Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

La fe no alcanza

El ciclo Ortíz es historia. De mayor a menor, el muy flojo torneo -1 punto sobre 15- obligó a la salida del entrenador que armó el plantel. Ahora, el próximo DT tendrá cuesta arriba la lucha por la permanencia, aunque quedan 87 puntos por disputar.

La fe no alcanza

"No encuentro respuestas en el equipo". Palabras más o menos, eso dijo el Indio Ortíz en en vestuario visitante de la cancha de Argentinos Juniors. Ya sus jugadores habían salido con las cabezas gachas del campo de juego y se cambiaban en el vestuario. Darío Ortíz habló con algunos de sus colaboradores: la suerte estaba echada.Atrás había quedado la decisión de sacar a los externos del equipo (Tijanovich y Comba) y su ingreso para el segundo tiempo; la firmeza en la conferencia de prensa, las salida del Caco García, casi su mimado y el ingreso y expulsión de su última apuesta, el pibe Khalil Caraballo.

Daniel Giraud y Ricardo Salas escucharon al entrenador y decidieron levantar la conferencia de prensa. Minutos después, todos sabíamos que Ortíz se había despedido del plantel, más allá del anuncio de una reunión con Gabriel Pellegrino en nuestra ciudad. El presidente nunca ingresó al camarín visitante: los primeros conciliábulos post Indio fueron en la vereda de la calle Gavilán.

Gimnasia, otra vez, confió. Y confianza y confusión están cerquita en el diccionario. De la mano del Indio, zafó del descenso ganando los partidos que tenía que ganar. La Copa de la Superliga confundió: Newell's se asustó e incorporó bien; el Lobo creyó que Ayala era 5, que los 100 goles de Velázquez aún servían, que un colombiano alto era más que Coronel y Guanini antes de verlo jugar, que el Caco iba a ser determinante, que Aleman llegaba y era el que se fue un año a Arabia y siguen las firmas...Como siempre, Gimnasia no perdió en el receso y entonces ya estaba, los problemas habían desaparecido como si Harry Potter fuese tripero. No fue magia. Y la fe no mueve montañas. Las mueven los terremotos.A Gimnasia la tierra se le mueve por todos lados.

Hay que pisar firme. Se impone una decisión lógica, un DT con antecedentes y espalda, que esté acostumbrado a pelear arriba o abajo en un fútbol despiadado como el nuestro. Que sepa que no hay tiempo, que lo rivales se escapan. Que hay que ganar.

En el maratón, Gimnasia apenas tomó agua. No empezó a correr.

"Están apurados, muchachos", dijo el Indio en la semana. Gimnasia está apurado. El problema no es pequeño y se llama descenso. Ortíz mejor que nadie sabe de qué trata.

Parece mentira hablar de lo mismo, sufrir lo mismo, tan poco tiempo después. 

Era mediocre no pasar de fase en una copa internacional.

¿Cómo le llaman a esto?

No está buenísimo Gimnasia.

Da impotencia.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla