Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tarariras, doradillos y muchas especies más en Villa Paranacito

A sólo 240 kilómetros de La Plata ofrece naturaleza, tranquilidad, excelentes servicios y especialmente muy buena pesca de costa

Tarariras, doradillos y muchas especies más en Villa Paranacito

Los dorados fueron protagonistas en villa Paranacito / EL DIA

7 de Noviembre de 2019 | 01:28
Edición impresa

En un entorno de naturaleza pura se encuentra Villa Paranacito donde los dorados y tarariras atraen a los pescadores. Hasta ese hermoso lugar fuimos y visitamos Cabañas Puerto Alto Delta. El lugar se encuentra en el kilómetro 14 del acceso a Villa Paranacito donde están dichas cabañas, un emprendimiento que se inició en el 2004 para poder disfrutar de río abierto y menor tránsito náutico, en el magnífico y natural entorno del Delta original.

Llegamos un sábado al mediodía y nos alojamos en una de las cómodas cabañas con capacidad para 5 o 6 personas totalmente equipadas ideales para disfrutar en familia o con amigos.

Disponen de Split frío calor, ropa de cama, vajillas y lo más lindo su paisaje rodeadas de plantas, flores y arroyos donde se respira paz y naturaleza.

Rápidamente armamos dos equipos de pesca, una para la práctica de baitcast con señuelos y para mi acompañante en la pesca Gladys Barboza un equipo de Spinning para la pesca con boyas.

Caminamos unos 30 metros hasta el arroyo que se encuentra en cercanías del complejo y allí comenzamos la pesca con boyas plop y encarnando con pequeños sabalitos y dientudos que obtuvimos en el Puesto El Amanecer ubicado en ruta 12 km 108.

Le explicamos a la debutante pescadora como era el proceso de abrir el pickup del reel y el lanzamiento, rápidamente lo entendió y logro su primer lance correcto, luego le explicamos cómo mover la boya para atraer a los peces, cabe aclarar que una boya en movimiento tiene más chances que una boya quieta.

Primer tiro y primer pique, una gran palometa hundió por completo a la boya y la pescadora de esta manera concretó la primera captura del día. Luego de la devolución, encarnamos otro sabalito otra vez en acción. Segundo tiro y segundo pique inmediatamente, esta vez las piruetas de un doradillo nos demostraron que se trataba de otra especie y aún más deportiva.

Luego de semejante comienzo, comencé a buscar la tercera especie que sabíamos que estaban ahí, las deportivas tarariras.

Armé mi equipo baitcasting y comencé a realizar lances paralelos a la costa y empleando señuelos Payo el modelo Lupus, que es pesado y con rattling (sonajero) interno, mientras paseaba mi artificial sin respuestas, la pescadora pedía ayuda nuevamente, esta vez otro dorado, pero de mayor porte se mostró en su primer salto y dio una linda batalla que la paciente pescadora supo trabajar correctamente para cansarlo y arrimarlo a la orilla.

Seguimos insistiendo en bait, sabíamos que tarariras había y por fin tuvimos la primera recompensa, un ejemplar mediano tomo con certeza el artificial y luego de lindos saltos pudimos obtenerla. Esta primera captura tuvo un efecto de activación sobre las demás tarariras y comenzó el festival de piques. Una docena de capturas con este señuelo de Payo Argentina fue suficiente para demostrar su eficacia.

Mientras tanto Gladys también obtuvo un par de tarariras con la boya Plop de DobleT completando esta terna altamente calificada de dorados, tarariras y palometas, un gran debut sin lugar a dudas en apenas tres horas de pesca de orilla y solo unos metros de las cabañas donde nos hospedamos, una combinación de servicios y pesca que son difíciles de encontrar.

 

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla