Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ELDIA |
Surgen nuevos enigmas tras la muerte del fiscal

Encontraron elementos que indicarían que cambió a último momento la denuncia contra la Presidenta y eliminó un pedido de detención contra ella. Apuran pericias clave para la causa

2 de Febrero de 2015 | 00:00
Edición impresa
NISMAN EN UNA DE LAS ÚLTIMAS ENTREVISTAS QUE DIO PARA EXPLICAR SU DENUNCIA CONTRA LA PRESIDENTA
NISMAN EN UNA DE LAS ÚLTIMAS ENTREVISTAS QUE DIO PARA EXPLICAR SU DENUNCIA CONTRA LA PRESIDENTA

Alberto Nisman cambió a último momento el contenido de la denuncia que presentó contra la Presidenta y su canciller. Y no fueron detalles. Eliminó un capítulo en el que pedía el desafuero y la detención de la Jefa de Estado, del ministro Héctor Timerman y también del líder piquetero Luis D`Elía.

Esto se supo ayer, después de que trascendiera que los investigadores que revisaron el departamento de Nisman encontraron una versión de la denuncia que incluía estos requerimientos. Estaba escrita y arrojada en un tacho de basura. La versión que Nisman efectivamente presentó cuatro días antes de aparecer muerto tenía, en una carilla, extensas tachaduras hechas a mano. Este dato llamó la atención. ¿Por qué tachó una parte de la presentación en lugar de reescribir el texto? Algunos allegados dicen, incluso, que es algo especialmente raro por el estilo de trabajo de Nisman, que se caracterizaba por ser muy detallista y minucioso, inclusive en cuestiones de forma.

Nisman cambió a último momento el contenido de la denuncia que presentó contra la Presidenta

¿Qué lo hizo desistir de una parte medular de su denuncia? ¿Por qué cambió el texto a último momento? ¿No tuvo ni siquiera tiempo de mandar a reescribir una parte de la presentación para no hacerlo con una carilla tachada a mano? Son nuevas preguntas que se suman a una compleja trama de misterio que se ha tejido desde el mismo momento en que Nisman apareció muerto de un balazo en el baño de su departamento.

OTROS DATOS

No es, sin embargo, el único detalle que trascendió ahora sobre las últimas horas de Nisman. Se supo que hasta muy poco antes de su muerte dio órdenes sobre la causa. Y que a una de sus secretarias le había hecho numerosos encargues para la semana que pensaba iniciar con una presentación de su denuncia ante el Congreso.

Trascendió, además, que tenía un fuerte temor a ser espiado y que a esa misma secretaria le dijo que tenía que trabajar con todas las persianas de su departamento bajas para evitar ser observado.

Testimonios acumulados en la causa corroboran que el día anterior a su muerte Nisman había desplegado una intensa actividad en su casa y había citado a varios colaboradores que fueron y vinieron a lo largo del día. Lagomarsino fue el último, pero había estado también el abogado Claudio Rabinovich, la secretaria Soledad Castro y varios de sus custodios. A uno de ellos, inclusive, le pidió que llevara y trajera papeles desde la casa de la secretaria letrada de la Fiscalía.

La foto que Nisman envió por WhatsApp en la que mostraba el trabajo para la presentación que pensaba hacer el lunes en el Congreso parece “encajar” con los testimonios que ha recolectado la fiscal Viviana Fein y que describen a Nisman, en esas horas, como un hombre hiperactivo y concentrado absolutamente en la cuestión de la denuncia que había presentado contra la Presidenta.

Otros testimonios -entre ellos el de Lagomarsino- lo muestran preocupado por su seguridad y temeroso de ser espiado.

Hasta ahora, las declaraciones que ha tomado la fiscal Fein coinciden en un punto: nadie vislumbró que Nisman pudiera, ni siquiera remotamente, pensar en suicidarse.

En ese sentido, el aporte más trascendente es el que hizo Lagomarsino, a quien Nisman le pidió el arma prestada. Afirmó que el fiscal aludió exclusivamente a una cuestión de seguridad y de prevención y a que pensaba llevarla en la guantera del auto cuando saliera con sus hijas. Pero también dijo que Nisman “se quebró” al hablarle de sus hijas. Y que llegó a decirle: “¿Vos sabés lo que es que tus hijas no quieran estar con vos por miedo a que les pase algo?”.

Nadie vislumbró que Nisman pudiera, ni siquiera remotamente, pensar en suicidarse

La convicción que él no decidió quitarse la vida fue subrayada por su ex esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado, al hablar esta semana en la ceremonia de inhumación. “Estamos seguros de que esta fue una decisión tuya”, afirmó.

De los aportes testimoniales que hizo Arroyo Salgado en la causa se desprende otro dato que ha llamado la atención sobre los últimos movimientos de Nisman. Según trascendió, no le dijo a su ex esposa cuál era el motivo por el que volvía desde Europa a Buenos Aires. Aparentemente, habría alegado ante ella una cuestión de salud de su madre, Sara Garfunkel, a quien -según le habría dicho- iban a operar de un codo. Pero esa cirugía, según corroboró la propia madre del fiscal ante Fein, se había realizado varios días antes de que Nisman regresara al país.

Nisman, aparentemente, quería regresar al país junto a su hija mayor para volver a Europa unos días después. Sin embargo, su ex esposa se habría opuesto a esta decisión y por eso su hija la esperó unas horas en el aeropuerto de Madrid hasta que ella llegara desde Barcelona a buscarla.

Que Nisman no le haya revelado a Arroyo Salgado que al volver a Buenos Aires iba a presentar la denuncia que conmocionó a la política argentina no es, sin embargo, un dato que a los investigadores les llame especialmente la atención. Coincide, en todo caso, con la preocupación de Nisman por mantener reserva sobre esa cuestión. Muchos de sus colaboradores directos tampoco estaban al tanto de los plazos que manejaba el fiscal, aunque sabían que desde hacía tiempo trabajaba en la presentación que finalmente hizo el 14 de enero.

La causa suma, a medida que avanza, nuevos interrogantes. La fiscal Fein busca despejar algunas de estas dudas, aunque -a esta altura- quizá empiece a sospechar que será muy difícil obtener todas las respuestas.

En la sede de la fiscalía que investiga la muerte hay teléfonos, papeles y computadoras que quizá guarden, al menos, algunas de las respuestas que espera el país sobre este caso.


Notas relacionadas

La investigación entra en una etapa clave y de definiciones


Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla