Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
De las buenas intenciones a una confusión en todos los sectores

Los cambios desembocaron en un desorden generalizado

Para nada encaminaron a un equipo estudiantil que tras quedar un gol abajo mostró serios problemas para llegar al otro arco

Las presencias de Nazareno Colombo, en lugar de Juan Fuentes, y de Nahuel Estévez, por Diego García, le permitió a Diego Milito diagramar una formación con tres centrales en la última línea (Colombo-Jonatan Schunke, Gonzalo Jara), un volante central delante de ellos, que fue Enzo Kalinski, y dos que se movieron delante suyo (Nahuel Estévez e Iván Gómez), para liberar a Facundo Sánchez y Facundo Mura, quienes se movieron abiertos, tratando a abrir a la defensa que esperaba y conectarse con Ángel y Federico González. Un esquema elástico, que más allá de las buenas intenciones, no alcanzó para evitar la apertura de Boca y menos para tratar de neutralizarla después.

No encontró el modo Estudiantes de cambiar la tendencia del juego en el segundo tiempo, y cuando Gabriel Milito movió el banco de los suplentes, por más que sumó jugadores de ataque, lo que terminó fomentando fue un desorden general que dejó ver a jugadores desparramados sin una idea clara de como organizar jugadas en los metros finales y a la vez evitar las salidas rápidas de un rival que asustó en cada contragolpe.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla