Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

LA COTIZACIÓN, MINUTO A MINUTO

El dólar cotiza sin cambios en el Banco Nación

En su punto justo

La igualdad de Gimnasia en Lanús fue un punto de partida, pero de ninguna manera un salto de calidad o una ostensible mejoría en relación a la temporada pasada. Será un camino largo, sinuoso y se necesitará fortaleza mental para afrontar el desafío., 

En su punto justo

Estuvo más cerca de perderlo que de ganarlo, sin embargo desperdició avances que no llegaron a ser ocasiones de gol apenas por el último pase. Aportó más en ataque, sin embargo la defensa soportó un partido adverso, con mucha dinámica y un rival que se siente como pez en el agua explotando las bandas. Dejó conforma a su DT, quien -sin embargo- sabe perfectamente que este equipo deberá dar mucho más para afrontar una pelea compleja, una lucha por la permanencia que no es para tibios.

El empate ante Lanús dejó múltiples niveles de lectura. Porque igualó ante un rival superior individualmente, con jugadores como Sand, Moreno, Acosta y el pibe Vera. Porque en el recuerdo de todos, queda la jugada de gol que no fue ni tiro al arco porque Franco Mussis eligió mal.Porque había que defenderse, ero no se colgó del travesaño. Porque había huecos para la contra, que casi nunca salió bien en el complemento.Y porque queda la sensación de que varios de los nuevos necesitan afirnarse física y futbolísticamente, mientras Ortíz espera por más caras nuevas.

Aún así, Gimnasia genera dudas. Maximiliano Caire tuvo una floja presentación. Spinelli no está todavía bien, a Velázquez le sobra clase y le falta físico, Torsiglieri aprobó pero debe dar más liderazgo. A este equipo parece faltarle algo más en la mitad del campo -un 5 clásico-, sufre mucho para rechazar la pelota y le falta serenidad adelante. 

Ahora bien, ¿es un punto de partida? Sí. Pero de ninguna manera de llegada. Ser un equipo ordenado y duro no alcanza. El (los) torneos son largos, quedan 33 partidos y hay rivales con similares carencias que este Gimnasia que de su humildad hace una virtud. Pero, a no confundirse, Lanús llegó más y mejor y si alguna entraba habría otros análisis.

Por eso, justo punto de partida. Que no implica que el punto sea justo (creo que Lanús fue más) pero sí que desde acá se puede hacer pie. Y crecer con la cabeza bien puesta, porque las presiones serán cada vez mayores.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla