Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 25 °C
Nublado
Humedad: 49 %
25.2.2018
DECORACIÓN

El salón del lector

Siempre es un buen momento para leer un libro, elegir el espacio ideal nos invitará a hacerlo más a menudo

Leer y escapar de lo que nos rodea es una de las alternativas más fascinantes que se le puede brindar a la imaginación. Una propuesta de Lourdes Treviño Quiros.

Espacio diseñado por Lourdes Treviño Quirós.

Espacio diseñado por Asun Antó.

Espacio presentado por Asún Antó en la última edición de Casa Decor.

Leer y escapar de lo que nos rodea es una de las alternativas más fascinantes que se le puede brindar a la imaginación. Acomodarnos en un lugar privilegiado, aunque no sea grande, y deleitarnos con un buen libro, siempre es posible en invierno y en verano, pero cuando llega el tiempo de relax, habilitar un lugar para todo el año se hace casi imprescindible.

BIBLIOTECA MULTIUSO

La interiorista Lourdes Treviño Quirós es partidaria de adaptar espacios multifunción, una razón por la que, en la última presentación de Casa Decor, decidió presentar un proyecto con un espacio para trabajar desde casa.

“No se trata del típico despacho, sino una biblioteca en sí, un lugar agradable y acogedor donde apetezca leer, concentrarse y, ¿por qué no?, trabajar”, explica Treviño.

Paredes de microcemento y un suelo de madera de roble son el fondo elegido para esta zona de trabajo, decorada con diseños propios, y en la cual, diferentes tipos de iluminación contribuyen a crear diferentes ambientes con sistema domótico.

PARA RELAJARSE

Con la intención de que la atmósfera invite a pensar y relajarse, la interiorista Asun Antó, ha diseñado una sala-biblioteca inspirada en las que existían en las casas de la burguesía de finales del siglo XIX, en tonos blanco y gris, que recuerda que el papel sigue siendo el “gold standard”, el patrón oro de la cultura, más allá de la novedad de la tecnología en versión libro.

Clásica, pero luminosa, su propuesta posee una zona exclusiva para libros, perfectamente alineados, en dos alturas, que se comunica mediante unas escaleras y una clásica barandilla de hierro fundido, lo que la interiorista define como “una sala-estudio de un intelectual y amante de los libros, concebido como un espacio para pensar y relajarse”, dice.

Con este proyecto la diseñadora defiende que las nuevas tecnologías y los nuevos soportes audiovisuales “pueden coexistir con el papel”.

La decoradora considera que nos encontramos “en un momento en el que la sociedad tiende a individualizar los hábitos y las estancias, por lo que me ha parecido interesante crear una zona para compartir una costumbre que se está perdiendo”.

VARIOS RINCONES PARA UN MISMO USO

“El Salón del Lector” fue la única estancia con la que ha resurgido la biblioteca al uso en la última edición de Casa Decor y, en ella, se disponen diferentes rincones para disfrutar de la lectura, para descansar y relajarse ante la chimenea, o disfrutar de las vistas y la luz natural de la galería que caracteriza el espacio.

Antó ha dividido la estancia en dos zonas diferenciadas que se percibe por el cambio de pavimento y pilares, aunque el juego de vistas, un estilo parecido y los materiales, unifican estas dos áreas.

Considera una importante pieza del proyecto la pasarela a un nivel superior de la cota suelo, con una barandilla de hierro de principios del siglo XX, y la librería repleta de libros a medida que crece desde el suelo hasta el techo.

El espejo creado en cuarterones que forra una de las paredes de la estancia, crea un efecto mágico al duplicar todo lo que ocurre delante.

CLASICOS Y ACTUALES

“Hemos querido mantener las molduras, el parquet y las carpinterías principales de la sala. Y, en referencia a los pilares que dividen el espacio, hemos preferido recuperar los originales de hierro en lugar de los que encontramos en el estado actual”, apunta Antó.

Para crear una biblioteca de lo años XX ha creado elementos inspirados en diseños clásicos que han sido claves para el proyecto.

Al igual que la elección de materiales cálidos, naturales y claros. Colores como el blanco y el gris imperan en este espacio en el que la paz y tranquilidad está muy presentes.

El papel del proyecto de iluminación ha sido clave para dar importancia a los diferentes espacios y generar calidez en el ambiente, en el que se combina a perfección la luz natural con lámparas auxiliares y una luz tenue sobre los libros, que permiten ver los títulos con nitidez.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...