Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Video.- La ministra de Seguridad, en una de las zonas más calientes de la Ciudad

Patricia Bullrich visitó el operativo policial montado en "El Mercadito", escenario de tiroteos entre dos bandas que pugnaban por el control del barrio. ”Esos delincuentes están dando cuentas a la Justicia”, aseveró la ministra

Foto Roberto Acosta - EL DIA

Foto Roberto Acosta - EL DIA

Foto Roberto Acosta - EL DIA

Foto Roberto Acosta - EL DIA

Foto Roberto Acosta - EL DIA

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, supervisó esta mañana el operativo que desde hace unos días la Policía viene realizando en el barrio "El Mercadito", una de las zonas más calientes de la Ciudad.

La presencia de la funcionaria nacional, quien estuvo acompañada del ministro de Seguridad bonaerense, Christian Ritondo, y el intendente Julio Garro, se dio para hacer un repaso del despliegue policial que desde hace dos semanas "ocuparon" el barrio después de los sucesivos hechos de violencia que se registraron, situación que en rigor viene desde hace años.

“En la Argentina no hay territorio donde no pueda entrar la Policía o una ambulancia o grupo de trabajadores de las municipalidades”, afirmó la ministra al resaltar que en diversos operativos realizados en la provincia de Buenos Aires, se han detectado “bandas que intentar dominar el territorio” pero merced a operativos de saturación ”esos delincuentes están dando cuentas a la Justicia”.

“Aquí no se podía entrar, hoy el Estado ingresa, hay máquinas de municipalidad trabajando, los chicos que van al colegio, que vayan tranquilos, que no ya no hay tiroteos, porque los bandidos que estaban acá, donde había mucha gente trabajadora, ahora están rindiendo cuentas a la Justicia”, aseveró.

Por su parte, Garro calificó de “día histórico” la presencia de los funcionarios nacionales que supervisaron el operativo, ya que “luego de mucho tiempo, se puede ver que el Estado puede ingresar a este barrio, de gente trabajadora, que venía sufriendo a los delincuentes”.

En tanto, Ritondo comentó que el operativo de saturación conjunto de fuerzas de seguridad “es un trabajo conjunto que se realiza con el gobierno nacional” y precisó que también se efectuaron similares operativos en las villas Carlos Gardel, La Cava, y Villa Itati, entre otras.

Ritondo dijo que en el caso de El Mercadito primero se realizó un diagnóstico del lugar, tras lo cual se detectó que “en muchos lugares el barrio estaba invadido por el narcomenudeo y las bandas”.
Explicó que “gente honesta, trabajadora, debía padecer el accionar de estos delincuentes” y subrayó que “en un esfuerzo global” con las fuerzas federales se logró erradicar la violencia y los robos en ese barrio de la capital provincial.

Desde que las fuerzas de seguridad desembarcaron con controles las 24 horas, se registraron 19 detenciones, la mayoría por venta y producción de droga, aunque también se dio con dos sujetos que tenían pedido de captura y otros dos por tenencia de armas de guerra y resistencia a la autoridad.

Tanto de día como de noche, unos 200 efectivos policiales se encargan de la seguridad de una zona que se vio jaqueada tras los intensos tiroteos nocturnos entre bandas de la zona: una del área histórica de El Mercadito y otra afincada fuera del barrio, tras las vías del ferrocarril, a la altura de 1 y 514. La Policía Federal vigila en la zona de 120 y 520, y la Bonaerense en el denominado “Nuevo Mercadito”, que nació con casas construidas por la Provincia detrás del Mercado, hacia el Arroyo del Gato y las vías.

El punto de encuentro de ambas urbanizaciones, una pileta de tratamiento cloacal en desuso, fue campo de batalla de balaceras que perforaron paredes y aberturas de varias viviendas.

Según fuentes de la Policía y del vecindario, la guerra fue declarada el 29 de octubre de 2017, cuando fue asesinado a tiros un joven de 24 años en un callejón que corre paralelo a esa pileta. La huella se puede usar como vía de contacto entre El Mercadito y El Nuevo Mercadito. Ahí se ven lomas de tierra que esconden restos de autos.

“Eran todos robados y estaban tirados en el barrio. Como no logramos que los sacaran conseguimos máquinas y los enterramos”, indicó un referente del barrio.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...