Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Habían consumido cocaína y marihuana

En controles sorpresivos detectan que 4 policías platenses estaban drogados

Las pruebas abarcaron a 150 efectivos de distintas dependencias. Dos de los resultados positivos fueron en el Comando, con oficiales que estaban en servicio. Los desafectaron. Los otros son administrativos de Villa Elisa

En controles sorpresivos detectan que 4 policías platenses estaban drogados

Las pruebas comenzaron en junio de 2017 y están a cargo de la Auditoría de asuntos internos / EL DIA

En momentos en que se discute la ampliación de libertades en el manejo de las armas para los agentes federales, el resultado de algunos controles toxicológicos sorpresivos que se hicieron en dependencias policiales de La Plata profundiza las dudas en relación con la conveniencia de aplicar el mismo protocolo a fuerzas provinciales como la Bonaerense.

Entre el lunes y el martes se detectaron cuatro casos positivos de consumo de drogas, dos de ellos en efectivos que “acababan de bajarse de un móvil y estaban de servicio”, trascendió.

Los dos restantes corresponden a agentes administrativos que se encontraban franco de servicio y se los convocó especialmente para la prueba.

Desde el ministerio de Seguridad explicaron que las muestras se tomaron en el marco del programa “Política de prevención y control del consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito de la policía de la Provincia de Buenos Aires” que implementa la Auditoría General de Asuntos Internos.

Rescataron, como un dato a favor, que “de los 150 controles toxicológicos que se hicieron en el ámbito de la Jefatura Departamental La Plata, cuatro casos dieron positivos, dos de ellos pertenecen al escalafón administrativo, lo que representa solo un 2,6 % de los testeados”.

“Lo importante es que esto se detectó porque decidimos hacer los controles. ¿Alguien antes hizo esto? No. Bueno este es el cambio”, destacaron.

Dos de los test positivos surgieron de las pruebas que se hicieron entre todos los agentes de la comisaría Decimosegunda de Villa Elisa, algunos de los cuales estaban en sus días de franco y tuvieron que “bajar de inmediato a la dependencia”, se informó.

Como ambos positivos involucraron empleados administrativos que no estaban de servicio en ese momento, se les “abrió una carpeta médica para que la Dirección de Sanidad los ingrese en un tratamiento”, explicaron fuentes de Seguridad.

Estos policías podrán reintegrarse al servicio, pero sólo cuando Sanidad lo decida.

Distinta es la situación de los otros dos policías que no pasaron exitosamente el control. Son agentes del Comando de Patrullas La Plata, a los que se les hizo la prueba “minutos después de que bajaron de un móvil y en situación de servicio”, trascendió extraoficialmente.

La sanción para ellos es más severa. Desde el ministerio dijeron que se les retiró el arma y ya fueron desafectados de la fuerza.

Desde distintos ámbitos aseguraron que este tipo de procedimientos se seguirán haciendo de manera sorpresiva en todas las dependencias de la Policía Bonaerense e insistieron en que el “porcentaje es muy bajo en relación con la cantidad de muestras”.

La práctica se puso en marcha de manera oficial en junio del año pasado, cuando el propio ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, se hizo los exámenes toxicológicos junto con el Jefe de la Policía, Comisario General Fabián Perroni, los funcionarios a cargo de las subsecretarías de esa cartera y el Auditor General de Asuntos Internos, Guillermo Berra.

Sin embargo, los operativos sorpresivos se implementaron a partir de agosto de este año, con el hallazgo de 160 dosis de cocaína de máxima pureza en la Brigada Antidrogas de La Matanza.

El test es simple y rápido. Consiste en un análisis de fluidos orales (saliva) por el que se determinan diferentes sustancias, y un control de alcohol por espirometría. En caso de que la prueba de sustancias sea positiva, se hace una contraprueba con orina. Si se repite el resultado, es definitivo.

La prueba detecta el tipo de estupefaciente consumido. En relación con los policías de La Plata, tanto en el Comando de Patrullas como en Villa Elisa, uno había inhalado cocaína y el otro fumado marihuana, confirmaron los voceros.

Objetivo

“Quienes tomamos decisiones no podemos estar involucrados con los problemas”, reflexionó Ritondo meses atrás, con el objetivo de “garantizar a los ciudadanos que, cuando están frente a un agente de seguridad, tengan la certeza que no está bajo los efectos de una sustancia”.

“Esto tiene que ver con una campaña de concientización de lo que significa el consumo de drogas, tanto lícitas como ilícitas”, aseguró el funcionario.

Los controles abarcan al personal de la Superintendencia del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, a los de la Auditoría General de Asuntos Internos y a todos los efectivos de la Policía bonaerense, incluidos los jefes e integrantes de la Policía Local.

Desde la entidad FUNDARTOX, encargada de supervisar los exámenes toxicológicos, destacaron que la Bonaerense “es la primera fuerza de seguridad del país que toma esta política de prevención y control”.

Los exámenes se implementaron luego de un convenio que el ministerio firmó con ese organismo.

Este tipo de análisis ya se realizan en Estados Unidos (con la DEA y el FBI), en Honduras (con la Policía Nacional), Ecuador (Policía Nacional) y México (entre diversas policías, la Federal, entre ellas), pero en Argentina la bonaerense fue la primera.

Desde diciembre de 2015 fueron apartados de esa fuerza más de 11.500 policías, mientras que los suspendidos superan los 2 mil, hubo más de 700 detenidos y se iniciaron unos 27 mil sumarios, de los cuales 926 fueron por enriquecimiento ilícito, informó el gobierno provincial. En el Registro de Policías Expulsados e Inhabilitados de la Provincia (REPEI), estarán especificados sus nombres, apellidos y causas de apartamientos.

11.500
Policías apartados de la fuerza. Ese total corresponde a los sancionados en todo el territorio provincial, por distintos motivos, entre diciembre de 2015 y octubre pasado. Además, más de 2.000 fueron suspendidos y 700 están detenidos.

Los que no estaban de servicio deben someterse a un tratamiento en la dirección de sanidad

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...