Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Vigilancia cardiovascular del paciente oncológico en su ámbito laboral
Vigilancia cardiovascular del paciente oncológico en su ámbito laboral

el regreso al trabajo tras padecer un cáncer requiere tratamiento / Shutterstock

20 de Octubre de 2019 | 06:26
Edición impresa

Las actuales terapias contra el cáncer han mejorado el pronóstico de la enfermedad alargando la supervivencia aunque, por contra, pueden adelantar la edad de riesgo cardiovascular por lo que se ve necesario hacer un seguimiento a largo plazo de estos pacientes que, además, se incorporan a la vida laboral. “Nos enfrentamos a una población creciente con alto riesgo cardiovascular, lo que nos obliga a desarrollar estrategias multidisciplinares de promoción, prevención y tratamiento de la salud cardiovascular en los diferentes niveles asistenciales y en colaboración también con las fundaciones y asociaciones de pacientes”, explica la doctora Teresa López, miembro de la SEC y coordinadora del Grupo de Cardio-Onco-Hematología.

Según la cardióloga, ante la incorporación del paciente oncológico a la vida laboral “la implicación de especialistas en medicina y enfermería del trabajo resulta fundamental por la posición clave que ocupan en el entorno laboral”.

El documento pretende asegurar un retorno en condiciones de aptitud laboral sin riesgos, una vigilancia activa de su salud cardiovascular con campañas de promoción de la salud, minimizar las complicaciones cardiovasculares e medio y largo plazo potenciando un estilo de vida saludable y favorecer protocolos de derivación ante el desarrollo de nuevos síntomas cardiovasculares o signos de posible recaída. Para ello, se determinan una serie de procesos de continuidad asistencial y prevención de la cardiotoxicidad en el ámbito laboral, dirigidos a mejorar el control del riesgo cardiovascular y la salud de los pacientes con antecedentes de cáncer o con cáncer en tratamiento activo.

Y es que el retorno a la vida laboral no es fácil, como señala doctor Juan Antonio Virizuela, representante de SEOM, al resaltar que debe ser una decisión tomada de forma reflexiva por el paciente con el apoyo del equipo médico que ha llevado su proceso oncológico y las diferentes especialidades implicadas en el mismo.

También desde la SEHH, su presidente Ramón García Sanz considera: “No es de recibo encontrarse con casos en los que un paciente tiene dificultades para volver a un trabajo físico o para sacarse el carnet de conducir por el mero hecho de haber padecido un cáncer”.

La doctora Isabel Egocheaga, responsable del Área Cardiovascular de la SEMG, explica la participación de los médicos de familia en todo el proceso de la enfermedad y también en el proceso de bajas laborales, por lo que “es de gran importancia una estrecha coordinación de los equipos de atención primaria y los médicos y enfermeros del trabajo”. Además, se trata de un colectivo de especial sensibilidad por lo que es necesario “optimizar los protocolos de evaluaciones periódicas de salud, detectar el grado de susceptibilidad que puedan presentar a los factores de riesgo existentes en su puesto de trabajo”.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla