Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La firma francesa le rinde homenaje a la mujer

Gracia y fuerza unidas en París

Dior presentó su última colección, donde recupera algunas prendas femeninas y descarta otras históricas

Medias de red y sandalias sin taco, otra de las incorporaciones de Dior

Durante el desfile se vieron varios peplo, la túnica femenina de la Antigua Grecia, que acompañaron vestidos de noche / Fotos: AFP

¿Es la ropa moderna? Con este interrogante Dior abrió su desfile de alta costura este lunes en París, en el que rescató una figura arquitectónica de la Antigua Grecia, las cariátides, para rendir homenaje a las mujeres que llevan el peso del mundo.

A esta pregunta que se hizo en los años 1940 el artista estadounidense Bernard Rudofsky, la directora artística María Grazia Chiuri parece aportarle la siguiente respuesta: lo clásico se reinventa y su desfile “en negro” en la sede histórica de Dior, en el número 30 de la elegante avenida Montaigne, dio fe de ello.

La diseñadora recuperó el peplo, una túnica femenina de la Antigua Grecia, para convertirlo en vestidos de noche brillantes, asimétricos o combinados con camisetas de rejilla.

También se apropió de la sandalia espartana para confeccionarla con materiales elásticos. La mujer camina plana, con una fina suela cosida a unas medias de fantasía, como si pretendiera declarar la muerte del taco.

En su página Instagram, Dior se refirió a las cariátides, esculturas que aguantan los antiguos templos griegos y decoran algunos edificios parisinos, como unas “figuras femeninas que siempre han llevado el peso del mundo”.

Chiuri explicó que se inspiró en ellas porque son “una excelente síntesis: un pilar arquitectónico que conserva un aspecto agraciado”.

“Existe la creencia de que la gracia y la fuerza son contradictorias, no es verdad”, dijo previamente al desfile la diseñadora feminista, que se alió con la artista estadounidense Penny Slinger para transformar la sede histórica de Dior en un espacio surrealista con estatuas clásicas.

Los elementos como el agua, el viento y el fuego están presentes en esta colección de alta costura, que también se presentó en los bellos jardines del edificio.

Así, una modelo lució un vestido acampanado negro en el que “arden” llamas de cobre rosadas. No faltaron otros toques punks como collares anchos ajustados al cuello, mientras la rejilla es reina en velos, medias y en camisetas que cubren los hombros desnudos. Abundaron también los vestidos con plumas, generalmente con escotes de corazón.

La firma cerró el desfile con una reproducción dorada del edificio de Dior, una casa de muñecas que una modelo llevó a modo de vestido mini.

Arte y tecnología

Por su parte, la holandesa Iris Van Herpen siguió probando con los límites de la moda y se asoció en esta ocasión con el artista estadounidense Anthony Howe, creador de obras cinéticas.

La diseñadora de las formas arquitectónicas y la alta tecnología presentó la colección “Hipnosis”, una serie de espléndidas esculturas oníricas o de vestidos imposibles que sin embargo se llevarían sin esfuerzo en cualquier alfombra roja.

Van Herpen trabaja con láser sobre todo la organza, que le permite crear piezas únicas a base de múltiples capas y plisados, de manera que sus modelos evocan a menudo misteriosas criaturas del fondo del mar.

Combina la tecnología con el arte, como las prendas que retoman la técnica japonesa de suminagashi, es decir, pintadas con pigmentos que flotan en el agua.

Pero hubo sobre todo dos looks que superaron las expectativas del público en el desfile, al que asistió Celine Dion.

El primero, un vestido ajustado de algodón blanco que se abre como dos gigantescas alas con efecto moiré, compuestas de miles de ondulaciones entrelazadas.

El segundo, llamado “Infinity dress” y que requirió cuatro meses de trabajo, parece estar vivo: se trata de un vestido corto blanco del que sale un armazón compuesto de cuatro ejes recubiertos de plumas que se mueven de forma cíclica alrededor del cuerpo, dando nacimiento a la mujer-pájaro.

La rejilla es reina en velos, medias y en camisetas que cubren los hombros desnudos

“Existe la creencia de que la gracia y la fuerza son contradictorias, pero no es así”

María Grazia Chiuri, directora artística

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla