Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Rinaudo, ese emblema

Un año atrás, la continuidad de Fabián Rinaudo en Gimnasia asomaba como imposible. La gestión externa de Gabriel Pellegrino logró su permanencia en el club. ¿Ahora habrá marcha atrás?

Rinaudo, ese emblema

     Identidad. Pertenencia. Identificación. No son palabras elegidas al azar. Tampoco dichas por el pulgar arriba de gurúes del marketing u Osho. Hacen a un club. Mucho más, a un club como Gimnasia, levantado uno y otra vez de la lona por "gente del club". Movimientos espasmódicos, volantazos cíclicos suelen alejar a quienes nacieron en la institución para buscar lo "nuevo", lo "moderno". Se llenan la boca hablando de "ideas", de un "nuevo proyecto futbolístico" y cuando sale mal, "vamo vamo los pibe" hasta que los pibes pierden y se va a buscar al jugador de pasado ilustre que debió haber llegado cuando todos compraban espejitos de colores...Si hasta alguna vez Gimnasia quedó como "los últimos salileros" de Fontanarrosa, "Cada vez más lejos de nuestras tierras, cada vez menos parecidos a nosotros mismos".

     Pero hay que creer. Siempre. Y más cuando la apuesta es un técnico joven, "hambriento", con ganas de hacer historia. Pero...hay que ayudarlo. Gimnasia debe minimizar el margen de error. ¿Cómo? Manteniendo una base. Acá, comienzan las discusiones. Licht sí, Licht no, ¿se va Mauricio Romero?, Oreja discutido, Chirola, Lobos...hay opiniones a favor, en contra, grises, lo que quieran.  Opiniones válidas. Ahora bien, si hay un nombre que en Gimnasia genera unanimidad es el de Fabián Rinaudo. Y después de tanto esfuerzo -y de esperarlo, porque estuvo un semestre lesionado, Fito puede irse.

     ¿Qué pasó? ¿No era que venía a retirarse en Gimnasia? La verdad, siempre fue un negocio un poco chino, con muchas manos pero con una certeza: Rinaudo jugaría cuatro años en Gimnasia. Pellegrino hacía la gestión, ponía el dinero con otros socios (aunque el actual Presidente lo negase) y Rinaudo jugaba a préstamo un año y ahora lo compraban. ¿Qué cambió? Del pase, nada. ¿Del contrato del jugador? Los protagonistas pasados y presentes deberán decirlo. Hoy, el jugador dice que no sabe de que le hablan, pero para la dirigencia el contrato es impagable. Se firmó en tiempos de Onofri y hoy la CD lo cuestiona. Pellegrino-Onofri round quichicientos y ¿Fito fuera del Lobo?

     Fabián Rinaudo es lo que en EEUU se denomina "jugador franquicia". El emblema de su equipo. No es Michael Jordan en Chicago Bulls de los noventa, pero tiene todo lo que el hincha espera de sus jugadores: entrega, sacrificio, amor por los colores. Y volvió vigente, lo que se le reclamó a tantos jugadores que volvieron "tarde" (aunque Chirola volvió a los 30, nadie movió un dedo cuando se fue a los 32 y jugó en Quilmes los años que debió haber jugado en Gimnasia). Vigente. Entero. Importante, aún con su personalidad tan alejada del show business futbolero. Un jugador al que había que armarle un equipo alrededor. Ese era el proyecto. Que palabrita esa en Gimnasia,,,se proyecta tanto que pocas cosas se concretan...

     Todo depende, siempre, de la persectiva. ¿Cuán grande o cuán chico es un trozo de hielo navegando en líquido? Depende de si enfría un whisky o si daña el estribor del Titanic. Tal vez el capitán Edward Smith haya pensado que era apenas un trozo de hielo que no podía hacer naufragar un buque. 

     Gimnasia debe empezar a esquivar los icebergs.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...