Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ACTUALIDAD

La reinvención tras Hollywood

La ex terminal de TWA en el aeropuerto JFK de Nueva York, que conocimos en la película “Atrápame si puedes”, es ahora un hotel de lujo

En este hotel de lujo, que cuesta al menos 300 dólares la noche, se puede ir a dormir mirando cómo los aviones despegan y aterrizan en la pista

El lobby del hotel

Leonardo DiCaprio, en una escena de “Atrápame si puedes”

DiCaprio en una escena del filme de Steven Spielberg

La entrada al hotel, en medio del aeropuerto JFK de Nueva York

El fuselaje de un viejo avión es ahora un bar

Desde la piscina, se puede ver cómo los aviones despegan y aterrizan

El lobby del hotel simula ser la oficina de check in de la ex terminal

Todo vintage en este hotel

Una habitación, con decoración vintage, con vistas a las pista

El interiorismo remite a una aerolínea de los años 50 y 60

Antes esta terminal de TWA en el aeropuerto JFK de Nueva York solía estar repleta de pasajeros subiendo a un avión. Era una joya arquitectónica que estuvo años abandonada. Era una joya arquitectónica que estuvo años abandonada. Ahora, tras saltar a la fama por una película de Hollywood, “Atrápame si puedes”, vuelve a llenarse de vida y se convierte en un hotel de lujo.

¿Cómo sería estar en un bar de cocktails en un avión original de 1958? ¿Y en una piscina con vistas hacia las pistas de despegue y aterrizaje? En la ex terminal de la desaparecida aerolínea TWA todo esto es posible.

Los huéspedes pueden alojarse por unos 300 dólares la noche en la terminal, que fue diseñada por el arquitecto finlandés Eero Saarinen. Desde que fue inaugurada en 1962, la construcción, que cuenta con dos grandes alas de cemento, fue considerada una joya de la arquitectura.

De hecho, hoy sigue siendo tema de doctorados y estudiosos que dedican horas al diseño de sus curvas, a los grandes ventanales, a las alfombras y a los sofás en un rojo furioso.

Su arquitecto dijo alguna vez que “la mayor parte de la gente está ciega (...). Si uno es demasiado sutil con la arquitectura, la gente entra, da una vuelta y ni nota la diferencia”, observó.

En realidad esta terminal ya era antigua cuando fue inaugurada, al menos desde el punto de vista de su funcionalidad, ya que incluso mientras estaba siendo construida comenzaron a utilizarse grandes aviones tipo Jumbo (Boeing 747) que sobrepasaban las capacidades de la terminal.

¿Qué se hizo entonces? Se le agregaron partes. Saarinen no llegó a verlo, porque murió en 1961, cuando el aeropuerto aún se llamaba Idlewild Airport y era bastante más pequeño. Alrededor de la terminal no había más que campos desiertos.

En 2001, tras la quiebra de la aerolínea Trans World Airlines (TWA), la terminal fue cerrada y permaneció casi 16 años vacía, juntando polvo y viniéndose abajo, mientras el aeropuerto que la circundaba iba creciendo. Actualmente el edificio está casi aplastado entre la terminal 5, el tren Airtrain y las calles llenas de tránsito.

Hoy, por el JFK (John F. Kennedy) circulan más de 56 millones de personas al año y es uno de los aeropuertos más activos de todo Estados Unidos. Hace poco el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que era una “joya de la corona de la aviación”.

En 2002 la terminal de TWA saltó a la fama gracias a una película protagonizada por Tom Hanks: “Atrápame si puedes”, de Steven Spielberg, que además contaba con un astuto Leonardo DiCaprio circulando por los pasillos como parte del elenco. Poco después del rodaje la terminal fue declarada patrimonio histórico.

Las inversiones no se hicieron esperar. El grupo hotelero MCR renovó todo el predio por unos 265 millones de dólares y llevó adelante la obra para que la terminal recuperara prácticamente su estado original.

“Es la estrella de este proyecto”, aseguró Kaunteya Chitnis, de MCR, durante las tareas de remodelación. Alrededor del edificio hay dos torres con 512 habitaciones y un centro de conferencias. La terminal propiamente dicha se convirtió en un lobby con más de 12 restaurantes y bares que se encuentran, en parte, donde solían estar los mostradores para el check-in.

“Desde el momento en que los huéspedes e invitados llegan al hotel TWA se encuentran con la atmósfera de la cultura acaudalada de 1962, con la arquitectura, con sus sonidos y su ambiente”, sostiene el director de MCR, Tyler Morse.

“Cuidamos hasta el más mínimo detalle para honrar este maravilloso patrimonio histórico de aquella época tan especial de la historia de Estados Unidos”, añade.

Que haya un hotel en un aeropuerto no es nada nuevo. Es difícil hallar algo llamativo en el mundo de la hotelería de este tipo. Sin embargo, la antigua terminal de TWA “es un hotel de aeropuerto que incluso se ha convertido en un destino al que vale la pena viajar”, según Forbes.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla