Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Operativo verano

Plazas y parques, gimnasios, centros de estética y nutricionistas reciben desde hace unas semanas un aluvión de personas que buscan mejorar su estado físico de cara a las vacaciones. ¿Se pueden lograr cambios en tres meses? Qué y cómo hacerlo

Operativo verano

Tener un plan de alimentación ayuda a combatir la ansiedad y organizarse para preparar comidas sanas

27 de Octubre de 2019 | 08:00
Edición impresa

Primavera, calorcito, el verano que se aproxima y la misma historia de todos los años: querer bajar los kilos que se ganaron durante la temporada de frío, tonificar músculos y eliminar adiposidades.

Desde hace unas semanas las plazas y parques de la Ciudad, que gracias a la crisis fueron el gimnasio elegido por muchos este año, ahora se terminan de consolidar como los sitios de entrenamiento más populares.

Sin embargo, no son los únicos espacios que reciben más visitas. Nutricionistas, centros de estética y gimnasios también sienten el efecto primavera: se les duplican las consultas, turnos e inscripciones.

“En septiembre y octubre aparecen las famosas ´golondrinas´ buscando soluciones mágicas que hagan efecto en tres meses”, dice el nutricionista Federico Álvarez (MP 3533). Según este profesional, la demanda de turnos se duplica en esta época del año y la mayoría de las consultas apuntan a objetivos estéticos “alejados de la salud”.

“Cada plan alimenticio es personalizado. Hay que ver cómo es la vida del paciente”

 

Si bien nunca es tarde para comenzar una dieta sana, Álvarez plantea que la realidad es que “nosotros planteamos que hay que aprender a comer, cambiar hábitos y organizarse. Los resultados de este tipo de alimentación se ven paulatinamente. Muchos quieren bajar varios kilos en pocas semanas y esa forma lo único que genera es el famoso efecto rebote que a veces causa una suba de peso superior al que se tenía antes de la dieta”.

Lo mismo pasa en los centros de estética. “Esta es la temporada alta. Dejamos de hacer tratamientos faciales para pasar a reducir centímetros y celulitis, modelar la figura y hacer bronceados sin sol”, cuenta la esteticista Ana Urrutia.

“Ahora casi no tenemos turnos. Como trabajamos con combos de 6 a 20 sesiones, quienes vienen en esta época copan la agenda hasta mitad de diciembre más o menos”, explica Guillermina García, profesora de educación física que junto a dos socias manejan Mía Forma, un centro de estética, entrenamiento y spa.

“El aluvión comenzó a llegar el mes pasado. La matrícula del gimnasio creció un 40 por ciento”

Damián Abbatangelo,
profesor de educación física

 

Los gimnasios también explotan de nuevos alumnos que pueden llegar a dejar la vida en la bicicleta fija con tal de quemar calorías y que la balanza marque menos kilos. “El aluvión comenzó a llegar el mes pasado. La matrícula creció entre un 30 y 40 por ciento”, afirma Damián Abbatangelo, profesor de educación física del gimnasio Sport Club, que explica que casi todos los recién llegados tienen objetivos estéticos: tonificar la masa muscular y bajar de peso.

Ahora bien, todos los especialistas consultados coinciden en que hay que ser realistas y sobre todo, cuidar la salud. En tres meses no se pueden obtener grandes cambios físicos, pero sí comenzar con un cambio en el estilo de vida.

Y es que los pilares de un buen cuerpo, si se lo entiende como sinónimo de saludable, son la alimentación equilibrada y la actividad física. El acompañamiento de los tratamientos estéticos sería un plus, un mimo.

APRENDER A COMER

“Cada plan alimenticio es personalizado. Hay que ver cómo es la vida diaria del paciente, evaluar sus actividades, tiempos y gustos”, dice Álvarez y cuenta que en general, lo primero que se trata de hacer en un régimen para bajar de peso es sumar proteínas, cambiar los lácteos enteros por descremados, reducir el consumo de azúcares, grasas y gaseosas.

Con la llegada del calor se empiezaa mostrar más piely la gente quiere verse bien

 

“Se suman colaciones para que no se llegue a las comidas principales con hambre. Lo ideal es organizarse desde las compras, porque sabiendo qué se va a comer al mediodía o la noche, se evitan las compras de delivery. Además, la organización es fundamental para no sentirse ansioso, y la ansiedad junto con el estrés, son dos causas comunes de los problemas de alimentación. A eso hay que agregarle beber unos dos litros de agua al día y realizar alguna actividad física, si es que el paciente no realiza ninguna, o intensificarla en todo caso”, detallas el nutricionista.

“Hay que aprender a comer, es un proceso en el que tratamos de generar un hábito. Los desajustes diarios son los que más problemas causan porque terminan sumando más que el permitido de la semana. Es mejor planificar los gustos que no queramos dar. Si vamos a tomar una cerveza, la mejor opción sería elegir la de menor graduación alcohólica, por ejemplo “, subraya Álvarez que no recomienda para nada las dietas que circulan en Internet o las revistas. “Esos planes de reducción de peso rápido no tienen en cuenta que cada organismo y persona es distinta. En la mayoría se apunta a que en 15 días se bajen varios kilos eliminando los hidratos de carbono, que son una gran fuente de energía. Se obtienen resultados pero de forma poco saludable y además es muy factible que luego del periodo de dieta se recupere el peso anterior”.

“Los planes de reducción de peso rápido no tienen en cuenta que cada persona es distinta”

Federico Álvarez,
nutricionista

 

EL MOVIMIENTO ES SALUD

“En líneas generales sigue pasando que en esta época del año la gente hace más actividad física, pero en los últimos años esa brecha que hay entre los meses de invierno y la primavera o verano se viene reduciendo porque de a poco se está tomando conciencia de que hacer deporte es un beneficio que no sólo tiene que ver con verse bien, sino con sentirse bien”. Esta tendencia la observa Leandro Román, del gimnasio Iroman, que quiere que quede claro que la salud es lo que importa.

“Hacer actividad física genera endorfinas que en el organismo promoviendo efectos químicos que mejoran el descanso, la alimentación y hasta la forma de relacionarnos. Los profesore tenemos que tener en claro que el objetivo principal es que la gente se mueva y para eso hay que encontrarle la vuelta a las necesidades y realidades de cada persona. No es lo mismo un entrenamiento de una mujer que trabaja y tiene hijos que alguien que cuenta con más tiempo libre”, explica y Román aclarando que en todo caso, más allá de la intensidad de los ejercicios o rutinas, lo ideal sería que todos hicieran al menos 40 minutos de actividad física de cuatro a cinco veces por semana: “eso te cambia la vida”.

¿Cómo empezar? De a poco. “Primero hay que conocer a la persona, tener una evaluación médica para saber si hay problemas de salud que condicionen el entrenamiento. Y después se comienza con una rutina para generar fuerza, porque es lo que nos mantiene parados, con ejercicios básicos, de pocas repeticiones. La supervisión constante del profesional es importantísima para que se mantenga la postura correcta y se eviten lesiones y molestias. A medida que se gane resistencia se pueden complejizar los ejercicios”, explica Delfina Gil, profesora de educación física que también prefiere educar al cuerpo para que esté sano y no obligarlo a ser como el de las modelos de las publicidades, porque además es imposible.

EL PLUS

Con la llegada del calor se empieza a mostrar más piel y la gente queire verse bien, por eso decimos que es nuestra temporada alta”, analiza Laura Maiori, del centro de belleza Gala.

“Lo que más salen son los tratamientos reductores, que pueden ser estéticos o más complejos, donde tenemos un médico que indica cómo y cuando aplicarlos”, agregó Maiori.

“Los tratamientos estéticos son un complemento. El 70 por ciento de un buen estado físico es la alimentación, después la actividad física y por último la aparatología que va al detalle” se sincera Urrutia que dice ser frontal con los clientes que quiere que “un masaje les baje tres talles. Es una cuestión de hábitos, conducta y constancia. Cada persona que viene tiene una evaluación personalizada donde cuenta qué quiere lograr, pero eso se analiza, hay que ser realistas. En tres meses no van a lograr grandes cambios, mejoras sí, pero no excelentes resultados”, afirma.

Los centros de belleza suelen trabajar por sesiones en las que se aplican distintos tratamientos, dependiendo de qué quiera la paciente. Lo mínimo que se recomienda en general son ocho sesiones, que se aplican dos veces por semana para lograr cambios.

“Utilizamos la aparatología para mejorar la circulación, tonificar y reducir adiposidades. Todo es con un seguimiento personalizado para ir evaluando el proceso y poder obtener mejores resultados”, indica la esteticista que destaca que la ultracavitación es la que actúa más eficazmente, pero que tiene más recaudos a la hora de aplicarse: “lleva cuidados más específicos porque es más invasivo. Antes de hacerla yo pido un estudio de sangre y las sesiones se realizan cada 10 días o dependiendo de lo que evalúa el profesional”.

La radiofrecuencia corporal es uno de los tratamientos que elimina la flacidez y promueve la regeneración, renovación y la producción de colágeno, creando un efecto lifting. Además estimula el drenaje linfático, ayudando a eliminar líquidos y toxinas, así como a mejorar la circulación y la oxigenación de la piel.

La electroestimulación es una técnica no invasiva para combatir la flaccidez, disminuir la celulitis y modelar el contorno corporal. Genera un efecto de entrenamiento muscular (llamada actividad física pasiva ya que se trabajan los músculos sin cardio) donde las fibras musculares adquieren fuerza y resistencia, y se queman además las reservas de grasa localizadas.

El drenaje linfático o presoterapia es una terapia circulatoria, un aliado contra la retención de líquidos, celulitis, mala circulación y piernas cansadas. Actúa directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener en forma el sistema inmunitario.

La cápsula termoactiva que ofrece García en su espacio es un tratamiento modelador integral para eliminar adiposidades localizadas y tonificar la musculatura. También está la cápsula biodinámica que descontractura, mejora la flacidez y activa la circulación. Se trata de camillas cubiertas donde hay una temperatura mayor la del ambiente y se realizan ejercicios específicos durante la sesión de casi una hora. Todo bajo la supervisión de las profesionales.

La ozono terapia es otro tratamiento que oxigena el organismo y reduce la celulitis, esa enemiga número uno de todas las mujeres. “La piel de naranja es lo que más se busca combatir. Hay aparatología y masajes que la suavizan y evitan que su estadío avance, pero nunca se elimina del todo. Siempre hay que ser realistas y no prometer cosas que no van a suceder”, destaca Fernanda Orcaje, otra de las socias de Mía Forma.

Estos son algunos de los tratamientos estéticos más aplicados. Pero la oferta de aparatología es muy variada y es por eso que se elige una tras la evaluación del profesional que concuerda con la paciente cuál es el mejor para cada caso.

La tendencia muestra que cada vez más hombres se acercan a los centros de estética. Desde tratamientos faciales hasta depilación definitiva, el público masculino quiere verse bien.

“Los que vienen son maridos, hermanos o amigos de clientas que los convencen para que se hagan alguna cosita como limpieza de cutis o un bronceado sin sol para alguna fiesta”, cuenta Urrutia.

Y tan así es la cosa que Gala está por abrir un local exclusivo para los hombres. “Vamos a hacer depilación, tratamientos faciales, peluquería y barbería entre otras cosas, para que los que no se animan a entrar a un centro estético femenino, tengan su espacio y se sientan cómodos”, explica Maiori que cree que los deportistas son los que más se van a acercar.

Multimedia

Tener un plan de alimentación ayuda a combatir la ansiedad y organizarse para preparar comidas sanas

Cápsula termoactiva.- guillermina garcía supervisa a sus alumnas que se ejercitandentro de esta camilla cerrada donde se emite calor para ayudar a reducir adiposidades

Súper entrenamiento.- en los gimnasios se pueden hacer distintas disciplinas. Cada una apuntará a trabajar la parte del cuerpo que más quiera mejorar la persona, aunque siempre se recomienda hacer ejercicios integrales

Los nutricionistas determinan cuál es el peso que debe tener cada persona

Seguimiento personalizado.- Ana Urrutia realiza los tratamientos estéticos y se fija en los avances y particularidades de los pacientes para que obtengan los mejores resultados

Reducir adiposidades, lo que más se pide en los centros de belleza

Los hombres también se realizan tratamientos estéticos

Espacios verdes.- cada vez son más los profesores de educación física quellevan sus clases a parques y plazas. Entrenarse al aire libre aumenta los niveles de energía

Lo ideal es beber dos litros de agua a diario para no deshidratarse

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla