Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Motociclismo

LA EXPLICACIÓN A UNA FOTOGRAFÍA Y A UNA ACTITUD PERSONAL

Un buen ejercicio visual y de reconocimiento con el mundo que nos rodea, es observar una fotografía y leer que dice y que nos cuenta . Aproximarse a un horario del día, un lugar determinado, una situación y sobre todo la detección de detalles que la hacen más interesante aun, si podemos conocer los antecedentes de sus protagonistas.

LA EXPLICACIÓN A UNA FOTOGRAFÍA Y A UNA ACTITUD PERSONAL

Por Leandro "Tato" Bolano

Un caso de ello es ésta fotografía, donde Leandro Bagnarelli #31 (quien aparece primero entre otros pilotos) vuelca su Yamaha R3 hacia la derecha en un ángulo perfecto, atacando la curva y llevando con autoridad su moto con medio cuerpo fuera de ella, mientras que su máquina solo espera ser llamada por su jinete para abrir aceleración e incorporarse en un solo movimiento sincronizado.

Otro es el valor que toma la imagen y descripción si el antecedente externo a la fotografía, es que “Leli” había sufrido un fuerte accidente el 11 de Septiembre de 2016 lesionándose de gravedad, fracturándose tres vertebras y lastimando su pierna derecha.

A casi dos años de aquel terrible momento, donde pocos pensaban en su regreso a la competición, Leandro comenzó a principios de la temporada 2018 a participar en la categoría R3 Cup del Campeonato Argentino de Velocidad, todavía recuperándose, pero el regreso no solo fue un deseo sino que el entrenamiento lo devolvió a la pista con madurez y profesionalismo.

“Cuando nos planteamos de volver a correr, sabíamos que debíamos hacer muchos sacrificios ya que no estaba recuperado al 100% físicamente, mi pierna derecha no respondía como yo quería y eso dificultaba mucho las cosas”

“En el momento de mi recuperación, René Zanatta me venía a visitar constantemente a casa y me decía que si volvía a participar, él se encargaría de entrenarme y darme una mano para que vuelva en condiciones, corriendo y recuperándome a la vez. Obviamente que de volver a una pista tenía que estar preparado antes y así fue. Arrancamos en una Mondial 150 cc trabajando en circuitos rápidos y lentos en cartódromos, en el circuito de Rafaela utilizando algunas chicanas, sectores diferentes del circuito, curvas de alta y baja velocidad, con desniveles, trabajando con conos, haciendo ochos usando distintas técnicas arriba de la moto para lograr velocidad en curva, aprender a derrapar, aprender a utilizar el freno delantero y el trasero que nunca lo había trabajado de esa manera”

“La Mondial 150 en la que René me hacía practicar me parecía chica, pero me equivoqué, se aprende mucho. Yo pensaba al principio que la moto no me serviría para aprender nada y hoy en día a esa “mototito” le debo agradecer mucho, me hizo entrenar bajo una nueva postura y aprendí cosas que ahora las puedo utilizar compitiendo”.

“Al principio me costó muchísimo ya que mi pierna no respondía. Muchas veces me volvía muy triste a casa porque no me salían las cosas y otras muy contento, porque me sentía confiado con lo que estaba aprendiendo. Entrenamiento tras entrenamiento me fui recuperado, mi pierna derecha se fue acostumbrando, pero fue sobre ella que trabajamos mucho más, ya que era la que más problemas me causaba, adaptándome y haciendo fuerte lo que físicamente más me costaba”.

“Al principio me enojaba mucho con este tipo de entrenamiento, dudé que sirviera pero después de tanto trabajo y sacrificio, el resultado valió la pena. Haber pasado tantos años arriba de una moto antes y no tener a nadie que me entrenara, me deja como enseñanza que siempre podemos aprender mucho más. No solo la técnica y pilotar una moto, sino que aprendí a tomar las cosas muy enserio, ya que el resultado del trabajo acumulado rinde su frutos con el tiempo”.

“Hoy me siento muy bien peleando la punta del Superbike Argentino en la categoría R3 y aprendí que siempre hay que estar trabajando de la misma manera como lo hicimos y lo seguimos haciendo, de manera profesional y con sacrificio.

“Estoy feliz de como estoy evolucionando y le estoy eternamente agradecido a René Zanatta por haberme llevado al límite, enseñarme a observar las cosas de otro modo para poder potenciar las capacidades que uno puede desarrollar y que muchas veces no sabe que puede hacerlo”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...