Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
EN VIVO

EN VIVO.-- La Cumbre de Líderes sobre el Clima

Ampliar
Dólar Oficial $98,64
Dólar Ahorro/Turista $162.76
Dólar Blue $144,00
Euro $115,29
Riesgo País 1594
Séptimo Día |BALADA PARA UN LOCO, LOS PÁJAROS PERDIDOS, CHIQUILÍN DE BACHÍN
La voz de Paula Almerares, un regalo platense para Piazzolla

En el centenario del nacimiento del renovador del tango. Las piezas que la soprano grabó para Allegro HD y la convocatoria de la familia Pavarotti. Condición legal de los cantantes solistas argentinos

La voz de Paula Almerares, un regalo platense para Piazzolla

Astor Piazzolla y Paula Almerares / Télam, Cecilia Saleme

Por: MARCELO ORTALE
marhila2003@yahoo.com.ar

21 de Marzo de 2021 | 04:00
Edición impresa

La soprano platense Paula Almerares fue conectada por Allegro HD, que es un canal latinoamericano dedicado a difundir a los artistas y conjuntos internacionales más prestigiosos y el pedido que le hicieron fue: “en el centenario del nacimiento de Astor Piazzolla, queremos que le rinda un homenaje grabando algunos tangos que él compuso”.

Y nada le pudo agradar más a Almerares que honrar a Piazzolla y cantar, entre otras piezas, “Balada para un loco”, “Los pájaros perdidos” y “Chiquilín de Bachin”. La dulce, potente y disciplinada voz de Almerares cumple acabadamente con el cometido. Desde el jueves pasado se la puede encontrar en Allegro HD, en Instagram.

La voz de Almerares, como la de otros valiosos colegas líricos platenses, acalladas en nuestra en ciudad para el gran público por el prolongado cierre del Teatro Argentino, sordo y mudo desde hace varios años. Aunque a las voces estelares las siguen buscando y admirando más allá de las fronteras locales. En el caso de Almerares existen para ella, como se verá, inmediatos compromisos en Europa.

Lo de Piazzolla y Almerares forma parte de una larga historia: “Mi padre, Héctor Almerares, y Piazzolla fueron muy amigos. Compartían el amor por la música y también hicieron arreglos juntos. Mi padre le hizo de solista violinista en diferentes tangos, cuando tocaban en vivo en algunas radios”.

“La música de Astor me llega y conmueve enormemente, forma parte de mi infancia”

 

Paula desciende del arte y su vida sigue envuelta por la música: su padre, conocido violinista y fundador hace cinco décadas del Cuarteto Almerares. Su madre, Leonor Baldasari, primera bailarina del Teatro Argentino que llenó de belleza los escenarios. Su marido, Rubén Martínez director de escena, escenógrafo y tenor solista de consolidada trayectoria, contratado estos días por el Sodre de Uruguay. Su hermana, Viviana Almerares, prestigiosa violoncelista.

Ciudadana ilustre de La Plata, Almerares comenzó a estudiar canto en Buenos Aires, con Mirta Garbarini del Teatro Colón, para seguir luego sus estudios con Janine Reiss en Francia. Debutó profesionalmente como primera figura a los 18 años en la ópera justamente con La Boheme, en el Argentino, en el rol de Musetta. Le siguieron después Carmen, Don Pasquale, Manon –una de sus obras preferidas- Romeo y Julieta, ademas de diversos conciertos sinfónico-corales.

Llegó al Colón en 1993 con los Cuentos de Hoffman, nada menos que junto al consagrado tenor español Alfredo Kraus. La actuación le valió el premio de Mejor Cantante Argentina. Después seguirían en el mismo teatro La Boheme (Musetta) junto a la italiana Mirella Freni; Romeo y Julieta; Don Pasquale; Falstaff junto al maestro Renato Brusson; Manón de Massenet. Ganó concursos internacionales en Viena, actuó en los Estados Unidos.

Ese año cantó junto al tenor Plácido Domingo, en la reinauguración del Teatro Avenida y luego en el Estadio Centenario de Montevideo. La llamaron después para cantar con Plácido Domingo L´Elisir d´amore en Washington. Debutó en Europa y cantó en el Teatro La Fenice , de Venecia. Volvió a Estados Unidos e interpretó una veintena de óperas, avanzando en una carrera poblada de aplausos y distinciones. ¿Se debe seguir? Cantó y fue ovacionada en Grecia, en Torino, Nápoles, Verona, Marsella, Palermo, Washington, Pittsburg, Roma, Cagliari, México.

Almerares comenzó a estudiar canto en Buenos Aires, con Mirta Garbarini del Teatro Colón

 

Fue dirigida por Zubin Metha, Rudel, Wilson, Maazel, Oren, Merrimer, Simone, Gandolfi, Carella, Arena, Santi y Govaninetti. “Pero los mejores aplausos son los del Argentino” dice esta cantante, mimada siempre por el público platense y ahora reconocida en el mundo entero.

PIAZZOLLA Y EL FUTURO

“La música de Astor me llega y conmueve enormemente, forma parte de mi infancia. Pude sentirla y beberla en mi casa, cuando él venía a reunirse con mi padre. Y estoy muy contenta de que ahora pueda llegar al pueblo latinoamericano a través de Allegro, y nada menos que para festejar los cien años de Astor, que es ídolo mundial de la música”, dice ahora Almerares.

Almerares sigue hablando de Astor y su vinculación con La Plata (y lo hace con esa voz que parece cantar todo el tiempo): “Me parece bueno contarles algo de nuestro querido Teatro Argentino, de mi ciudad también tan amada. Ocurre que en 1998 mi padre era director artístico del Argentino y mientras estaban en plena construcción, ya casi terminándolo, él decidió algo y le respetaron ese deseo: “esta sala, dijo, se va a llamar Alberto Ginastera, y esta otra Astor Piazzolla”.

Para el futuro inmediato, Almerares fue llamada desde la ciudad de Módena, Italia, por la familia Pavarotti, que organiza para mayo próximo un homenaje a la famosa soprano Mirella Freni, que estará a cargo de artistas líricos internacionales. La Freni fue compañera de elenco en varias óperas de Luciano Pavarotti. Falleció el 9 de febrero de 2020.

Paula desciende del arte y su vida sigue envuelta por la música

 

Y Almerares también cantó “La Boheme” hace años con la Freni, en el Teatro Colón. “Que placer homenajearla ahora y estar con toda la familia Pavarotti y sus muy íntimos amigos. Mirella Freni significó para mí la posibilidad de aprender su maravillosa técnica, que yo creo llevar hoy a todas partes cuando me toca cantar”, dice.

Cuenta que en el Colón desempeñaron los dos roles principales de Boheme. “Recuerdo cuando, luego de la primera función, me llamó a su camarín: “Vieni Paula –me dijo- yo canto Mimí, pero quiero decirte que como Musetta cantas el aria más difícil y permíteme felicitarte”…Y añade Almerares: “Qué difícil es para mí decir esto, pero fue un enorme elogio que jamás olvidaré…Siempre iba a su camarín…Ahora iré a Modena y le cantaré a ese ángel que fue ella. Estoy segura que ella estará contenta de que yo pueda darle algo de lo que ella me ofreció…”.

SUEÑOS ARTÍSTICOS

Paula Almerares tuvo un sueño. Lo contó en estas mismas columnas hace ocho años y es seguro que sigue en pie: “Me encantaría cantar una Traviata en el Estadio Unico…Representar la ópera en el Estadio, sí. Porque estoy segura de que se llenaría. Y me parece bien acercar la música clásica al pueblo…Lo cierto es que, además, Traviata es ya tan popular que mucha gente que nunca fue a un teatro la conoce. Cuando nos ponemos a cantar la escena del Brindis el público hace como una exclamación, como un ahhh…de reconocimiento que nos emociona”

Algunos sueños se cumplen, sobre todo cuando la imaginación puede más que la burocracia como ocurre en tantos países. En el medio local, en cambio, las trabas suelen gravitar más que la creatividad y que los sueños. Los cantantes líricos argentinos –tal como algunos de ellos lo expresaron ya en estas columnas- no cuentan con entradas económicas fijas, que los pongan a resguardo de imponderables como, por ejemplo, una pandemia o que un teatro permanezca cerrado por varios años. La suerte de los solistas va también atada a las oscilaciones de contratos cada día más problemáticos o amañados. Quienes integran los coros estables cuentan, en cambio, con sueldo seguro, obra social y jubilación.

Los cantantes solistas nunca dejan de tener profesores de canto o de expresión corporal. Además deben estudiar varios idioma –italiano, francés, inglés, alemán y hasta ruso- para poder siquiera pronunciar ajustadamente sus partes, todo lo cual insume gastos difíciles de afrontar.

Tampoco disponen los solistas argentinos de obra social y mucho menos de jubilación. En Europa, en los Estados Unidos, en Australia y en otros lugares los solistas cuentan con esos beneficios, mientras que los argentinos tienen que apostar a juntar, en sus años de auge, algún capital para invertirlo, por ejemplo, en propiedades y así forjarse una suerte de jubilación propia que les garantice una vejez tranquila. Pero casi nadie accede a ese mínimo logro.

En Italia existe un sistema previsional para los solistas (que se llama “Empals”). Se trata de una libreta que le dan a cada solista que, cuando canta alguna ópera en uno de los más de setenta teatros y teatrinos líricos italianos, le ponen un sello que reconoce esas funciones. Y de ese modo se concreta el descuento previsional para la futura jubilación. Cada teatro deposita el porcentaje que quitan del cachet. En nuestro país, nada de eso existe.

Los cantantes solistas argentinos no tienen ninguno de esos básicos beneficios. Y ahora, con la pandemia, se cancelaron las temporadas líricas. Y cuando hay funciones, a los cantantes solistas argentinos les cuesta mucho, después de cantar, cobrar sus cachets.

“Esta sala se va a llamar Alberto Ginastera, y esta otra Astor Piazzolla”

 

Admirados y reconocidos en todo el mundo, tienen que soportar esperas interminables, ninguneos y chicanas por parte de funcionarios que les cierran las puertas, sin explicarles por qué no está el cheque. Pero a los solistas internacionales que vienen a cantar al país, esos mismos funcionarios le llevan los cheques en bandejas de oro, por montos notablemente superiores a los que cobraría por el mismo papel el solista argentino.

Ellos, los solistas argentinos, tienen sólo la voz. La voz que trabajaron. La voz que tallaron durante miles de horas de estudio para llegar a la sensibilidad del público. La voz que debe trascender el muro de las orquestas y que viaja por las salas. La voz alta e inigualable que Paula Almerares lanzó a volar estos días para rendirle homenaje al maestro Astor Piazzolla.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Almerares, en una de sus visitas a la redacción de EL DIA / EL DIA

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla