensionar mejor la realidad de volar. “Trabajamos básicamente confrontando los miedos y prejuicios con información real sobre los sistemas de seguridad de los aviones, el entrenamiento de los pilotos, la dimensión estadística de los riesgos y otros datos objetivos que cambian en principio la actitud de quienes tienen miedo a volar. Pero además, recreamos la situación de vuelo con un simulador, enseñamos ejercicios de relajación y, cuando la aerofobia aparece asociada a un trastorno de ansiedad o una claustrofobia, también prescribimos medicación”, detalla Pla.

Fortalecer ante todo la confianza del viajero con información es también la base del programa Animate a Volar. “Consideramos que la mejor forma de animarse a volar es conocer de cerca los aspectos más importantes que hacen a un vuelo, como el entrenamiento del personal, las aeronaves y la planificación del vuelo, entre otras cuestiones de seguridad” explican voceros de esta iniciativa lanzada el año pasado por Aerolíneas Argentinas.

Aunque existen cursos y terapias muy efectivas para controlar la fobia, también algunas pequeñas actitudes personales pueden ayudar a sobrellevarla mejor.

Entre las recomendaciones que brinda por ejemplo el sitio Miedo a los Aviones (www.miedoalosaviones.com) está el intentar mantener a raya los pensamientos catastróficos que asaltan constantemente durante el vuelo a quienes temen volar. “Aunque no es sencillo, hay que hacer el esfuerzo de no aferrarse a esas ideas” para manejar la ansiedad.

No menos valioso sería hablar del tema: “la mayoría de las personas que sienten miedo a volar carga con la vergüenza de sufrir esta fobia. Hablar de esto con otra gente y aceptar lo que pasa ayuda a librarse de la vergüenza para ocuparse únicamente de cómo hacer para viajar mejor”, recomiendan los aerófobos en su sitio web.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...