Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EL LAMBORGHINI HURACÁN SPYDER

Diseñado para cortar el aire y fusionarse con el cielo

¿Este es un Lamborghini que maneja por usted? No del todo. Pero hace algo infinitamente mejor: lo hace sentir como mejor conductor

Diseñado para cortar el aire y fusionarse con el cielo

El Lamborghini Huracán Spyder, diseñado para cortar el aire y fusionarse con el cielo, representa la máxima expresión del gusto y la mano de obra artesanal italianos: se eleva el concepto de superdeportivo para alcanzar las prestaciones y las sensaciones de un coupé.

¿El resultado? Detrás de usted, el rugido del potente motor V10. Sobre su cabeza, una capota ligerísima capaz de abrirse en solo 17 segundos. Por delante, solo el horizonte aguardándole. Descubra a continuación las características del Huracán Spyder.

El Lamborghini Huracán EVO Spyder es la actualización de mitad de ciclo de la línea Huracán Spyder; el que conduje incluía apéndices como paquetes de luz ambiental, interfaces de teléfonos inteligentes, asientos eléctricos y “telemetría Lamborghini” para una mejor conducción que llevó la suma final a US$339.845. Aunque parece apenas diferente de sus predecesores, con una carcaza delantera sutilmente ajustada, posee nuevas tecnologías significativas tanto debajo del capó como dentro de la cabina. Los avances suavizan la interfaz entre el hombre y el automóvil, pero la experiencia de conducción sigue tan marcada y cruda que es imposible salir del auto sin algo de mareo.

Estas son algunas de las brutalidades: un baúl tan pequeño que bien podría ser una lonchera; asientos rígidos apenas ajustables, más adecuados para posarse que para sentarse; pilares B que bloquearon la mitad de mi visibilidad trasera; un divisor delantero tan bajo que navegar incluso por baches de velocidad requería la función de elevación con botón pulsador y una dirección delicada; palancas de las manijas de las puertas que se abrían en momentos inoportunos, aparentemente independientes de mi comandos; y una parte superior del parabrisas que estaba a mi altura, que soy una mujer alta. Mientras esperaba en los semáforos, bloqueaba de mi vista el anticipado verde.

Basta decir que con estos inconvenientes flotando en mi cerebro como moscas, los pocos patrulleros que pasé que podrían haber estado ansiosos por ponerle una multa a una rubia en un Lamborghini fueron la menor de mis preocupaciones.

Pero las incomodidades de la carretera se evaporaron como el agua en el asfalto de agosto en comparación con la emoción de conducir el automóvil. El Huracán EVO Spyder brilla como un coche deportivo, sólido como una roca, que da todo lo que puede. Va de 0 a 100 kmph en una cacofonía de 2,4 segundos de goma quemada. La velocidad máxima es de 325 kmph, una cifra encantadora inalcanzable incluso para los superdeportivos de producción más potentes y caros de hace solo 10 años. Y a pesar de que tiene el mismo motor V10 y transmisión automática de siete velocidades de sus precursores, el Huracán EVO Spyder ofrece incluso más latigazo cervical con 29 caballos de fuerza más (631 caballos de fuerza en total) y ágil conducción en las ruedas traseras.

También se han actualizado todos los sistemas que controlan la dinámica de conducción. Esto podría ser menos perceptible al principio, pero no pasará mucho tiempo hasta que esté dispuesto a pagar los miles adicionales necesarios para sentirlo adecuadamente.

Lo más notable es que el automóvil usa una “lógica” de computadora para agudizar o suavizar la respuesta de la dirección, los frenos, el chasis, según el estilo del conductor. El sistema, que lleva el nombre de una mezcla de largas palabras en italiano recortadas a LDVI, realiza 50 ajustes por segundo en función de 240 entradas diferentes, como cómo rueda, lanza, acelera, dirige y frena el auto bajo cualquier conductor determinado. Todo anticipa deseos basados en hábitos y se ajusta gradualmente en minutos.

Lamborghini ha cambiado el viejo sistema de infoentretenimiento desarrollado por Audi a favor de una unidad exclusiva de Lamborghini que ha integrado el auto con el conductor (y, por extensión, el teléfono móvil del conductor), tanto como cualquier otro deportivo en la era moderna, sin ofrecer una conducción autónoma. Abarca todos los aspectos del automóvil, desde adentro hacia afuera.

El punto focal es la pantalla tipo tablet de 8,4 pulgadas en la consola central, inclinada justo en el ángulo correcto para evitar el deslumbramiento y preservar la facilidad de uso desde el nivel del brazo. Se encuentra debajo de la bienvenida y familiar línea de botones que enmarcan la parte superior de la consola central y que controlan las ventanas y la función de elevación, entre otras cosas. Pero ofrece muchas características nuevas en el automóvil para mejorar la conectividad perfecta entre el ser humano y la máquina. Un solo toque del dedo controla la dinámica de conducción, el entretenimiento, el tráfico y las luces de la cabina; dos dedos arrastrados por la pantalla ajustan el volumen del parlante. Un nuevo sistema de telemetría con dos nuevas cámaras ayudó a mejorar mis habilidades de estacionamiento.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla