Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
MANOS A LA OBRA

Delicia de Pascua

Una pastelera platense detalla los ingredientes, opciones y consejos para armar el clásico huevo de chocolate en casa y sorprender a toda la familia

UN HUEVO POR $80.- 1. Derretir el chocolate y rellenar el molde

UN HUEVO POR $80.- 2. Retirar el excedente

UN HUEVO POR $80.- 3. Limpiar los bordes para que queden parejos

UN HUEVO POR $80.- 4. Desmoldar con cuidado

UN HUEVO POR $80.- 5. Rellenar y unir las mitades

EL "ENREJADO".- 1. Agregarle al chocolate de repostería un poco de alcohol (whisky o coñac)

EL "ENREJADO".- 2. Usando una manga, se cubre el molde del huevo haciendo dibujos con el hilo de chocolate

EL "ENREJADO".- 3. Se puede decorar pintando el enrejado con un polvo cobre comestible

Por MARÍA LAURA LÓPEZ SILVA / Fotos SEBASTIÁN CASALI

vivirbien@eldia.com

El próximo domingo se celebra la Pascua. Grandes y chicos se reunirán alrededor de la mesa familiar y en esta reunión no pueden faltar los clásicos huevos de chocolate.

Para quienes no quieran comprarlos y tengas ganas de incursionar en la gastronomía dulce, Vivir Bien visitó a Mariana Corbeta, quien mostró el paso a paso de los huevos de pascua.

Además, esta reconocida pastelera dio secretos y consejos para cocinar mejor y gastar menos.

Como primer paso, para hacer un huevo de chocolate se necesitan como mínimo 110 gramos de chocolate de repostería, 100 gramos de confites o lo que se le quiera poner adentro y un molde de 12-13 centímetros. Con estos materiales se consigue un huevo de 100 gramos a un costo de $80 pesos aproximadamente.

PASO A PASO. Lo primero que hay que hacer es derretir el chocolate. “Se puede poner en el microondas o disolverlo a baño María, siempre y cuando se apague el fuego una vez que el agua comience a hervir. Si se opta por el microondas, se debe revolver enérgicamente el chocolate cada 30 segundos para que se derrita bien y no se queme”, explicó Mariana.

Luego se pasa a llenar el molde, que debe estar impecable. “No aconsejo que se laven con detergente y esponja, sino con agua tibia, para que no se rayen, porque después el chocolate queda marcado. Una vez seco, hay que pasarle un paño con alcohol y tras eso sacarle lustre al plástico o metal para que el huevo brille”, detalló la pastelera.

El molde hay que llenarlo bien hasta el borde con un cucharón, luego hacerlo vibrar para sacar las posibles burbujas de aire que queden y por último, darlo vuelta para retirar todo el excedente.

“Una vez que se colocó el chocolate, hay que limpiar bien los bordes para que queden parejos y dejar reposar el molde boca abajo para que se distribuya bien el relleno. Una vez que se ve que el chocolate comienza a despegarse hay que fijarse que esté sólido por dentro y se repite la acción de llenado, para obtener un buen espesor”, contó Corbeta.

Un dato clave es que huevo no debe ponerse a enfriar en la heladera, salvo que haga mucho calor, porque el frío blanquea el chocolate y no queda bien estéticamente. En el frezer, menos. Es más, según Mariana, los huevos de esta receta pueden durar hasta un año si se los mantiene en un lugar seco, fresco y donde no haya cambios bruscos de temperatura.

El siguiente paso, una vez que el huevo se enfríe y se despegue, es rellenarlos y pegarlos. “Pueden ir desde caramelos y confites hasta muñequitos. También se puede, después de la primera capa de chocolate, untar un poco de crema bonobón o dulce de leche, para obtener huevos rellenos. Y sino, antes de que se seque la segunda capa espolvorear con galletitas molidas o crocante de maní”, dijo Corbeta.

Para unir las dos mitades del huevo hay varias técnicas. Una es utilizar glasé y colocarlo con una manga. Pero Mariana recomienda lo siguiente: calentar agua en una olla y una vez que rompa hervor, retirarla del fuego. Encima de ella poner una placa de horno y frotar el borde de una de las mitades del huevo para que se derrita un poco. Inmediatamente cerrar el huevo presionando suavemente y esperar a que se seque para envolverlo o pararlo.

ENREJADO. Esta es una técnica que está muy de moda en la pastelería y si bien a la vista parece complicada, es muy sencilla. Para hacer una de las mitades del huevo de esta forma, hay que agregarle al chocolate de repostería un poco de alcohol (whisky o coñac) para obtener una textura similar a la del dulce de leche.

Luego, usando una manga, se cubre el molde del huevo haciendo dibujos con el hilo de chocolate. “Esto sí puede ir directo a la heladera para que solidifique bien. Cuando esté firme, se despega solo”, resaltó Mariana. En esta oportunidad se pintó el enrejado con un polvo cobre comestible.

Otra forma de hacer los huevos más originales es combinando los tipos de chocolate. El de repostería vienen en los sabores semiamargo, con leche y blanco. Se puede hacer una mitad de cada uno o poner colorante al blanco y hacerlos de colores.

El chocolate cobertura es de mejor calidad y tiene un sabor más intenso, pero no puede trabajarse con esta técnica.

El próximo domingo se celebra la Pascua. Grandes y chicos se reunirán alrededor de la mesa familiar y en esta reunión no pueden faltar los clásicos huevos de chocolate.

Para quienes no quieran comprarlos y tengas ganas de incursionar en la gastronomía dulce, Vivir Bien visitó a Mariana Corbeta, quien mostró el paso a paso de los huevos de pascua.

Además, esta reconocida pastelera dio secretos y consejos para cocinar mejor y gastar menos.

Como primer paso, para hacer un huevo de chocolate se necesitan como mínimo 110 gramos de chocolate de repostería, 100 gramos de confites o lo que se le quiera poner adentro y un molde de 12-13 centímetros. Con estos materiales se consigue un huevo de 100 gramos a un costo de $80 pesos aproximadamente.

Paso a paso. Lo primero que hay que hacer es derretir el chocolate. “Se puede poner en el microondas o disolverlo a baño María, siempre y cuando se apague el fuego una vez que el agua comience a hervir. Si se opta por el microondas, se debe revolver enérgicamente el chocolate cada 30 segundos para que se derrita bien y no se queme”, explicó Mariana.

Luego se pasa a llenar el molde, que debe estar impecable. “No aconsejo que se laven con detergente y esponja, sino con agua tibia, para que no se rayen, porque después el chocolate queda marcado. Una vez seco, hay que pasarle un paño con alcohol y tras eso sacarle lustre al plástico o metal para que el huevo brille”, detalló la pastelera.

El molde hay que llenarlo bien hasta el borde con un cucharón, luego hacerlo vibrar para sacar las posibles burbujas de aire que queden y por último, darlo vuelta para retirar todo el excedente.

“Una vez que se colocó el chocolate, hay que limpiar bien los bordes para que queden parejos y dejar reposar el molde boca abajo para que se distribuya bien el relleno. Una vez que se ve que el chocolate comienza a despegarse hay que fijarse que esté sólido por dentro y se repite la acción de llenado, para obtener un buen espesor”, contó Corbeta.

Un dato clave es que huevo no debe ponerse a enfriar en la heladera, salvo que haga mucho calor, porque el frío blanquea el chocolate y no queda bien estéticamente. En el frezer, menos. Es más, según Mariana, los huevos de esta receta pueden durar hasta un año si se los mantiene en un lugar seco, fresco y donde no haya cambios bruscos de temperatura.

El siguiente paso, una vez que el huevo se enfríe y se despegue, es rellenarlos y pegarlos. “Pueden ir desde caramelos y confites hasta muñequitos. También se puede, después de la primera capa de chocolate, untar un poco de crema bonobón o dulce de leche, para obtener huevos rellenos. Y sino, antes de que se seque la segunda capa espolvorear con galletitas molidas o crocante de maní”, dijo Corbeta.

Para unir las dos mitades del huevo hay varias técnicas. Una es utilizar glasé y colocarlo con una manga. Pero Mariana recomienda lo siguiente: calentar agua en una olla y una vez que rompa hervor, retirarla del fuego. Encima de ella poner una placa de horno y frotar el borde de una de las mitades del huevo para que se derrita un poco. Inmediatamente cerrar el huevo presionando suavemente y esperar a que se seque para envolverlo o pararlo.

Enrejado. Esta es una técnica que está muy de moda en la pastelería y si bien a la vista parece complicada, es muy sencilla. Para hacer una de las mitades del huevo de esta forma, hay que agregarle al chocolate de repostería un poco de alcohol (whisky o coñac) para obtener una textura similar a la del dulce de leche.

Luego, usando una manga, se cubre el molde del huevo haciendo dibujos con el hilo de chocolate. “Esto sí puede ir directo a la heladera para que solidifique bien. Cuando esté firme, se despega solo”, resaltó Mariana. En esta oportunidad se pintó el enrejado con un polvo cobre comestible.

Otra forma de hacer los huevos más originales es combinando los tipos de chocolate. El de repostería vienen en los sabores semiamargo, con leche y blanco. Se puede hacer una mitad de cada uno o poner colorante al blanco y hacerlos de colores.

El chocolate cobertura es de mejor calidad y tiene un sabor más intenso, pero no puede trabajarse con esta técnica.

 

 

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...