Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Deportes |FUE HACE 18 AÑOS, EN UNA PRUEBA PREVIA A UN PARTIDO POR LA SUDAMERICANA EN LA ALTURA DE LA PAZ
La vez que el Lobo sorprendió a todos entrenando con barbijos

¿Se puede jugar al fútbol utilizando este elemento? Protagonistas de aquella idea que implementó Ramaciotti recuerdan su experiencia

La vez que el Lobo sorprendió a todos entrenando con barbijos
Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

24 de Mayo de 2020 | 03:16
Edición impresa

Tras eliminar a Boca luego de una serie de dos partidos, Gimnasia esperaba al Bolívar de Bolivia por la Copa Sudamericana del año 2002. El partido de ida era en el Estadio “Hernando Siles”, de La Paz, a 3.625 metros de altura, el 9 de octubre de 2002 por la noche. Como cada vez que un equipo debe ir a la altura, hay respeto, miedo, incertidumbre, múltiples sensaciones por cómo se puede jugar allí. El técnico albiazul de ese momento, Carlos Ramacciotti, dispuso en los días previos entrenar utilizando barbijos, como una táctica para ir acostumbrándose a la falta de aire. Así es que fue grande la sorpresa en ese momento al ver prácticas de fútbol tanto en la cancha N° 2 de Estancia Chica como en el Estadio del Bosque, con los jugadores utilizando barbijos.

Obviamente todo el mundo comenzó a hablar de aquello, a algunos futbolistas no les gustó y hasta les dio vergüenza ese hecho (sensación que mantienen aún hasta hoy), y que tampoco fue bien tomado por los bolivianos que se enojaron por esto. Pero esta es otra historia. En cuanto al resultado de aquella noche, el Lobo perdió 4-1, luego de un arranque demoledor del conjunto boliviano que aprovechó el ahogo del elenco Tripero y en pocos minutos se puso 3-0 arriba convirtiendo a los 6, 18 y 22 minutos. Cuando los Mens Sana hicieron pie y emparejaron las cosas, llegó el descuento de Martín Pautasso, pero el Bolívar ya había sacado demasiada diferencia.

Lo cierto es que los barbijos vuelven a estar en el centro de la escena por el coronavirus. En España, días atrás el Atlético Madrid del Cholo Simeone volvió a entrenar luego de la cuarentena no solo con guantes y guardando un distanciamiento, sino también con barbijos; en tanto en Inglaterra, la Premier League planifica volver a jugar usando barbijos; y en Alemania antes de la vuelta de la Bundesliga se pensó en eso, pero quedó de lado.

Dentro de esta pandemia, Nicaragua ha sido uno de los dos países donde la pelota no ha parado (el otro es Bielorrusia), y allí el equipo Cacique Diriangén salió a jugar un partido oficial de la liga nicaragüense con barbijos y derrotó de local 2-0 al Deportivo Ocotal, con goles del uruguayo Bernardo Laureiro, que fue el único de los futbolistas que aguantó y jugó todo el partido con el barbijo puesto, ya que sus compañeros se los fueron sacando con el correr de los minutos.

Saliendo de la pandemia, alguna vez en 2015, jugadores de Independiente de Neuquén también entrenaron con barbijos. ¿El Motivo? La invasión de cenizas del volcán Calbuco que invadió al territorio neuquino.

LA VISIÓN ACTUAL DE LOS PROTAGONISTAS DE AQUELLA PRUEBA

Ahora bien, ¿es posible entrenar o jugar con barbijos? La experiencia de Gimnasia en 2002 marcó un precedente, y la conclusión al ser consultados algunos de aquellos futbolistas que acataron la decisión de Ramacciotti y sus colaboradores, resultó que fue por lo menos, molesto usarlos. Vale recordar por ejemplo, que durante las prácticas algunos de los jugadores de a ratos se lo sacaban para poder respirar y les era incómodo también al correr.

Hoy, los futbolistas recuerdan aquello, como por ejemplo Jorge San Esteban, quien cuenta “entrenar con barbijo fue una cosa molesta. Te tocás enseguida la cara porque no te entra aire y te molesta tener eso en la cara. Es totalmente incómodo”, dice el Coco, quien afirma, “por lo menos eso es lo que nos pasó a nosotros en aquel momento cuando entrenamos varias veces con barbijo. Insisto con que es algo incómodo para el jugador y no creo que sea viable, menos para jugar un partido. El jugador no está acostumbrado a usarlo y lo primero que te tocás cuando lo usás es el barbijo y la cara”.

“Entrenar con barbijo fue una cosa molesta. Te tocás la cara porque te falta el aire”

 

En tanto, Esteban González señala “fue una experiencia rara, obviamente poco habitual y molesta. Me acuerdo que en una práctica los titulares jugamos con barbijo y los suplentes no, y la verdad que era molesto porque se te pegaba el barbijo cuando intentabas respirar. Cuando corrías te faltaba el aire porque obviamente no podía ingresar la cantidad de aire adecuada para oxigenarte, y la verdad que fue molesto”. Teté, cuenta un poco más: “Fue una medida que en ese momento tomó el cuerpo técnico para tratar de reproducir la sensación de falta de aire que íbamos a tener en la altura. Pero con respecto a usarlos por la cuarentena hago la diferencia, una cosa fue lo que probamos nosotros a modo de práctica por lo de la altura y otra cosa es tener que usarlo de manera obligatoria porque sino no podés entrenar. Yo creo que va a haber una predisposición totalmente diferente por parte del jugador. Sin dudas que va a ser molesto y llevará un tiempo de adaptación, salvando las diferencias, como nos está pasando a cada uno de nosotros ahora cuando salimos de casa para hacer una compra por ejemplo. En caso de tener que usarlos de manera obligatoria para entrenar, no tengo dudas que va a ser molesto”, dijo el cordobés.

Por aquel entonces, Martín Pautasso era uno de los más veloces de ese plantel, jugaba como carrilero por derecha por lo que su desgaste era mucho. Sobre el uso de barbijo expresó, “lo primero que sentís es incomodidad. Después, dificultades para respirar hasta que te acostumbrás, por lo menos para mí. Al principio fue dificultoso para respirar porque te abarca la nariz y la boca. Son esas las sensaciones que recuerdo que tuve, estaba incómodo por ser algo externo a lo que estábamos acostumbrados para entrenar, y después porque no ingresa la misma cantidad de oxígeno que si estuvieras sin barbijo”.

Germán Noce por su lado opinó, “me acuerdo que la semana previa a viajar para jugar con el Bolívar en la altura, el técnico de turno decidió que entrenemos toda la semana previa con barbijos y la verdad que era algo incómodo. Recuerdo que te costaba respirar, se te movía, te sacaba el aire porque no te dejaba respirar bien”. El ex defensor Tripero agregó, “igualmente creo que ahora también hay varios tipos de barbijos, son diferentes. Hoy uno sale a la calle y se pone el barbijo común y le cuesta respirar. Me pasa. Pero recordando aquello de 2002, fue muy incómodo entrenar con barbijo, más cuando se humedecían, se te movían, se ponían más pesados. Definitivamente es muy incómodo, creo que no se puede usar para el fútbol”.

Al ser consultado Lucas Bustos, otro de los que fue titular aquella noche en Bolivia, recordó, “lo que yo sentí en esos entrenamientos que usamos barbijos es que podía respirar al correr porque te entraba un poquito de aire por los costados. Lo complicado era cuando transpirabas porque se te juntaba que no podías respirar bien y lo molesto de usarlo. Sinceramente no tuve mucha complicación, pero obvio que era incómodo”.

Para Gonzalo Choy no fue tan traumático entrenar con un barbijo puesto como para el resto. “Más que nada es incómodo jugar con barbijo, después no sé si afecta demasiado. Más que nada es incómodo, me acuerdo que se te desataban y tenías que estar atándolo a cada rato. Hoy por ahí hay más modernos porque hay tapabocas con elásticos por ejemplo”, expresó el uruguayo, que remató diciendo, “es verdad que te saca aire, pero creo que lo peor es la incomodidad, después personalmente no le veo otro problema”.

Finalmente, Federico Turienzo, señaló, “recuerdo que entrenar con un barbijo puesto fue una sensación incómoda. Al transpirar se te mojaba muy rápido y te dificultaba poder entrenar bien. Me acuerdo que después de 20 ó 30 minutos algunos jugadores se lo terminaban corriendo o bajándoselo porque era muy incómodo. La verdad que no se podía entrenar bien y te costaba respirar. Por eso me parece que si quieren implementar algo de este estilo ahora me parece imposible, desde mi punto de vista, no se podría jugar con barbijo”. El Turi completó afirmando, “obviamente que todo es costumbre, pero realmente es muy incómodo, en ese momento solo lo usamos para entrenar, me imagino que utilizarlo en un partido durante los noventa minutos, es muy complicado”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla