Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Incontinencia urinaria en niños: algo más que una cuestión de madurez
Incontinencia urinaria en niños: algo más que una cuestión de madurez

el control de la vejiga se consigue entre los 2 y cuatro años/efe

26 de Mayo de 2019 | 07:36
Edición impresa

Cada niño lleva su ritmo para todo. No obstante, para muchos padres supone un quebradero de cabeza el conseguir lo antes posible el control de esfínteres de sus menores, no siendo siempre posible.

Igual que unos dejan de hacerse pis en la cama a edad temprana, otros todo lo contrario, lo logran tarde, o bien no lo hacen nunca sin ayuda. La incontinencia urinaria no deja indiferente.

“Habitualmente el control de la vejiga se consigue entre los 2 y los 4 años”, precisa la Asociación Española de Pediatría (AEP), aunque insiste en que cada menor lleva su ritmo.

A la incontinencia urinaria durante la noche se la conoce como ‘enuresis’, y es un motivo de consulta frecuente para pediatras y especialistas en nefrourología. Según afirma la AEP, en la mayor parte de los casos se desconoce por qué unos niños mojan la cama más allá de los 5 años, mientras que otros no.

Se ha llegado a relacionar con la herencia genética, con que los padres también lo hayan hecho; o por ejemplo con el sexo, siendo más frecuente en los niños; por beber mucho antes de acostarse o mientras se duerme por la noche; por no ser capaces de despertarse para hacer pis; por estreñimiento crónico, de forma que se produce una presión del intestino lleno de heces sobre la vejiga; o bien por problemas psicológicos, como el estrés, los conflictos familiares o los escolares, o por ejemplo ante la llegada de un nuevo hermanito, enumeran los pediatras.

En este sentido, la doctora la doctora Lorena Fernández Liarte, pediatra especialista en Nefrología pediátrica del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona, subraya que uno de cada 10 niños presenta dificultades para alcanzar la continencia urinaria, principalmente sobre el control de esfínteres diurno (en la edad de los 2-4 años), como en el caso del control del pis nocturno (entre los 5-6 años).

“El hecho de existir antecedentes familiares en algunos casos, a menudo conlleva que se trivialice la situación y no se ponga remedio, en espera de una resolución espontánea, que no siempre llega. Mientras tanto, la cronificación del trastorno afecta a la autoestima del niño (miedos, culpa, vergüenza, aislamiento social) e interfiere con la dinámica familiar y el estilo de vida actuales”, alerta la especialista.

En concreto, la AEP recomienda consultar con el pediatra cuando exista una preocupación por esos escapes de pis por parte de los padres, que teman que algo no va bien; o bien ante el temor de las posibles repercusiones que puedan causar esta falta de control de esfínteres en el menor, en especial si el niño moja la cama casi todas las noches, o si es mayor de 7-8 años.

Otrosmotivos por los que la sociedad científica aconseja la consulta médica son: si la enuresis aparece después de no haberse orinado al menos durante 6 meses seguidos.Ante cambios en la cantidad o en el número de veces que orina al día.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla